La IA generará "un gran número de perdedores", según el cofundador de Google DeepMind: los Gobiernos deben pensar cómo apoyar a los trabajadores

Ilustración Inteligencia Artificial

Getty

  • Varios expertos y líderes tecnológicos alertan del peligro que podría suponer la inteligencia artificial para millones de empleados cualificados, que podrían ver cómo sus funciones son automatizadas. 
  • "Muchas de las tareas de los trabajadores de cuello blanco serán muy diferentes en los próximos 5 a 10 años", avisa Mustafa Suleyman, cofundador de DeepMind y actual CEO de Inflection AI.

Una de las principales preocupaciones que ha traído consigo la llegada de la inteligencia artificial generativa ha sido la forma en la que va a afectar a los empleados de medio mundo

Los más optimistas consideran que herramientas como ChatGPT o Midjourney podrían ayudar a revertir décadas de desigualdad salarial, aportando valor a aquellos trabajadores que han visto cómo sus sueldos no han evolucionado de la misma forma que lo han hecho los de aquellos compañeros que contaban con capacidades tecnológicas. 

En cambio, los más pesimistas creen que el auge de la IA podría suponer un riesgo no solo para aquellos perfiles que desempeñen trabajos más funcionales, sino para los empleados de cuello blanco (es decir, aquellos profesionales que realizan trabajos cualificados). 

Goldman Sachs indicaba recientemente que el número de puestos de trabajo que podrían verse afectados por la llegada de la inteligencia artificial en Europa y en Estados Unidos en los próximos años podría ascender a más de 300 millones. Una situación que no en todos los casos implicaría la sustitución de esos perfiles, pero que en determinadas circunstancias sí que lo haría.

Mujer mirando un ordenador

Al grupo de críticos se ha sumado —curiosamente— uno de sus principales impulsores: Mustafa Suleyman, cofundador de DeepMind (ahora Google DeepMind) y CEO de la startup de inteligencia artificial Inflection AI. Según publica el Financial Times, Suleyman ha participado en un encuentro en San Francisco en el que se ha mostrado especialmente receloso con esta tecnología. 

"Muchas de las tareas que desempeñan los trabajadores de cuello blanco serán muy diferentes en los próximos 5 a 10 años... habrá un gran número de perdedores y estarán muy descontentos, muy agitados", ha asegurado el fundador de Inflection AI, compañía que hace poco presentó un nuevo generador de texto pensado para competir contra ChatGPT, el asistente virtual Pi

Suleyman ha abogado, según el Financial Times, por ofrecer una solución gubernamental para apoyar a aquellos empleados cuyos puestos de trabajo puedan ser reemplazados. Por ejemplo, planteando la posibilidad de ofrecer una renta básica universal: "Esto requiere una compensación material. Es una medida política y económica de la que tenemos que empezar a hablar en serio".

Además, el cofundador de DeepMind ha hecho referencia a otras cuestiones, como su pasado en Google. Suleyman ha señalado que fue frustrante ver cómo OpenAI, la desarrolladora de ChatGPT, les adelantaba sin motivo aparente. "Tuvimos ChatGPT un año y medio antes que ChatGPT. Fue frustrante, más que frustrante, ver cómo despegaba".

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.