La huelga de transportistas acaba tras 20 días de movilizaciones: los profesionales dan por buenas las ayudas del Gobierno para bajar el precio del combustible

Manifestación del sector de los transportistas en Madrid el 25 de marzo.
Manifestación del sector de los transportistas en Madrid el 25 de marzo.

Reuters

Han sido 20 días de movilizaciones, protestas y de una huelga que ha afectado a sectores tan dispares como la construcción, la industria de los lácteos, las piscifactorías y la metalurgia. Este sábado, sin embargo, fumata blanca: la huelga del transporte toca a su fin.

La decisión de parar la huelga ha sido tomada por la Plataforma de Defensa del Sector del Transporte por Carretera, entidad convocante del paro, tras consultar a un centenar de transportistas de toda España reunidos en asamblea en San Fernando de Henares (Madrid), según ha recogido la agencia Efe

Muchos de ellos no ven mal volver a trabajar después de que el pasado martes el Consejo de Ministros aprobara un paquete de medidas que incluye una rebaja de 20 céntimos por litro en el precio del carburante.

Es por esto que, tras amenazar con recrudecerse a finales de la semana pasada tras recibir el apoyo explícito de sectores como el transporte de pasajeros, que veían también en el precio de la gasolina un impedimento para poder desarrollar su actividad, en los últimos días las protestas se habían rebajado notablemente.

¿Ni vivienda ni pensión? Cómo es el futuro que le espera a los jóvenes, la generación olvidada

Esto no quiere decir que, antes, no se haya dejado sentir con fuerza. 

Puesta en marcha esta huelga de transportistas el pasado 14 de marzo, el paro se saldó, por ejemplo, con millones de litros de leche corriendo por los desagües de muchas granjas del norte de España que durante días no encontraron transporte en el que hacer llegar sus productos al resto del país.

Justo lo contrario de lo que sucedió en algunos mercados de abastos de España, que, ante la falta de productos como el pescado, se las vieron y se las desearon para surtir de género a sus clientes.

El sector del automóvil y de la metalurgia tuvieron que parar igualmente, con gigantes como Volkswagen y AcelorMittal obligados a detener su actividad a causa de que ciertas piezas que debían llegar en camiones que nunca llegaban.

Algo parecido sucedió en el sector de la construcción, que vio durante semanas afectada su actividad por esta misma falta de suministros de material.

Fueron situaciones todas ellas que, si bien no explican por completo la subida del 9,8% del IPC registrada esta semana por España, desde luego no han ayudado a mejorar la situación: la falta de suministros, explican los analistas, ha encarecido ciertos productos que durante días han escaseado.

¿Cómo funcionan los nuevos ERTE de la reforma laboral? 4 claves para entender cómo serán a partir del 1 de abril

Todo ello ha sucedido mientras el Gobierno ha negociado muchos días con quien no había convocado la huelga.

En un principio, la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, trataron de desbloquear la situación negociando con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), único interlocutor considerado válido con el Gobierno.

Lo fue a pesar de que no era la entidad convocante de la huelga, aunque es justo decir que, una vez iniciadas las movilizaciones, muchos de sus miembros terminaron secundándola. 

Finalmente, el Gobierno accedió a reunirse con los convocantes. Estos, junto con la CNTC, terminaron arañando un plan de ayudas para rebajar el precio de la gasolina que ha ayudado mucho a templar los ánimos. 

La trampa de la nueva reforma laboral: por qué no acaba con la temporalidad, sólo la maquilla

Lo hizo, primero, entre los transportistas de pasajeros. El mismo martes en que se anunciaron las ayudas, los profesionales del sector (taxis, VTC, ambulancias, autobuses...) renunciaron a seguir adelante con la manifestación que habían convocado este domingo en Madrid para reclamar una mejora de sus condiciones laborales.

Estos han sido secundados este sábado por la Plataforma de Defensa del Sector del Transporte en un movimiento que deja entrever que, por ahora, las aguas vuelven a estar tranquilas entre los transportistas.

Otros artículos interesantes:

Diferencias entre huelga, paro patronal y cierre patronal: definiciones, límites y consecuencias para los trabajadores

Gobierno y transportistas acuerdan un descuento de 20 céntimos por litro de combustible dentro de un paquete de ayudas de 1.000 millones de euros, pero la plataforma convocante mantiene la huelga

El Gobierno anuncia un paquete de 2.700 millones de euros en ayudas al empleo para mujeres y jóvenes

Te recomendamos