Mientras España lucha por frenar la propagación del COVID-19 en los hospitales, un centro de Hong Kong mantiene a cero el número de contagios entre el personal sanitario

Médicos vestidos con trajes protectores en China analizan muestras del coronavirus de Wuhan
Reuters
  • Evitar la propagación del COVID-19 en el entorno hospitalario y el contagio del personal sanitario es fundamental para controlar la epidemia. 
  • Un hospital de Hong Kong parece haber dado con la fórmula, según un estudio que revela que ningún profesional sanitario se ha contagiado del COVID-19 durante las 6 semanas que el país ha estado sufriendo el brote. 
  • Además, tampoco ha registrado ningún caso de infección ocurrida dentro del hospital. 
  • Mientras España lucha por contener el contagio entre médicos, el estudio revela que el éxito radica en aplicar de forma estricta y rápida un sencillo protocolo: mantener la higiene de manos constante, garantizar el equipo protector al personal médico y extremar la precaución en la atención a pacientes. 
  • El hospital de Hong Kong puso en marcha las medidas con mucha eficiencia gracias a las lecciones que aprendieron durante la epidemia del SARS. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Evitar la propagación del COVID-19 en el entorno hospitalario y el contagio del personal sanitario es fundamental para controlar la epidemia y un hospital de Hong Kong parece haber dado con la fórmula: no ha registrado ningún caso de infección hospitalaria ni tiene personal médico contagiado tras 6 semanas del brote en el país. 

Un estudio publicado hoy en la revista Infection Control & Hospital Epidemiology analiza el caso de éxito del hospital Queen Mary y asegura que las medidas tomadas en los hospitales juegan un papel fundamental en el control de la enfermedad. 

El secreto no es otro que el de aplicar un protocolo de prevención y control de infecciones desde el inicio de la crisis. "La vigilancia en la práctica de la higiene de manos, el uso de mascarillas quirúrgicas en el hospital y el uso apropiado del equipo de protección personal en la atención de los pacientes, especialmente cuando se realizan procedimientos de generación de aerosoles, son las medidas clave de control de la infección para evitar la transmisión del virus en el hospital", aseguran los autores del estudio. 

Nada más y nada menos. Parece sencillo, pero las cifras revelan que el caso del Queen Mary no es el habitual. En China hay más de  3.000 profesionales sanitarios infectados con el coronavirus. 

Leer más: Un perro con coronavirus en Hong Kong podría ser la primera infección de humano a animal del nuevo virus pero los expertos afirman que no hay motivo para la alarma: tu mascota no te va a contagiar

Mientras España lucha por frenar el contagio entre los médicos, el caso del hospital Queen Mary revela que la propagación no es inevitable

En España, hay 13 sanitarios que han dado positivo en COVID-19, según informó ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa. El Ministerio está luchando por contener el contagio entre médicos y hay más 200 sanitarios en cuarentena. Además, el ministro anunció la cancelación de todos los congresos, cursos y jornadas del sector, siguiendo las recomendaciones de la Organización Médica Colegial (OMC).

"El nuevo coronavirus ha mostrado una alta capacidad de propagación en los centros sanitarios de otros países y por tanto una afectación de profesionales sanitarios, que pueden actuar a su vez como transmisores de la enfermedad, por lo que procede proteger especialmente a los que tienen la tarea de cuidar de todos", advierte el comunicado de la organización. 

“Es algo que ha ocurrido en otras epidemias, ya que son personas que están en primera línea y más expuestas”, asegura a El País Joan Ramón Villalbí, vocal de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas). 

Sin embargo, el estudio del hospital en Hong Kong demuestra que el contagio en el profesional sanitario no es inevitable. En las 6 primeras semanas del brote, el hospital analizó 1.275 casos sospechosos y trató 42 casos activos confirmados de COVID-19. Hubo 413 profesionales sanitarios involucrados en el tratamiento de los pacientes confirmados y ninguno ha enfermado de COVID-1.

Leer más: Todos los grandes eventos que se han cancelado por el coronavirus y las citas que están en riesgo en España y el resto del mundo

11 de los trabajadores que atendían a los enfermos tuvieron una exposición sin protección a los pacientes, por lo que fueron puestos en cuarentena durante 14 días. Ninguno contrajo la enfermedad. 

Los autores de la investigación describen así los protocolos: "se reforzaron las medidas de lucha contra las infecciones, incluida la capacitación en el uso de equipo de protección personal, foros para el personal sobre la lucha contra las infecciones, sesiones de educación presencial y evaluaciones periódicas del cumplimiento de las normas de higiene de manos".

"Los hospitales también aumentaron el uso de equipo de protección personal para los trabajadores de la salud que realizan procedimientos que generan aerosoles, como la intubación endotraqueal, para todos los pacientes, no solo para los que tienen o corren el riesgo de tener COVID-19", añaden. 

Leer más: Guía oficial para que las empresas actúen frente a la crisis del coronavirus, según el Ministerio de Trabajo

Lecciones aprendidas del SARS: el lavado de manos "debe hacerse religiosamente"

Durante la crisis del SARS, un tercio de las infecciones afectaban a profesionales sanitarios, pero el hospital Queen Mary demostró y ahí su capacidad de controlar el contagio y mantuvo el número de pacientes contagiados dentro del hospital a cero y solo registró 2 casos de profesionales. sanitarios. 

"Mientras que en todo Hong Kong 405 trabajadores de la salud se infectaron y 1.700 personas de Hong Kong se infectaron", recuerda Wing Hong Seto, fue el jefe de control de infecciones en el Hospital Queen Mary durante la epidemia de SARS, en una entrevista con NPR

El médico asegura que no hay ningún secreto. Simplemente, hicieron "un buen control básico de la infección".

"Mantener la higiene de las manos antes y después de tratar a cada paciente. Cambiar la máscara entre cada paciente. Si usas guantes, cámbialos después de cada paciente", recomienda. 

Wing Hong Seto insiste en que el lavado de manos es incluso más importante que el equipo protector. "Debe hacerse religiosamente", concluye. 

LEER TAMBIÉN: Italia cierra todos los colegios y universidades dos semanas para frenar el coronavirus

LEER TAMBIÉN: Bankia e Indra registran sus primeros casos mientras Facebook y Google imponen el teletrabajo en San Francisco: así está impactando el coronavirus en las empresas de todo el mundo

LEER TAMBIÉN: Una investigación acaba de identificar dos tipos del nuevo coronavirus: el más agresivo se propaga con más rapidez

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Top
  4. Trending
  5. Salud