Un hombre hospitalizado con misteriosas convulsiones descubre que varias tenias habían vivido dentro de su cerebro durante décadas

Tenia

Getty Images

  • Un hombre que sufría convulsiones, desorientación y hablaba sin sentido ha terminado presentando un sorprendente diagnóstico: tenía tenias en el cerebro.
  • Los médicos del estudio del caso afirman que ha sido portador de los parásitos durante años sin presentar síntomas.
  • La tenia es poco común, y una buena higiene y una cocina adecuada pueden prevenir su entrada en el organismo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los médicos que trataron a un hombre hospitalizado con convulsiones, desorientación y comportamiento extraño han presentado un extraño diagnóstico: este alojaba tenias que han estado viviendo en su cerebro durante años sin ser detectadas, según un estudio publicado el pasado jueves en The New England Journal of Medicine.

El hombre, de 38 años, parecía estar en perfecto estado de salud hasta que una noche su mujer se despertó y lo encontró en el suelo, temblando y diciendo incoherencias, según el informe del caso.

Fue hospitalizado y los médicos le trataron por un ataque, observando que no respondía a las preguntas y parecía estar mirando involuntariamente al techo.

El hombre no tenía antecedentes notables de enfermedades previas ni de consumo de medicamentos o drogas, y no presentaba más síntomas que estas convulsiones, explicó la familia a los médicos.

Estos no tardaron mucho en dar con el problema.

Tu cuerpo pide grasa (sana): 8 alimentos donde encontrar ácidos grasos imprescindibles para una buena salud

El equipo médico del Hospital General de Massachusetts acabó diagnosticando una cisticercosis, también conocida como infección por tenia, que se confirmó mediante escáneres cerebrales y análisis de sangre.

Las infecciones por tenias pueden pasar desapercibidas durante años y llegar al cerebro, provocando convulsiones.

Dos décadas antes, el paciente había emigrado de una zona rural de Guatemala donde las enfermedades parasitarias son endémicas, según el estudio del caso.

Los parásitos procedentes de la ingesta de carne o pescado poco cocinados e insalubres pueden transmitirse a las personas si los infectados no se lavan las manos después de ir al baño. 

Los diminutos huevos de parásitos presentes en las heces de la persona pueden extenderse a otras superficies o incluso a los alimentos y ser ingeridos por otra persona, transmitiendo los gusanos.

Los síntomas de la infección incluyen malestar digestivo, pérdida de peso y dolor abdominal. 

Pero el parásito no tiene por qué quedarse en el sistema digestivo. Las larvas de estos bichos también pueden migrar por todo el cuerpo hacia los músculos y hacia el cerebro a través del torrente sanguíneo, pudiendo causar una serie de síntomas.

Por ejemplo, en un caso similar de convulsiones relacionadas con parásitos de 2019, un hombre de 43 años en China se quejó de dolores de cabeza, lo que llevó al descubrimiento de cientos de tenias dentro de su cerebro

La vacuna española Hipra contra el COVID-19, un paso más cerca: pasa a la siguiente fase del ensayo clínico, donde participarán más de 1.000 voluntarios

Los síntomas, incluidas las convulsiones, comenzaron aproximadamente un mes después de que cenara una olla caliente de cerdo de cuya ingesta no estaba muy seguro.

En un estudio de 2020, una mujer se quejaba de dolor de garganta hasta que los médicos encontraron una lombriz redonda parasitaria de dos centímetros de largo en su amígdala, muy probablemente causada por el sashimi que comió 5 días antes.

Sin embargo, los síntomas también pueden tardar años en aparecer, ya que los huevos de los parásitos pueden estar al acecho dentro del cuerpo sin provocar una respuesta inmunitaria, informa Ars Technica.

Los parásitos pueden ser peligrosos, pero las infecciones son poco frecuentes

En las regiones en las que los parásitos son más comunes, que son principalmente algunas partes de Asia y América Central, hasta la mitad de los casos de epilepsia están relacionados con infecciones de tenias en el cerebro, según una investigación. 

Según el estudio, las tenias también pueden encontrarse en algunas partes de EEUU, como Texas, el sur de California y la ciudad de Nueva York.

La mayoría no tiene de qué preocuparse por andar con parásitos, según ha contado a Business Insider el Dr. Kyle Staller, gastroenterólogo del Hospital General de Massachusetts que no participó en el estudio.

Las verduras de temporada repletas de nutrientes que podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstata o mama

Pero el miedo a los parásitos ha impulsado una tendencia hacia las limpiezas virales, productos que dicen desparasitar el cuerpo para curar dolencias tan variadas como la confusión y los problemas de peso.

"La idea de que hay un organismo vivo dentro de nosotros que nos roba la nutrición y la salud es algo a lo que la gente puede aferrarse, y el miedo es un argumento de venta", afirma Staller.

La mejor manera de prevenir las tenias es cocinar la carne, especialmente la de cerdo, a una temperatura interna de al menos unos 70 grados. 

Más allá de esto, basta con lavarse bien las manos y tener limpios los utensilios después de entrar en contacto con la comida cruda. 

Otros artículos interesantes:

Las enfermedades mentales a menudo tienen síntomas físicos: 11 de las afecciones que puedes sufrir

13 enfermedades que pueden empeorar por problemas de salud mental

Crean un algoritmo que diagnostica más rápido que nunca las causas genéticas de enfermedades raras en recién nacidos

Te recomendamos

Y además