El Honor Magicbook Pro tiene todo lo que buscas en un portátil: liviano, autonomía muy generosa, buen rendimiento y todo ello por un precio más que sugerente

Análisis Honor MagicBook Pro

Carlos Ferrer-Bonsoms

  • El Honor Magicbook Pro es la última creación de la compañía china que viene a tratar de arrebatarle el trono a Apple con un ordenador con Windows 10 que tiene credenciales de sobra para conseguirlo. 
  • Por un precio actual de 849,90 euros te vas a encontrar con un PC muy completo en donde destaca una poderosa autonomía y un rendimiento excelente, pero, ¿merece la pena el coste? Te doy la respuesta en este análisis. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La elección de un ordenador portátil nunca es sencilla. 

Hay equipos para todos los gustos que van con un procesador u otro —incluso dentro de una misma compañía— así como diferentes especificaciones para la memoria RAM o el disco duro que pueden hacer que un ordenador destaque o se quede en la estacada con el simple cambio de uno de estos parámetros. 

Por suerte, cada vez hay más compañías que apuestan por un ordenador todoterreno que sea capaz de afrontar el día a día sin mayores complicaciones y que tenga en su interior 3 claves: buena autonomía, peso liviano y rendimiento suficiente como para poder gestionar cualquier tarea exigente. 

Honor ya habría iniciado conversaciones con Google para volver a introducir los servicios de nuevo en sus dispositivos

Pues durante las 2 últimas semanas he tenido entre manos la última creación de Honor, el Magicbook Pro, un ordenador de gama alta que viene a intentar arrebatarle el trono a Apple y lo que me he encontrado responde sin ningún tipo de problema esos tres requisitos principales, pero va también a más.

Ofrece un diseño muy premium y elegante, un sonido fantástico gracias al los potentes altavoces que incorpora y todo ello sin subir la temperatura del ordenador en ningún momento. 

Eso sí, también tiene sus fallos.

Seguro que la pregunta que te estás formulando es, ¿merece la pena dejarse los 849,90 euros que cuesta en la actualidad? 

Acompáñame a lo largo de este análisis del Honor Magicbook Pro para conocer la respuesta. 

Un diseño compacto que sorprende por su peso a pesar de sus dimensiones.

Análisis Honor MagicBook Pro

Si hay una cosa que me ha encantado del Honor Magicbook Pro es lo liviano que es. A pesar de que tiene una pantalla de 16,1 pulgadas que hace que tengas delante un ordenador francamente grande, no se nota nada en sus 1,7 kilogramos.

Para que te hagas una idea, tengo un Macbook Pro de 13 pulgadas con el chip M1 que uso como ordenador personal —análisis que te dejo por aquí— y lo he sentido más pesado, a pesar de las diferencias más obvias de tamaño (y eso que Apple siempre destaca por ordenadores muy portátiles, valga la redundancia). 

El equipo viene en un color gris metalizado francamente bonito y la parte superior únicamente está adornada con el logotipo de la marca y nada más. 

En la parte inferior está el ventilador, pero para que no toque la superficie en donde estás trabajando y la disipación del calor sea lo más efectiva posible, han optado por 2 biseles que elevan el portátil unos centímetros y además consiguen que tenga un agarre sobresaliente

En los laterales, viene con puertos más que suficientes para todo tipo de gustos con 3 conexiones USB, dos en el lado derecho y uno en el izquierdo, conexión para HDMI y un puerto USB-C para cargar el ordenador que viene con carga rápida de 65W. 

Análisis Honor MagicBook Pro

También cuenta con conexión mini jack para auriculares, un rara avis en estos tiempos que se agradece, pero deja de lado la ranura para tarjetas Micro SD, así que tendrás que dejarte un dinero extra para comprar un periférico que admita estos dispositivos. 

Una vez abres el ordenador, te encuentras con una pantalla con una presencia imponente que casi no tiene marcos gracias a que han optado por una solución bastante inteligente para la webcam, ya que en vez de estar en la parte superior de la pantalla, con el consiguiente aumento del bisel, esta se encuentra camuflada en uno de los botones del teclado. 

En cada lateral defienden el teclado dos enormes altavoces con buena potencia sonora, así como el lector de huellas que tiene una respuesta prácticamente inmediata. 

Por ponerle una pega, en un ordenador de este tamaño esperaba un teclado numérico, pero es cierto que la calidad del audio me ha hecho olvidarme rápidamente de este punto. Al final, eso sí, es cuestión de prioridades.

Por último, destacar un panel táctil bastante grande que permite trabajar sin ratón, aunque es cierto que no me ha respondido tan bien como esperaba y al final he optado por usar un dispositivo externo para trabajar más cómodamente. 

Una pantalla enorme donde todo luce genial, aunque no se defiende tan bien en condiciones de mucha luminosidad.

Análisis Honor MagicBook Pro

Ya te lo comentaba antes, cuando abres la tapa del ordenador y ves una pantalla de esas dimensiones te esperas algo grande y la verdad es que me ha sorprendido para bien. 

Viene con una pantalla FullView de 16,1 pulgadas que logra una relación de aspecto pantalla-cuerpo del 90% y lo hace en 369x234 milímetros de tamaño y 16,9 de grosor.

El panel luce francamente bien en casi cualquier situación con colores muy vivos y muy bien representados, aunque es cierto que en condiciones de mucha luminosidad la pantalla se resiente y aparece algún que otro reflejo o a pesar de tener el brillo al máximo, la sensación no es tan positiva. 

De todas formas, para ver cualquier tipo de contenido multimedia o navegar por Internet, el resultado es sobresaliente y no se le puede poner ninguna otra pega. 

Un teclado fantástico, aunque me ha venido configurado de forma extraña.

Análisis Honor MagicBook Pro

Como podrás suponer, todo este análisis que te estás leyendo te lo escribo desde el propio Honor Magicbook Pro y tengo claro que me ha encantado. Las teclas tienen un recorrido excelente que consigue que puedas escribir rápidamente sin temor a equivocarte o a dejarte alguna que otra letra por el camino y la separación entre unas y otras es fantástica. 

Además, otra cosa que me ha encantado es que tiene una retroiluminación inteligente bastante curiosa: no mide las condiciones de luz para ofrecerte la mejor luminosidad posible, pero lo que sí que hace es apagar las teclas al cabo de unos segundos cuando detecta que has dejado de escribir para así ahorrar batería.

De todas formas, hay una cosa que me ha dejado bastante extrañado. Al configurar el ordenador, todo el equipo me vino completamente en inglés y tuve que trastear un poco con los ajustes del PC. Esto me provocó que algunas teclas del ordenador como los guiones, los símbolos de suma o resta y alguna combinación que otra que no era capaz de escribir.

Al final tuve bucear en los ajustes para cambiarlo y tener el teclado perfectamente configurado, pero es importante resaltarlo. 

Aun así, desde Honor me han confirmado que posiblemente se trate de un error en mi equipo y los que se vendan en territorio español vengan configurados por completo en el idioma correspondiente y no tengan que enfrentarse a este problema. 

Un panel táctil muy grande y con muchas funcionalidades, pero al final he optado por un ratón tradicional.

Análisis Honor MagicBook Pro

La mayoría de ordenadores Windows que he tenido entre manos casi siempre adolecen de tener un panel táctil pequeño e incómodo que al final te hace tomar la decisión de utilizar un ratón de los de toda la vida, así que cuando abrí el ordenador y me encontré uno de este tamaño, tuve un poco de esperanza. 

Y sí, el panel es muy bueno y responde con precisión a cualquier acción que le pidas, pero me ha parecido extremadamente sensible. Tanto que en vez de entender un clic, el ordenador pensaba que estaba presionando durante unos segundos y me movía las pestañas del navegador o en algún que otro momento la velocidad del puntero era demasiado rápida. 

Sí, sé que todo este tipo de cosas son configurables desde los ajustes, pero no he encontrado un punto que encajase conmigo. 

Y eso que a pesar de utilizar un ratón tradicional he utilizado algunas funcionalidades muy útiles que ofrece el panel, como la posibilidad de ir al escritorio deslizando tres dedos hacia abajo o cambiar de aplicación haciendo lo propio a la derecha, pero me he sentido más cómodo de la otra manera. 

Un sonido potente y bien equilibrado, aunque al máximo hace que tiemble un poco el equipo.

Análisis Honor MagicBook Pro

Gracias al diseño simétrico de los altavoces del Honor Magicbook Pro, el sonido que presenta el ordenador es francamente bueno: es potente y está muy bien equilibrado.

Dos claves absolutas que debe tener cualquier portátil y en el que vas a poder escuchar música o ver tu película o serie favorita disfrutando de un buen sistema de audio. 

Eso sí, cuidado si pones el volumen al máximo y vas a estar trabajando con el equipo mientras tanto, ya que la potencia de los graves hace que el ordenador vibre y tiemble ligeramente

Una webcam con un emplazamiento curioso que no está a la altura.

Honor Magicbook Pro

En estos tiempos en los que la webcam es una herramienta indispensable para el trabajo o para tener alguna conversación con algún amigo y así poder veros las caras, se trata de un añadido de vital importancia y aquí soy claro: una de cal y una de arena.

El lado positivo, sin duda alguna, es su original posición: se esconde bajo una de las teclas del ordenador, lo que deja que la pantalla pueda expandirse un poco más por la parte superior. Eso sí, la posición le juega una mala pasada, ya que es necesario mirar hacia abajo para que la cámara detecte que la estás mirando y el cerebro habitualmente me decía que mirase hacia arriba, donde habitualmente está colocada. 

En cuanto al punto negativo, es que la cámara no es muy potente y no deja un resultado muy bueno.

Una autonomía rocosa y una carga rápida fantástica.

Análisis Honor MagicBook Pro

Si apuestas por un portátil, al final lo que estás buscando es un dispositivo que pueda aguantarte varias horas de trabajo seguido sin preocuparte por la autonomía y en este sentido he quedado encantado. 

A pesar de que siempre he utilizado el portátil con el brillo al máximo y el modo de energía bajo el modo Mejor rendimiento he podido estar utilizando el ordenador en torno a las 8 horas diarias, lo suficiente para una jornada de trabajo estándar. 

Además, el equipo viene con una carga rápida de 65W capaz de cargar el equipo en cerca de una hora y lograr el 50% del total en apenas 30 minutos. Así que no temas si se te ha olvidado cargarlo, lo puedes tener listo para utilizarlo sin cables en muy poco tiempo. 

Un software bañado en Windows 10 sin casi ningún tipo de programa preinstalado de fábrica.

Análisis Honor MagicBook Pro

El Honor Magicbook Pro viene de serie con Windows 10 y lo cierto es que le sienta francamente bien. Si ya estás acostumbrado a cualquier equipo que venga con el sistema operativo de Microsoft ya sabes perfectamente lo que te vas a encontrar: una interfaz clara y cada vez con un aspecto más minimalista y la gran cantidad de opciones configurables clásicas de Windows. 

En este sentido, poco más se puede añadir salvo que me ha gustado que casi no viene con ningún programa preinstalado de fábrica y viene bastante limpio.

Lo único que viene por defecto es PC Manager, una suerte de centro de notificaciones muy parecido al de Windows, aunque viene con un añadido genial: la posibilidad de ver tus documentos recientes en una pestaña dedicada. 

También tendrás AMD Radeon, para poder configurar la gráfica a tu antojo y priorizar el uso que le vas a dar al ordenador y Realtek Audio, para trastear con las opciones de sonido. 

Al final son unas cuantas aplicaciones que vienen por defecto, pero también es cierto que son bastante útiles y no me he visto tentado en desinstalarlas en ningún momento, así que bien por Honor. 

Un rendimiento excelente preparado para cualquier tarea que tengas en mente. 

Análisis Honor MagicBook Pro

Las tripas de este Honor Magicbook Pro ya tienen suficientes credenciales para destacar con garantías: procesador AMD Ryzen 5 4600H y gráficos AMD Radeon integrados, acompañados por una memoria RAM de 16GB y un disco duro SSD de 512GB - estos dos últimos configurables.

El equipo responde a las mil maravillas a cualquier proceso que le pidas y es capaz de ejecutar la multitarea sin ningún tipo de probelmas y está pensado específicamente para poder sacarle el máximo partido a herramientas de edición de fotos o vídeos. 

La respuesta de las aplicaciones es bastante buena, tardando de media 1 o 2 segundos en abrir Microsoft Edge, para que te puedas hacer una idea de la potencia. 

Eso sí, lo que no me ha gustado tanto es el tiempo que tarda de estar en suspensión a encender la pantalla, ya que se demora unos 4-5 segundos de media y el encendido de cero puede tardar unos 45 segundos en tener todo a punto para funcionar

Por lo demás, el equipo raya a un nivel excelente y se configura como una de las opciones más interesantes para aquellos usuarios que busquen navegar por internet, utilizar programas de ofimática o programas de edición más complejos que requieran un uso de la memoria RAM y del procesador dedicados como PhotoShop, Premiere o programas similares. 

Eso sí, si buscas un ordenador para jugar, este Honor Magicbook Pro no es para ti, ya que viene con la gráfica integrada de Radeon que únicamente está para apoyar al sistema en operaciones más complejas, pero no para soportar juegos de gran calado. 

Y como punto final, toca hablar del sistema de ventilación, que no lo he mencionado simplemente porque ni me acordaba de que estaba presente, ya que no importa lo que le eches al ordenador: este no suena lo más mínimo y se mantiene en silencio durante todo el tiempo que estés trabajando

Para lograr esa disipación del calor y que el equipo no sufra o se recaliente en exceso, el Honor Magicbook Pro utiliza un sistema de ventiladores duales y elimina el resto de la temperatura a través de tubos de calor duales, por lo que además de no sonar en absoluto, tampoco emite una pizca de calor

Un portátil muy a tener en cuenta si buscas buena autonomía, gran pantalla y notable rendimiento por un precio bastante atractivo.

Análisis Honor MagicBook Pro

El Honor Magicbook Pro me ha parecido un ordenador muy competente en todo lo que se propone, pero si tuviese que destacar el top 3 de sus características me quedaría con su enorme pantalla que esta muy bien aprovechada, su duradera autonomía que acompañada por la carga rápida forma un tándem sobresaliente y el punto clave: un precio francamente ajustado

El ordenador tenía un precio de 1.089,50 euros, pero ahora se encuentra en la tienda oficial por 849,90 euros y, sinceramente: merece la pena incluso por su coste original, así que ahora lo tienes todavía a un precio mucho más atractivo. 

Es cierto que no cuenta con una webcam muy poderosa y su procesador dedicado a tareas de edición de gran rendimiento y deja fuera de juego a los gamers, pero si eres un usuario que esté buscando un equipo portátil compacto y liviano con el que poder hacer prácticamente lo que tengas en mente, no hay muchas opciones que se le puedan equiparar. 

Otros artículos interesantes:

Honor ya habría iniciado conversaciones con Google para volver a introducir los servicios de nuevo en sus dispositivos

Honor Watch GS Pro, el reloj inteligente a la altura de los deportistas más exigentes con una autonomía de 25 días

Honor apuesta por el Internet de las Cosas y presenta 11 nuevos productos para la casa inteligente: Smart TV, tablet con 5G, aspirador y más

Te recomendamos