Pasar al contenido principal

Los hogares españoles destinan el 11,6% de su renta a pagar deuda: el nivel más bajo desde 1999

Familia gastando mucha luz
Sasha_Litt/Getty Images

Mientras el Gobierno trata de sacar adelante un acuerdo sobre los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública de cara al próximo trienio, los hogares españoles continúan reduciendo su apalancamiento. El porcentaje de renta que destina al pago de deuda pago anual de los intereses y amortización del principal se situó en 2017 en el 11,6%, el nivel más bajo en 20 años.

El nivel de endeudamiento de los hogares españoles es el más bajo desde 1999 y se sitúa un 7,3% por debajo del máximo que se alcanzó en 2008, cuando llegó a suponer el 18,9% de la renta familiar, según se desprende del informe Esenciales, elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Es más, el documento también apunta que la deuda total de las familias españolas equivale al 99,4% de su renta bruta disponible, un porcentaje que implica una reducción de más de un 30% respecto a la diferencia con la media de UE en 2008, en plena crisis económica.

Sin embargo, y a pesar de los buenos indicadores que señalan una menor vulnerabilidad financiera por parte de las familias españolas, éstas siguen siendo las que mayor nivel de endeudamiento presentan en el continente.

Los hogares tienen más capacidad de maniobra ante un cambio de ciclo

En cualquier caso, esa menor vulnerabilidad se representa de dos modos, según el estudio: por un lado, la reducción de deuda permite a los hogares una mayor capacidad ante un hipotético cambio de ciclo; por otro, supone un punto a favor en el caso de que el Banco Central Europeo decida subir los tipos de interés.

Las familias han ido reduciendo su deuda tras haber alcanzado máximos empujados por el boom del ladrillo y la concesión fácil de hipotecas previa a la crisis. Por ejemplo, en 2008 existían más hipotecas que operaciones de compraventa de inmuebles debido a la presión económica (y a la excesiva concesión de segundas hipotecas), mientras que en la actualidad se producen más compraventas que concesiones hipotecarias, según explica Pedro Soria, director comercial de Tinsa.

En este sentido, la Fundación BBVA señala que para alcanzar un nivel de endeudamiento más parejo a la media de la Unión Europea se debe reducir aún más la carga de los hogares españoles. Un objetivo que pasa por "un aumento de la renta disponible, cuya magnitud depende del ritmo de crecimiento del empleo y de la evolución de la productividad, en la medida en la que esta última condiciona la subida de los salarios", según el informe.

Leer más: Las 10 mejores calles (y más caras) de España en las que montar un negocio

"Desde que el peso de la deuda de las familias alcanzó un porcentaje máximo del producto interior bruto (PIB) del 85% en junio de 2010, ha reducido su peso en casi 24 puntos porcentuales, hasta situarse a finales de 2017 en el 61,3%, lo que supone un desapalancamiento de 203.000 millones de euros", explica el informe.

Un desendeudamiento que "ha recortado la brecha que existía tanto con la UE-28 como con la eurozona, que llegó a alcanzar 20,4 y 22,4 puntos porcentuales en 2008, respectivamente, y que en 2016 se ha reducido a 2,5 y 6,8 puntos porcentuales", añade.

En este sentido, el nivel de deuda de los hogares españoles respecto al PIB nacional es el noveno más bajo de la UE. Por delante de España (61,3%) se sitúan Italia (41,5%), Alemania (53,1%) y Francia (57,2%), en las primeras tres posiciones.

Por su parte, algunos países con mejores registros históricos se sitúan por detrás de España, como es el caso de Reino Unido, que también ha rebajado sustancialmente su nivel deuda privada en la última década, pero cuyo nivel de deuda de los hogares respecto al PIB se situó en un 82,6% en 2017.

Te puede interesar