Pasar al contenido principal

El Ibex 35 cierra en plano y acaba la semana por encima de los 9.700 puntos

empresas ibex 35 preferidas trabajar
Wikimedia Commons

El Ibex 35 ha cerrado la semana prácticamente plano (-0,1%), atascado en los 9.700 puntos desde hace ocho jornadas consecutivas, derivado de un enfriamiento de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y ante el inicio de la temporada de resultados empresariales, que no está sorprendiendo en gran medida al mercado. En la sesión de este viernes subió un 0,04%, hasta situarse concretamente en los 9.724,8 enteros.

"El selectivo continúa cotizando dentro del rango entre los 9.600 y los 10.000 puntos a la espera de que el mercado recupere los niveles de confianza de principios de año", señala el analista de XTB Joaquín Robles.

La reunión entre Trump y Putin no provocó ninguna volatilidad, por lo que los resultados empresariales se han convertido en los principales dinamizadores durante las últimas sesiones, aunque por el momento no están siendo tan buenos como se esperaba, explica el experto.

No obstante, Robles asegura que el miedo a que la guerra comercial pueda amenazar el crecimiento global continúa siendo el mayor temor de los inversores a pesar de los buenos datos macroeconómicos. La semana culminará con la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G-20 que tendrá lugar este fin de semana en Buenos Aires (Argentina).

El lastre bancario

Durante la semana, el sector bancario nuevamente ha lastrado al Ibex, con Bankia (-3,12%), Sabadell (-3,60%) y Bankinter (-2,58%) liderando las caídas. Además del escenario de bajos tipos de interés, el mercado ha empezado a descontar las medidas que podría introducir el nuevo Gobierno, como el impuesto a la banca y el límite a las comisiones.

De esta forma, Robles subraya que, mientras que las bolsas europeas han sido las más perjudicadas durante los últimos días, el selectivo madrileño ha sido el que más ha sufrido debido a la alta ponderación del sector bancario respecto a sus homólogos.

Dia volvió a sufrir una caída superior al 5% y ya acumula una pérdida del 52% en lo que va de año. Técnicas Reunidas (-5,20%) también experimentó un importante desplome, y vuelve a cotizar cerca del soporte de los 25 euros por acción. Para Robles, la caída del crudo pudo ser una de las causas de este desplome, aunque Repsol (-1,41%) no se haya visto tan afectado.

Concretamente este viernes, Siemens Gamesa subía un 4,97%, seguido de Cellnex (+2,46%), Enagás (+1,87%), Mediaset (+1,43%), Aena (+1,4%) y Red Eléctrica (+1,23%), mientras que en el lado de las pérdidas destacaban ArcelorMittal (-1,98%), CIE Automotive (-1,96%), Mapfre (-1,51%), Banco Sabadell (-1,18%) e Indra (-1,07%).

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en 95 puntos básicos, al tiempo que la rentabilidad exigida al bono a diez años en el mercado secundario llegaba este viernes al 1,32%.

El resto de bolsas europeas cerraban en terreno negativo. Así, Londres cedía este viernes un 0,06%, Fráncfort un 0,94% y París, que perdía un 0,34%.

Por otro lado, el barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, se situaba en un precio de 72,89 dólares, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) se colocaba en los 68,12 dólares.

El petróleo ha sufrido esta semana una de sus mayores caídas en lo que va de año, ante rumores sobre que Estados Unidos, Arabia Saudí y Libia estarían produciendo más petróleo de lo acordado con el objetivo de equilibrar la oferta y la demanda.

"Hemos pasado de un escenario alcista donde se espera de nuevo la ruptura de los 80 dólares por barril a volver a cotizar dentro de un rango entre los 70 y los 75 dólares por barril", indica Robles.

La cotización del euro frente al dólar se situaba en 1,1712 billetes verdes, tras haber abierto en 1,1642 dólares. El euro/dólar ha finalizado la semana con ligeros ascensos después de haber retrocedido hasta niveles inferiores al 1,16 tras las palabras del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

Powell se mostró muy satisfecho sobre la evolución de la economía norteamericana, lo que podría precipitar un endurecimiento monetario más rápido de los previsto.

Sin embargo, Trump impulsó el cruce por encima de 1,17 dólares tras sus comentarios criticando la intención de la Fed de acelerar el endurecimiento monetario, poniendo en duda la independencia que tiene este organismo.

Te puede interesar