Hongos mágicos para la depresión: nuevos ensayos clínicos confirman que pueden mejorar la conectividad entre áreas del cerebro

Hongos mágicos

Getty Images

  • Nuevos resultados prometedores para el futuro de los hongos alucinógenos como base de tratamientos para la depresión. 
  • Según un nuevo estudio publicado en la revista Nature, el compuesto psicodélico psilocibina podría mejorar los síntomas depresivos al crear "un cerebro hiperconectado", ayudando a romper con los pensamientos rígidos y negativos. 
  • Otros ensayos clínicos recientes han abordado las propiedades de las setas mágicas para "resetear la mente" cuando son cuidadosamente administradas por médicos.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Los hongos mágicos afianzan su candidatura como prometedores tratamientos para la depresión. 

Una nueva investigación publicada en Nature revela el potencial del compuesto psicodélico más famoso, la psilocibina, para mejorar la conectividad entre diferentes áreas del cerebro y tratar síntomas depresivos como los patrones de pensamiento rígidos y negativos.

Según recoge Live Science, el nuevo estudio analiza el funcionamiento de la psilocibina para la depresión. Para ello, se analizaron escáneres cerebrales de unos 60 pacientes que habían participado en ensayos clínicos de terapia con hongos alucinógenos. 

El hallazgo más relevante es el destacado aumento de la conectividad entre varios sistemas cerebrales tras consumir este tipo de setas. 

La hiperconexión está vinculada con altos niveles de bienestar y una buena función cognitiva, mientras que en las personas con depresión se observa un cerebro segregado, incapaz de cambiar de forma dinámica entre estados mentales y patrones de pensamiento. 

La psilocibina mejora la conectividad entre redes cerebrales

El nuevo estudio abarcó a 59 personas, 16 de las cuales participaron en un ensayo clínico de psilocibina y 43 que participaron en otro. En el primero participaron personas deprimidas resistentes al tratamiento con otros antidepresivos, y que recibieron una dosis inicial de 10 miligramos de psilocibina, y una semana después, una dosis adicional de 25 miligramos. 

Empleando resonancia magnética funcional para ver la evolución y medir los cambios en el flujo sanguíneo a distintas zonas del cerebro, los científicos pudieron constatar que las redes cerebrales de los pacientes con depresión se volvieron menos aisladas y más integradas entre sí después del tratamiento con hongos mágicos, cambios correlacionados con mejoras a largo plazo en sus síntomas depresivos. 

El segundo ensayo fue un ensayo clínico estándar, el controlado aleatorizado. Los participantes fueron asignados al azar para recibir psilocibina o el antidepresivo convencional escitalopram (Lexapro), y ni los participantes ni los investigadores supieron qué compuesto recibió cada sujeto. 

El grupo de psilocibina recibió dos dosis de 25 miligramos del psicodélico, con 3 semanas de diferencia, y también tomó pastillas de azúcar durante todo el ensayo. El grupo de escitalopram recibió dos dosis de 1 miligramo de psilocibina como placebo, espaciadas con 3 semanas de diferencia, y pastillas de escitalopram diarias a lo largo del estudio. 

El grupo que tomó el antidepresivo no experimentó modificaciones en sus conexiones cerebrales tras el primer tratamiento. Sin embargo, los que tomaron psilocibina mostraron aumentos marcados en la integración de la red cerebral. 

La salud mental de los jóvenes cae cuesta abajo y sin frenos en todo el mundo, según el estudio global más completo sobre bienestar

Además, quienes recibieron el compuesto psicodélico experimentaron mejoras "significativamente mayores" en sus síntomas depresivos que los del grupo de los antidepresivos. 

"Eso es muy importante, porque sugiere que el efecto antidepresivo de la psilocibina funciona a través de un mecanismo diferente a la forma en que funcionan los antidepresivos convencionales", apunta Richard Daws, primer autor del estudio.

Este mecanismo podría involucrar una estructura en las células cerebrales conocida como receptor de serotonina 2A, que están especialmente presentes en regiones específicas de la corteza cerebral arrugada involucradas en funciones cognitivas de alto nivel como la introspección y el funcionamiento ejecutivo.

Gracias a la psilocibina, estos receptores "se resetean" como en un cerebro sano.

Todavía queda mucho camino por delante antes del camino hacia la aprobación de la FDA. Se precisan ensayos clínicos a gran escala con un número de pacientes mucho más alto, ya que el estudio más grande hasta la fecha involucró a 233 personas. 

También se están estudiando otros posibles beneficios del compuesto psicoactivo de los hongos alucinógenos, como su combinación con distintas formas de psicoterapia o su capacidad para tratar problemas como la anorexia. 

El pasado mes de noviembre vieron la luz los resultados de un ensayo clínico en fase 2b realizado por Compass. Entre sus conclusiones, los hongos mágicos lograron reducir la gravedad de la depresión de una cuarta parte de los pacientes, pero otros 12 mostraron conductas autolesivas o pensamientos suicidas, ya que el fármaco no les produjo ningún efecto. 

Otros artículos interesantes:

"Mente y cuerpo trabajan en perfecta armonía": 6 expertos y 8 estudios esclarecen cómo afecta tener depresión a sufrir un infarto o un cáncer

Encuentran una fascinante técnica para curar la depresión: estimular el cerebro con imanes

Logran tratar con éxito la depresión grave de una paciente a través de un implante cerebral: 'Me ha devuelto a una vida que vale la pena vivir'

Te recomendamos