El COVID-19 grave provoca efectos cognitivos comparables a un envejecimiento de 20 años de edad, según un estudio

Persona hospitalizada por COVID-19 en Reino Unido

Toby Melville/Reuters

Las personas que han sido hospitalizadas por el COVID-19, especialmente en su magnitud aguda, pueden sufrir un déficit cognitivo comparable a envejecer 20 años.

Así lo observa un estudio británico que ha analizado la evolución de 46 personas que recibieron cuidados críticos por la enfermedad causada por el coronavirus en el hospital de Addenbrooke (Cambridge, Reino Unido) entre el 10 de marzo de 2020 y el 31 de julio de 2020.

Los autores han analizado los resultados en promedio 6 meses después de haber sido admitidos estos en planta (del grupo, 16 recibieron ventilación mecánica) y los han comparado con los de 460 personas que nunca habían tenido COVID-19, emparejándolos (10 a 1) de acuerdo con características como la edad, el sexo, la educación y el primer idioma.

8 conceptos básicos pueden definir un caso de COVID-19 prolongado, según expertos españoles

Así, han realizado una evaluación cognitiva computarizada detallada junto con escalas que medían la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático, y han observado una desviación estándar de las puntuaciones esperadas, teniendo en cuenta la edad y los factores demográficos, comparable con los efectos de envejecer 20 años de edad.

"Los supervivientes del COVID-19 fueron menos precisos y más lentos en sus respuestas de lo esperado en comparación con sus controles emparejados. La enfermedad aguda, pero no la salud mental crónica, predijo significativamente la desviación cognitiva de las puntuaciones esperadas", comienzan explicando los investigadores.

"Las asociaciones más prominentes de la tarea con el COVID-19 fueron para una mayor cognición y velocidad de procesamiento, lo que fue cualitativamente distinto de los perfiles del envejecimiento normal y la demencia y similar en magnitud a los efectos del envejecimiento entre 50 y 70 años de edad", añaden en el estudio, publicado en ScienceDirect.

55 síntomas que pueden presentar el 80% de los pacientes con COVID-19 prolongado

"Lo que más les cuesta es el razonamiento verbal", con pruebas como completar analogías (del tipo 'los cordones son a los zapatos lo que los botones al abrigo'), complementa David Menon, profesor de la Universidad de Cambridge y autor principal del estudio, según recoge The Guardian.

Además, los investigadores interpretan que los deterioros cognitivos después del COVID-19 severo se relacionan con más fuerza "con la gravedad de la enfermedad aguda, persisten mucho tiempo en la fase crónica y se recuperan lentamente, si es que lo hacen, con un perfil característico que destaca las funciones cognitivas superiores y la velocidad de procesamiento".

"No puedo leer más de 2 páginas seguidas y ver la tele me provoca espasmos": 5 personas que sufren covid persistente cuentan por qué no pueden seguir con su vida como antes

"[El covid] causa problemas en diversos órganos del cuerpo, incluidos el cerebro y nuestra función cognitiva y nuestra salud psicológica. Si uno puede vacunarse y recibir todas las dosis, tendrá una enfermedad menos grave. Así que todos estos problemas serán menores", aclara Menon.

"Los pacientes que se han recuperado del COVID-19 grave pueden necesitar apoyo a más largo plazo para los déficits cognitivos que persisten en la fase crónica", sugiere el estudio, que matiza que se requiere más investigación para entender la base de estos.

Otros artículos interesantes:

"No puedo leer más de dos páginas seguidas y ver la tele me provoca espasmos": 5 personas que sufren covid persistente cuentan por qué no pueden seguir con su vida como antes

¿Cómo afecta el COVID-19 al cerebro humano? 2 científicos explican sus efectos neurológicos

Más evidencias sobre la afección neurológica a largo plazo del COVID-19: los adultos jóvenes sufren un deterioro de la atención, la memoria y la flexibilidad cognitiva, aunque sus síntomas sean leves

Te recomendamos