Todo lo que necesitas saber del 'impeachment' a Donald Trump que ha comenzado esta semana

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Europa Press

  • El impeachment es parecido, aunque no comparable, a una moción de censura. Dura varios meses y será un juicio político en la Cámara de los Representantes y en el Senado.
  • Los demócratas tienen mayoría simple en la Cámara, pero no en el Senado, donde necesitarán veinte tamayazos para sacar adelante una resolución revocatoria.
  • De los tres que han sido acusados en la historia, nunca un presidente ha sido cesado fruto de un impeachment. Nixon dimitió antes de verse en esta tesitura tras el escándalo Watergate.
  • Los demócratas acusan a Trump de haber intentado presionar a un Gobierno extranjero (Ucrania) para que investigue un presunto caso de corrupción que implica a un rival político, el demócrata Joe Biden.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El epílogo de la era Trump podría haber comenzado. 

Después de casi cinco meses de investigación sobre el Ucraniagate, la Cámara de los representantes de EEUU, con mayoría Demócrata, ha aprobado este miércoles la apertura formal del juicio político impeachment al presidente Donald Trump, un proceso de destitución que podría acabar con la estancia del republicano en la Casa Blanca.

Leer más: Trump habría admitido a sus colaboradores íntimos que le preocupa que el impeachment pueda arruinar su currículum

Lo cierto es que, al margen de la cobertura e innegable importancia del proceso —sólo dos presidentes se habían sometido al impeachment en toda la historia de la democracia estadounidense—, lo más probable es que el Partido Republicano, con mayoría en el Senado, bloquee el juicio político ya en sus estertores, pero nadie da todavía la batalla por perdida.

Esto es lo que debes saber sobre este proceso.

¿Qué es un 'impeachment'?

El comité que ha anunciado los cargos contra Trump.El comité que ha anunciado los cargos contra Trump.
El comité que ha anunciado los cargos contra Trump.
REUTERS/Jonathan Ernst

El impeachment o juicio político es una figura propia de sistemas presidencialistas para arrebatar el poder al presidente. Aunque es parecido a una moción de censura —en su vertiente española—, existen varias diferencias clave.

En el caso de España, cuando las Cortes inician una moción es el Congreso quien vota si retirarle o no el apoyo al presidente. De hacerlo, elige a otro mandatario para sustituirlo, como ocurrió con Pedro Sánchez en mayo de 2018.

Leer más: Macron y Trump pactan una tregua por la tasa Google hasta que se imponga una alternativa internacional a finales de año

Pero, si el impeachment contra Trump sale adelante, éste no se vería sustituido a tenor de lo que decida la Cámara de Representantes: hasta que terminara la legislatura, asumiría el cargo de presidente el hasta ahora vicepresidente de la administración Trump, Mike Pence. En caso de rechazarlo, el cargo de presidente seguiría la línea de sucesión.

Precisamente Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de los Representantes y miembro del Partido Demócrata, es la tercera autoridad del país y por tanto sería la tercera en línea de sucesión.

El 'Ucraniagate' y el inicio de la polémica

Wikimedia Commons/Presidential Office of Ukraine

Si la campaña presidencial de Donald Trump en 2016 estuvo llena de teorías de la conspiración sobre injerencias extranjeras, el último suspiro de su Gobierno no iba a ser menos.

El 25 de julio de 2019, cerca de un año antes de las elecciones, Trump llamó por teléfono al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. El eslavo acababa de ganar las generales ucranianas con un discurso abiertamente anti-Putin y una política conservadora para la región, con varios frentes abiertos en la República del Donetsk y el óblast de Luhansk, de influencia rusa.

Leer más: Trump presionó al primer ministro de Australia para ayudar al fiscal general Barr a investigar los orígenes de la trama rusa

Trump necesitaba asegurarse una campaña electoral sencilla para revalidar el cargo, y Zelenski podía estar interesado en un aliado poderoso que le ayudase a enfrentar el telón ruso. Así, la famosa llamada telefónica, lejos de ser una simple felicitación por ganar las elecciones, se convirtió en una presunta presión de Trump para que el Gobierno de Ucrania investigase a Joe Biden, potencial rival en las presidenciales de 2020, y a su hijo Hunter.

Así empezó el conocido como Ucraniagate, denunciado por un confidente anónimo. Según la instrucción del impeachment, Trump habría presionado a Ucrania condicionando una ayuda militar de casi 400 millones de dólares al inicio de la investigación a los Biden.

La investigación

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.
Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.
REUTERS/Jonathan Ernst

Tras las declaraciones de este nuevo Garganta Profundael Partido Demócrata abrió una investigación contra Trump el 24 de septiembre. Durante los dos meses siguientes, la comisión de la Cámara escuchó a una decena de testimonios durante audiencias a puerta cerrada, primero, y públicas, después.

Varias declaraciones indirectas de diplomáticos o funcionarios de la Administración confirmaron las presiones de Trump sobre Kiev, pero la guinda del pastel fue la del embajador de EEUU ante la Unión Europea, Gordon Sondland.

Leer más: La presidencia de Trump se desintegra tras sufrir los 30 peores días de su mandato

El empresario, elegido ad hominem para el cargo, aseguró que el presidente estaba presionando a Ucrania a través de los diplomáticos estadounidenses. Según su declaración, tanto él como sus compañeros en Europa tuvieron que trabajar con el abogado personal de Trump, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, en una estrategia de presión contra el presidente Volodímir Zelenski.

Leer más: Davos: Trump amenaza con aplicar aranceles a los coches europeos si no hay un acuerdo comercial con la UE

La estrategia de la Casa Blanca, de acuerdo con la declaración de Sondland, fue la siguiente.

Por un lado, Giuliani exigiría (a través de Mike Pence) al Gobierno de Kiev que anunciara públicamente una investigación sobre Burisma, una compañía de gas ucraniana que tenía a Hunter Biden (hijo de Joe Biden) como miembro de la junta directiva. Por otro lado, y a cambio de este servicio para desacreditar a sus rivales políticos, Trump enviaría a Zelenski 391 millones de dólares en concepto de "ayuda para la seguridad de Ucrania".

Según esta teoría, las solicitudes de Giuliani constituyeron un quid pro quo (una cosa a cambio de otra) para arreglar la visita ucraniana a la Casa Blanca. No obstante, lo cierto es que el Gobierno de Kiev no llegó a anunciar ninguna investigación contra los Biden y Washington no llegó a mandar los casi 400 millones de dólares, por lo que es difícil demostrar su relación.

El juicio en la Cámara de Representantes

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.
Reuters

Pero sí fue suficiente para justificar un juicio político. O al menos así lo creyó el Comité Judicial del Congreso, que el 10 de diciembre aprobó dos artículos (cargos) de impeachment contra Trump.

A sus ojos, el presidente cometió "abuso de poder" al pedir a un país extranjero que investigara a un rival político y puso en peligro la integridad democrática de las elecciones de noviembre del 2020. Además, Trump habría "obstruido" el funcionamiento del Congreso al impedir a los miembros del Gobierno que testificaran en el juicio (en referencia a su jefe de gabinete, Mick Mulvaney, y al exconsejero de Seguridad Nacional, John Bolton, que se negaron a declarar frente al Comité).

Leer más: El 'impeachment' contra Trump, aprobado: la Cámara de los Representantes de los EE. UU. acusa al presidente de abuso de poder y obstrucción al Congreso

Dos acusaciones que la Cámara ya ha ratificado. A pesar de varias deserciones esperadas, los demócratas contaban con una cómoda mayoría (233 escaños frente a 197), lo que supuso el inicio formal del impeachment sobre las actas.

Donald Trump ya es el tercer presidente en la historia de EEUU en ser acusado por el Congreso, después de Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1998), ambos absueltos. En 1974 Richard Nixon dimitió antes de la votación en la Cámara.

Protagonistas

La Administración Trump, reunida en la Casa Blanca.La Administración Trump, reunida en la Casa Blanca.
La Administración Trump, reunida en la Casa Blanca.

REUTERS/The White House

  • Donald Trump. El presidente de los EEUU que llamó a Zelenski y ordenó la investigación sobre la empresa Burisma.
  • Mike Pence. El vicepresidente fue el principal intermediario entre Trump y los ucranianos, ya que fue él quien declaró que Ucrania debía investigar la corrupción para obtener el apoyo de Estados Unidos.
  • Jennifer Williams, funcionaria del Departamento de Estado que escuchó la llamada del 25 de julio —testificación ante el Congreso—.
  • Mike Pompeo, secretario de Estado. Estuvo presente en la llamada del 25 de julio con Ucrania y está acusado de tergiversar su participación y obstruir las investigaciones del Congreso al respecto.
  • Laura Cooper, funcionaria del Pentágono. Laura declaró que el Departamento de Defensa conocía el destino y bloqueo de los 400 millones de dólares en julio, casi un mes antes de lo que se había informado en un principio.
  • El denunciante anónimo. Llave del caso, principal denunciante y todavía desconocido, aunque los rumores lo relacionan con un exagente de la CIA.
  • Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos en la Unión Europea. Era uno de los "hombres de Trump", pero testificó que la presión sobre Ucrania para investigar a los Bidens era "insidiosa" y podría ser ilegal.
  • Volodímir Zelenski. El presidente de Ucrania fue elegido este abril en una plataforma de limpieza de la corrupción y sería el interlocutor principal de Trump.
  • Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes (Demócrata). Es quien guía la investigación de juicio político en la Cámara de Representantes.
  • Mitch McConnell, su homólogo (Republicano) en el Senado.
  • Joe Biden, candidato presidencial demócrata de 2020 que se enfrentó a las relaciones entre Estados Unidos y Ucrania en época de la Administración Obama.
  • Hunter Biden, hijo mayor de Joe. Formó parte de la junta directiva de la compañía energética ucraniana Burisma Holdings desde 2014.

¿Qué va a pasar ahora?

Donald Trump, el fiscal general, Jeff Sessions, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross.Donald Trump, el fiscal general, Jeff Sessions, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross.
Donald Trump, el fiscal general, Jeff Sessions, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross.
Andrew Harnik/AP

Andrew Harnik/AP

Para que Trump sea destituido de su cargo, dos tercios del Senado de los Estados Unidos, 67 miembros, deben votar para condenarlo por artículos de juicio político. Actualmente, el Senado consta de 53 republicanos, 45 demócratas y dos independientes alineados con los demócratas.

La oposición necesitaría convencer a 20 republicanos, y no parece probable que pueda lograrlo.

Si Trump no es acusado, o acusado pero no condenado en el Senado, permanecerá en el cargo y quedará en manos del pueblo estadounidense reelegirlo en las elecciones 2020. Su rival podría ser precisamente Joe Biden, lo cual daría una pista sobre por dónde va a discurrir la campaña.

LEER TAMBIÉN: 8 claves para entender qué es el impeachment y saber cómo se defenderá Trump o cómo afectará a su campaña si consigue conservar el cargo

LEER TAMBIÉN: El 'impeachment' contra Trump, aprobado: la Cámara de los Representantes de los EE. UU. acusa al presidente de abuso de poder y obstrucción al Congreso

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Donald Trump
  2. Estados Unidos
  3. Política internacional
  4. Trending
  5. Top
  6. Listas
  7. Justicia