¿Puede el fuego avivar la inflación?: Moody's alerta a España de que "los incendios forestales intensificarán la subida de precios"

Incendio Atenas

Reuters

Losacio, Ateca, Pont de Vilomara i Rocafort, Navarra, la Sierra de la Culebra, Urda, Artesa de Segre, Oleiros, Tenerife, Tarragona, Librilla... Son sólo algunos ejemplos de la larga lista de rincones de España devorados por incendios en las últimas semanas.

España arde, y ya es el país de la Unión Europea con mayor superficie quemada en lo que va de año, según Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la UE.

Europa vive su tercera ola de calor del verano, que alimenta devastadores incendios forestales, amenaza la biodiversidad existente y amenaza la salud de millones de personas.

A fecha del 23 de julio, hay más de 220.939 hectáreas arrasadas por el fuego, lo que hace de 2022 el peor año del siglo en lo que se refiere a incendios forestales. 

Si la situación ya es dramática de por sí, todavía empeora al constatar que los incendios también son leña para la inflación. 

"Los incendios forestales y las sequías intensificarán la inflación y aumentarán el gasto público", ha advertido la agencia de ráting Moody's, que ha lanzado la voz de alarma para España, Francia, Italia, Portugal y Grecia, los países más afectados.

Esta situación aumenta el riesgo negativo para el crédito de estas economías, avisa Moody's en un informe.

En las últimas semanas, las altas temperaturas y las sequías récord en Europa han provocado incendios forestales en Francia, España, Portugal, Italia y Grecia. "La Península Ibérica ha sido la más afectada", constata la agencia crediticia.

"En medio de una crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania, las sequías también han reducido la producción hidroeléctrica en Portugal, España e Italia en más de un 20% en comparación con la media de 2015-2021 y han obligado a las centrales energéticas que requieren agua de refrigeración a ralentizar la producción", alerta.

Si la producción de energía se reduce, mientras que la demanda no cae, los precios energéticos aumentarán. "La subida de los precios de la energía y los alimentos ejercerá una mayor presión sobre la inflación y reducirá el consumo, lo que a su vez frenará el crecimiento económico", añade Moody's.

En junio, el precio de la cesta de la compra se encareció un 10,2% de media. Es la mayor subida registrada desde la crisis del petróleo de los años 80. Según el Gobierno, en torno a un 73% del alza se debe al encarecimiento de la energía, que en junio se disparó alrededor de un 40%.

En 2003, una ola de calor fue la responsable de una caída del 1,5% en la producción anual de electricidad nuclear en Francia. La situación actual ha obligado al país galo a importar electricidad por primera vez desde 1980.

Cómo actuar ante un incendio forestal: qué hacer, cómo protegerte o huir y todo lo que necesitas saber

"Los Gobiernos también incurrirán en costes adicionales para extinguir los incendios y replantar los árboles", añade Moody's. Los incendios forestales del año pasado en Grecia, por ejemplo, le costaron al Gobierno 500 millones de euros.

Esta situación amenaza a la calificación de la deuda soberana de estas economías: "Aunque estos costes siguen siendo manejables a corto plazo, el aumento previsto del número, la intensidad y la duración de las sequías y los incendios forestales en los próximos años tendrá probablemente efectos negativos en el crédito a largo plazo".

España es, de hecho, la economía que mayor desembolso de gasto público tendrá que destinar a paliar los efectos de los incendios y las temperaturas extremas.

En un estudio publicado en julio de 2022, la Comisión Europea afirmó que la intensificación de los fenómenos extremos en un escenario estándar de 1,5 °C supondrá unos costes fiscales anuales adicionales del 4,5% del PIB en el caso de España, 2,1% en Portugal, 1,7% en Italia y 1,2% en Francia. 

No es una buena noticia para España, cuya deuda, ya de por sí elevada (supera el 117% del PIB) se enfrenta a grandes presiones por el millonario gasto en pensiones, y a amenazas derivadas de la subida de tipos de interés y de las primas de riesgo, que podrían desestabilizar su sostenibilidad.

Además, las sequías y los incendios forestales tendrían importantes consecuencias para el turismo, que representa más del 20% del PIB en Grecia, el 18% en Portugal, el 15% en España, el 13% en Italia y el 9% en Francia. La gota que colma el vaso para erosionar unas economías que cuelgan de la industria turística.

Otros artículos interesantes:

La paradoja verde de la 'greenflation': dejar atrás los combustibles fósiles y acelerar la transición energética encarece tu cesta de la compra

Cómo actuar ante un incendio forestal: qué hacer, cómo protegerte o huir y todo lo que necesitas saber

Qué va a pasar con la economía en el segundo semestre: las ganas de vivir un verano histórico impulsan el crecimiento, pero se avecina un invierno complicado

Te recomendamos