La impactante historia que te hace comprender apodar a Steve Jobs como 'Bad Steve'

La vestimenta de Steve Jobs

Reuters

  • Steve Jobs fue un genio tecnológico y de marketing que cambió el mundo para siempre, pero también una personalidad muy difícil que dejó anécdotas jugosas de su mal humor.
  • Hubo muchas historias al respecto, pero una se señala como muy significativa para comprender por qué la apodaron 'Bad Steve'. 

Steve Jobs es uno de los personajes más relevantes e influyentes del siglo XX, uno de esos pocos que revolucionó no solo la tecnología, sino la forma de vender, cambiando el mundo para siempre primero con NeXT y luego con Apple, la compañía de mayor capitalización del mundo actualmente. Todo ello llevó a múltiples biografías tras su muerte, si bien la más conocida es la escrita por Walter Isaacson en 2011. 

Los grandes genios dan mucho juego en una biografía, más aún porque, como en el caso de Steve Jobs, se cumplía esa máxima en muchos de ir acompañada de un carácter muy complicado, hasta el punto de que le apodaron 'Bad Steve'. Hubo muchas razones para ello, pero hay una que destaca sobre las demás...

La anécdota que demostraba el mal carácter de Steve Jobs

Los hechos ocurrieron en 1998, cuando Steve Jobs anunciaba el iMac, una revolución en las computadoras personales y que contribuyó al regreso de Apple. Tras el anuncio se produjo una sesión de fotos que resultaría histórica por muchos motivos, incluido el de la polémica provocada por el genio de San Francisco. 

La sesión incluía una foto de Jobs sentado con el iMac en su regazo. Sin embargo, un relato de primera mano recientemente publicado sobre la sesión de fotos del editor general de Wired, Steven Levy, reveló que Jobs, era muy maniático en muchas cosas, incluido quién tomaría su foto, entrando en cólera si percibía que alguien no estaba a su altura.

Jobs explota

Cuando Steve supo el nombre de uno de los fotógrafos involucrados en la sesión, explotó en uno de sus arrebatos que bien conocían sus empleados, siempre según la versión de Levy. Aparentemente, Jobs estaba enojado porque trabajó con este fotógrafo mientras estaba en su empresa anterior, NeXT , y no estaba contento con el trabajo del fotógrafo.

A partir de ese momento, la prioridad de las relaciones públicas de Apple no era el éxito de la sesión fotográfica, sino gestionar la ira de Jobs, rogándole que continuara con la sesión. Afortunadamente, otro fotógrafo que tomaría sus retratos, Moshe Brakha, trabajó bien con Jobs y se ganó su respeto. Este fotógrafo tenía muchas tablas, puesto que había tomado instantáneas a estrellas de la talla de Madonna o los Beastie Boys. El buen hacer de Brakha parece que calmó la tempestad. 

Una conmemoración del iMac con un retrato duro de Jobs

El retrato que hace Levy se produjo a cuenta de la celebración del 25 aniversario del iMac, con lo que el protagonismo no solo lo tuvo, como casi siempre, Steve Jobs, sino su peculiar carácter, contribuyendo a ese apodo de 'Bad Steve'

De hecho, la explosión y el juicio del fotógrafo anónimo detrás de escena suenan a lo normal con Jobs, ya que hay muchas historias sobre el CEO de Apple perdiendo los estribos. El libro de Walter Isaacson es un compendio de parte de ellos. 

Otros momentos coléricos

Por ejemplo, cuando Apple estaba a punto de revelar el iMac en su color Bondi Blue, Jobs le gritó a su socio publicitario Lee Clow, acusándolo de utilizar mal el color de los anuncios impresos, según Isaacson. El CEO de Apple no se calmó hasta que Clow le mostró que los colores eran, de hecho, correctos.

Isaacson también cuenta en su libro como Jobs también se enojó porque una habitación de hotel no estaba a la altura de sus estándares y en otra ocasión con una empleada de Whole Foods porque no le gustaba la forma en que ella preparaba su batido. En muchos de estos casos, su lenguaje era de lo más contundente.

La fama de Jobs le precedía, con despidos sin previo aviso, motivo aparente o indemnización, además de gritos, o lanzamiento de objetos a su gente. Sin embargo, la mayoría coincide en el magnetismo de su personalidad. Es más, empleados como Andrea Cunningham, que ejerció en Apple como estratega en mercadotecnia y experta en comunicación, aseguró a Insider que la convertía en una mejor trabajadora, a pesar de que la despidió "unas cinco veces". 

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Tecnología, Steve Jobs, Apple