La crisis energética global empeora: los precios del gas vuelven a registrar máximos históricos y la alta demanda de Asia asfixia al mercado europeo

Un técnico frente a una planta de gas natural en Argelia.
Un técnico frente a una planta de gas natural en Argelia.
Reuters
  • La crisis energética mundial sigue acentuándose con el gas registrando los precios más altos de la historia en Europa y Asia.
  • La altísima demanda asiática, surgida tras la pandemia, ha provocado un cuello de botella en el suministro de gas y está afectando al resto de mercados internacionales.
  • A pesar de que los contratos a futuros del gas están asegurados, la demanda a corto plazo ante los temores de un invierno frío están afectando sobremanera a los precios del GNL.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Como una pescadilla que se muerde la cola, el enorme resurgimiento económico de la economía mundial tras el parón de la pandemia, especialmente en Asia, ha generado un cuello de botella en el suministro de gas a escala mundial. Esto, a su vez, está catapultando los precios de la energía en prácticamente todos los países de estos continentes.

Aunque la situación de la crisis energética en Europa no es para nada halagüeña, en Asia tiene incluso peor aspecto. China está sufriendo apagones o restricciones de acceso a la electricidad en industrias y hogares. El Gobierno ha pedido a las compañías que hagan estoque de suministros ante la posibilidad de no poder hacer frente a la creciente demanda, según ha podido saber Bloomberg.

En la provincia de Cantón, uno de los hub industriales más importantes de China, el gobierno se ha visto forzado a pedir medidas extraordinarias para frenar estos cortes de suministro.

Las medidas, enfocadas tanto a los ciudadanos como empresas piden usar en la medida de lo posible únicamente la luz natural, dejar el aire acondicionado por encima de los 26 grados, que los trabajadores se abstengan de usar el ascensor para las 3 primeras plantas y que los centros comerciales no usen carteles publicitarios luminosos.

En Europa, el precio del gas natural neerlandés —índice de referencia para el continente— se ha duplicado en apenas un mes. El precio de los contratos de noviembre ha subido hasta un 14,7% hasta los 99,31 euros el megavatio hora (MWh).

La electricidad no recuperará su precio habitual al menos hasta 2024, según uno de los mayores operadores de gas de Europa

Los países europeos están notando estas subidas en el precio final de la energía y registrando máximos históricos. En Alemania se ha traducido en una subida del 13% hasta los 133 euros el MWh y en Francia un 10,3% hasta los 135,5 euros el MWh. En España, en el pool de este viernes el MWh ha alcanzado un precio medio diario de 216 euros y un precio máximo de 230 euros.

Leslie Palti-Guzman, presidenta de la consultora energética Gas Vista LLC, ha declarado a Bloomberg que la actual crisis "es una mala noticia" para los gobiernos y consumidores europeos, los cuales tendrán que "lidiar" con unos unos precios del gas y la electricidad elevados "el resto del invierno".

Oysten Kalleklev, director ejecutivo de Flex LNG, una transportista de gas natural licuado, ha comentado este jueves que actualmente "existe una competencia global por el gas".

El precio del gas de Estados Unidos, otro de los mayores productores, no está registrando ni de lejos las cifras de los mercados asiático y europeo, aunque sí está en una tendencia alcista.

El suministro a corto plazo es el mayor de los riesgos

Si bien el suministro a medio y largo plazo está prácticamente asegurado gracias a los contratos a futuros, es el corto plazo el que está provocando esta guerra por el gas.

El nivel de gas en las reservas de los países de Asia y Europa es más bajo de lo habitual. Ante el riesgo de que este invierno sea más frío que anterior —dejó las reservas nacionales de gas mermadas—, algunos países como Japón o India han querido curarse en salud y están llenando sus reservas ahora para evitar que la escalada de precios les pille dentro de un par de meses en la cresta de ola.

Una empresa compra centrales eléctricas para minar bitcoins con la quema de residuos de carbón

Esta compra a corto plazo, más cara que los contratos a futuros, es una de las causantes de que el combustible haya experimentado una subida tan vertical esta semana.

Rusia, principal exportador de gas a Europa y Asia, calcula que el suministro que ofrece Gazprom crecerá un 10% con respecto del año pasado, superando así las expectativas de la propia compañía.

En este contexto, España ha realizado algunos movimientos para poder encajar las posibles abatidas del mercado eléctrico este invierno.

Además de rellenar las reservas de gas —actualmente en un 72,94% según indica AGSI+, por debajo de la media europea que se sitúa en un 74,71%—, el gobierno y las eléctricas Enagás y Naturgy han tenido contactos con Argelia y la empresa estatal Sonatrach para asegurar y ampliar el suministro a través del gasoducto de Medgaz, que transcurre bajo el mar de Alborán, según ha sabido El Economista.

Otros artículos interesantes:

España plantea a Bruselas crear un mecanismo unificado de compra de gas natural, similar al de la adquisición de vacunas, para esquivar la escalada de precios

Los precios récord del gas y la electricidad en Europa son un anticipo de lo que le espera al mercado global de las materias primas, según Goldman Sachs

España debate sobre la creación de una empresa pública de energía: así son 5 de las compañías estatales de electricidad más importantes del mundo

Te recomendamos

Y además