Pasar al contenido principal

Nuevas evidencias científicas apuntan a que momento del día en el que comes pude hacerte engordar más

Cena en un restaurante
Pexels

  • El cuerpo humano está vinculado a las fases de la Tierra por los ritmos circadianos.
  • Esto hace que durante el día estés más activo y durante la noche estés más cansado y debas dormir
  • La ciencia también ha apuntado a una relación entre estos ciclos y la dieta. 
  • En esta dirección, un nuevo estudio sugiere  que el momento del día en el que ingieres tu comida puede tener un impacto en tu peso. 
  • Las conclusiones muestran que las personas que tienden a comer más durante las últimas horas de la tarde o la noche pueden generar cambios en sus ciclos circadianos alterando las hormonas encargadas de la regulación del apetito y el gasto energético.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tu cuerpo está adaptado para hacerte sentir más cansado por la noche y alerta por el día.

Es su respuesta natural al ritmo circadiano, un reloj biológico que responde a un ciclo de 24 horas en función de la luz: estás más activo ante esta y con la oscuridad quieres dormir y recuperarte.

También esta vinculado a otras funciones del organismo, incluyendo la digestión, la regulación del apetito, o la secreción hormonal entre otras. De ahí que alterar tu ciclo circadiano pueda tener un impacto en la salud como problemas de sueño, depresión o diabetes. 

En este contexto varias investigaciones han apuntado al vínculo entre círculos circadianos y dietas, señalando que la forma en la que distribuyes  las calorías a lo largo del día pueden afectar al control del peso. En otras palabras, que en lo relativo a comer el cuándo podría ser casi tan importante como el qué.

Sobre esto, una nueva investigación parece reforzar esta idea.

El estudio, publicado el pasado mes de junio en la revista Journal of Neuroendocrinology, ha llevado a cabo una revisión de análisis en personas que consumían más del 25% de sus calorías diarias durante la tarde o en mitad de la noche. 

Las conclusiones, recogidas en The Conversation, muestran que la alimentación nocturna y las alteraciones inducidas en los ciclos circadianos llevaron a cambios en varias de las hormonas encargadas de la regulación del apetito, el gasto energético y los niveles de glucosa. Elementos que pueden tener un impacto negativo en el peso.

"Los cambios en estas hormonas podrían, en teoría, aumentar el apetito mientras disminuyen los niveles de energía, lo que hace que se consuman más calorías pero se quemen menos durante el día" remarcan los principales autores.

A pesar de los hallazgos los investigadores subrayan que sus resultados no son concluyentes y es necesaria más investigación al respecto.

Leer más: Así es como tu cuerpo quema calorías mientras duerme

"Dado que todos los estudios estaban investigando cosas diferentes y no midieron los cambios en la ingesta de energía, el gasto y el peso, esto hace que un vínculo sugerido entre la alteración del ritmo circadiano y el aumento de peso no sea concluyente", afirma el estudio.

Ingerir la mayoría de las calorías durante las primeras horas del día podría ayudarte con tu peso

Si bien aún no existe evidencia confirmada sobre cómo la hora de comer puede impactar en tu peso, otras investigaciones hasta la fecha también han apuntado a la idea de que tu metabolismo no es siempre igual, existiendo momentos en los que la quema de calorías es más pronunciada que en otros.

En concreto el metabolismo parece ser más activo durante el día, principalmente en la mañana.

Según la evidencia demostrada hasta ahora, ante una misma ingesta energética aquellas personas que consumen la mayoría de sus calorías durante los primeras horas del día tienden a mostrar una mayor pérdida de peso que las que las consumen por la tarde. 

En concreto la quema de calorías es hasta 2,5 veces más elevada cuando se toma un desayuno abundante que cuando se trata de una cena copiosa, según una investigación del pasado mes de febrero.

A su vez, otro estudio anterior, de 2018 encontró que en reposo una persona quema un 10% más de calorías a final de la tarde que por la noche. Lo que supone en torno a 130 calorías de diferencia.

Aunque no solo se trata de dejar de cenar tarde. Ingerir grandes comidas a primeras horas del día podría también llevar a engordar más. Ya que "a altas horas de la noche y temprano durante la mañana" el cuerpo parece quemar menos energía.

"Puede que estemos desayunando en un momento en el que nuestro cuerpo no está preparado para hacerle frente, sino que necesitamos menos energía para mantener nuestras funciones. Por lo tanto, el mismo desayuno puede resultar en un almacenamiento extra de calorías" explicó a Time  la coautora del estudio, la doctora Jeanne Duffy, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y neurocientífica en el Brigham and Women's Hospital.

Leer más: El momento del día en el que tu cuerpo quema más calorías

No es la única investigación que ha alertado sobre el impacto que las cenas tardías tienen en la silueta.

Según los hallazgos de una publicación recogida en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, cuando se cena tarde, los niveles de azúcar en sangre son más elevados y la cantidad de grasa que se quema es más baja, incluso cuando las personas comen la misma comida.

Para ello se siguió a dos grupos de estudio con dos horarios de cena, uno a las 18 horas y otro a las 22 horas.

Aquellos que cenaban tarde mostraban niveles máximos de azúcar en sangre casi un 20% más elevados y una reducción de la quema de grasa un 10% inferior, en comparación con los que cenaban antes.

Y además