Huawei tiene un año y medio para encontrar alternativas tras las nuevas restricciones que EEUU ha impuesto a sus proveedores de chips, según un analista

Richard Yu, CEO de la división de consumo de Huawei, presenta el Kirin 990.
Richard Yu, CEO de la división de consumo de Huawei, presenta el Kirin 990.
REUTERS/Hannibal Hanschke
  • Huawei busca a contrarreloj alternativas para poder seguir contando con chips en inventario con los que desarrollar sus antenas 5G y sus smartphones.
  • Según un analista de Forrester Research consultado por Bloomberg, la firma asiática cuenta con provisiones para un año o un año y medio.
  • Algunos proveedores de componentes, como la taiwanesa TSMC, no podrían crear una fábrica libre de tecnología estadounidense aunque así lo quisieran.
  • El temor de Huawei es que la nueva restricción de la Casa Blanca tenga éxito, al ser un ataque de precisión contra su división de semiconductores, HiSilicon.
  • Aun así, los directivos de la multinacional defienden en privado que "rediseñar" la arquitectura y el suministro de chips "no es algo que no se pueda hacer".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las circunstancias aprietan, pero todavía no ahogan. Huawei está buscando a contrarreloj alternativas para poder seguir desarrollando sus productos a pesar de la última decisión de la Administración Trump: para poder vender a la firma china chips y componentes desarrollados con tecnología estadounidense será necesario contar con una licencia.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, admitía a Fox Business News a mediados de mayo que esta decisión llegaba para corregir "una laguna muy técnica a través de la cual Huawei ha sido capaz de utilizar tecnología de Estados Unidos con productores extranjeros", recogía Reuters en esta información. La compañía asiática defendió al momento que este movimiento tenía lugar para responder a la amenaza que supone Huawei para "la hegemonía tecnológica estadounidense".

Este lunes, Bloomberg abunda en las alternativas en las que está trabajando la marca de Shenzhen. No son pocas, aunque a todas hay objeciones. Quizá la más difícil es seguir desarrollando sus productos sin nada de tecnología estadounidense. Los directivos de la marca asiática insisten en privado desde hace meses lo mismo: no es imposible.

"Rediseñar" la arquitectura y la producción de semiconductores "toma tiempo, pero no es algo que no se pueda hacer", inciden fuentes internas de la compañía consultadas por Bloomberg. "La buena noticia es que todavía tenemos tiempo".

Leer más: Trump extiende un año la ley que impide hacer negocios a empresas estadounidenses con compañías como Huawei, pero prepara una nueva prórroga hasta que entre en vigor

El miedo de Huawei ahora mismo es que la nueva decisión de la Administración Trump sea un ataque muy concreto contra su división que produce chips, HiSilicon. HiSilicon ya era vista como una competidora de pleno derecho en el mercado de los semiconductores, y es la responsable de firmar los desarrollos que se ensamblan en los teléfonos de la china. Los Kirin para smartphone, los Ascend para IA y los Kunpeng para servidores.

Por qué acudir a terceros como Samsung no es una opción

Con la nueva restricción estadounidense, HiSilicon no podrá contar con componentes desarrollados con tecnología estadounidense. Por ello, los directivos de Huawei no descartan comprar los chips desarrollados directamente a terceros como la surcoreana Samsung o la china Mediatek. El problema es que esta decisión comprometería el coste de muchos de sus productos. O que Huawei no podría comprar tantos semiconductores como pudiera necesitar.

El temor de Huawei es fundado: con esta nueva decisión de la Secretaría de Comercio estadounidense queda patente una cosa: el dominio tecnológico que los americanos tienen en la industria de los semiconductores. Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) o la china Semiconductor Manufacturing International Corp. (SMIC) son dos grandes manufactureras de chips, y ambas no pueden trabajar sin la tecnología o el suministro de materia prima por parte de firmas estadounidenses como Applied Materials Inc.

Leer más: Revés judicial para la directora financiera de Huawei arrestada en Canadá desde 2018: el juzgado abre la puerta a su extradición a Estados Unidos

Y la restricción se agrava, ya que por un lado los expertos no son capaces de concretar con qué criterios se podrán entregar estas licencias, por lo que la posibilidad de Huawei de elegir a su proveedor se ve muy mermada. Tanto, que no podrá seguir trabajando con TSMC. Y las alternativas locales, como la china SMIC, no son del todo factibles: los productos de SMIC están al menos 2 generaciones por debajo de los chips de TSMC, detalla Bloomberg.

Sus proveedores no podrían hacer una fábrica sin tecnología estadounidense aunque quisieran

Por otro lado, reemplazar a TSMC se vuelve una quimera. El mismo medio económico detalla que TSMC es la única capaz de producir chips con nodos o pines más pequeños de 7 nanómetros, la medida que garantiza un alto rendimiento en un semiconductor actual. Para TSMC, hacer una fábrica libre de tecnología estadounidense tampoco es posible. TSMC depende de maquinaria de ASML Holding NV, una firma neerlandesa que a su vez depende de proveedores estadounidenses como II-VI Inc. o Lumentum Holdings Inc.

Leer más: Las ventas de móviles en todo el mundo caen un 20,2% en el primer trimestre del año por el coronavirus, aunque Apple y Xiaomi aumentan sus cuotas de mercado

Una alternativa a ASML Holding NV podría ser Shangai Micro Electronics Equipments (SMEE), pero su maquinaria, de nuevo, está varias generaciones por debajo de la compañía neerlandesa.

Según Bloomberg, ni siquiera está garantizado que Huawei pueda cumplir los más de 90 licitaciones públicas que consiguieron para instalar las redes 5G con telecos como China Mobile Ltd. Los chips de HiSilicon eran esenciales en el despliegue de las redes 5G de la firma. Un analista de Forrester Research, Charlie Dai, da a la compañía asiática entre un año y un año y medio para encontrar una solución. Es lo que estima que le durará el actual inventario de semiconductores.

Entre tanto, la firma sigue buscando alternativas para poder seguir compitiendo contra lo que tildan de "hegemonía tecnológica estadounidense".

Otros artículos interesantes:

Los ingresos de Huawei crecen a pesar del coronavirus, aunque la compañía espera notar los efectos de la pandemia en los próximos resultados

Huawei espera un contraataque a los vetos de Trump mientras sus beneficios crecen a menor ritmo: "El Gobierno chino no se quedará mirando"

Huawei P40, P40 Pro y P40 Pro+: mejor cámara y más potencia para luchar en lo más alto de la gama alta

Te recomendamos

Y además