Pasar al contenido principal

El ingeniero español que lidera el área de innovación de Dropbox en Europa cree que la productividad de las empresas se está aplanando: "Parece que trabajamos para la tecnología y no al revés"

Paulo Rodríguez, responsable de Innovación de Dropbox EMEA.
Paulo Rodríguez, responsable de Innovación de Dropbox EMEA. Dropbox

  • El ingeniero informático español Paulo Rodríguez dirige el equipo de innovación de Dropbox en Europa, Oriente Medio y África (EMEA).
  • Antes de empezar a trabajar para esta plataforma digital que permite almacenar y compartir archivos en la nube, Rodríguez había pasado por Google, Amazon o Symantec, entre otras.
  • "Antes del coronavirus, apostar por las herramientas colaborativas era arriesgado, pero ahora la gente ve las consecuencias", explica Rodríguez en una entrevista con Business Insider España.
  • La compañía estadounidense cuenta con 600 millones de usuarios a nivel global y, en el primer trimestre del año, tuvo unos ingresos de 455 millones de dólares (unos 405 millones de euros al cambio actual), lo que supone un crecimiento del 18% respecto al año anterior.
  • Descubre más historias en Business Insider España

El teletrabajo, aunque inevitablemente impuesto a causa de la pandemia de coronavirus, ha abierto nuevas oportunidades a multitud de empresas que solo se lo habían planteado como una posible opción. Una realidad que ya conocían muchas compañías tecnológicas, pero que no había llegado a otros muchos sectores.

Ahora que los trabajadores pueden volver a la oficina, es momento de poner el foco en la parte positiva que ofrece, ya no tanto el teletrabajo, sino el "trabajo distribuido".

Así lo entiende Paulo Rodríguez, que lidera desde 2014 el área de Innovación en Europa, Oriente Medio y África (EMEA) de Dropbox, una plataforma de colaboración para trabajar en equipo con 600 millones de usuarios a nivel global.

Actualmente, este ingeniero informático se ocupa desde Dublín de un equipo de 15 personas que trabajan desde 4 ciudades distintas para desarrollar soluciones adaptadas a empresas que quieren mejorar sus políticas de seguridad o explorar las capacidades para compartir datos a nivel interno, entre su plantilla. 

"Nos enfocamos demasiado en trabajar desde casa y realmente lo que necesitamos es que el trabajo se vuelva más distribuido, permitiéndote trabajar desde tu hogar, tu segunda residencia o incluso desde otro país", explica Rodríguez en una entrevista con Business Insider España.

"Lo positivo que sacaremos de todo esto es que los empresarios empezarán a plantearse tener a la mitad de la plantilla en la oficina y una mayor flexibilidad en los horarios", añade este gallego que, antes de entrar en Dropbox, trabajó en Oracle, Symantec, Amazon y Google.

Leer más: Así es trabajar en algunas de las empresas más flexibles de España: desde teletrabajo a días libres por tu cumpleaños

En palabras de Rodríguez, había una necesidad de pasar por este proceso para que todo el mundo "realmente" entendiera que el trabajo colaborativo es una necesidad que hay que cubrir, ya que no solo hace que aumente la productividad de los trabajadores, sino que, sin él, no puede haber equipos distribuidos.  

Antes del coronavirus, apostar por las herramientas colaborativas era arriesgado, pero ahora la gente ve las consecuencias y es más fácil convencer de la importancia de su uso”, apunta. "Se dan cuenta de que esto era algo necesario, porque a los que habían invertido les ha ido mejor y han podido centrarse en su negocio".

El principal problema: la reticencia al cambio

"Desde un punto de vista de negocios, no hemos trabajado lo suficiente con nuestras empresas para hacerlas flexibles al cambio", señala. Rodríguez considera que el problema principal para dar el salto a la nube se encuentra en la reticencia al cambio, algo que no solo ocurre en España, sino que es un "problema universal" en mayor o menor grado, siendo los nórdicos los más adelantados.

Leer más: Cerveza gratis, servicio de lavandería y billar: así se trabaja en las tecnológicas de moda en Dublín

"Cuando alguien trae una nueva tecnología o una nueva idea a la empresa, el resistirnos al cambio ralentiza un poco todo y hay una diferencia muy grande entre las compañías que tienen el proceso de cambio muy incorporado y las que no".

Al fin y al cabo, explica, no es un problema tecnológico, sino de cultura empresarial y de la gestión.

Algo está fallando si trabajamos para la tecnología y no al revés

Algo que Dropbox ha notado en los últimos tiempos es que la productividad ha empezado a aplanarse, pese a toda la tecnología que está al alcance de las empresas. Y han asumido que algo está fallando.

"Parece que la tecnología no trabaja para nosotros, sino que nosotros trabajamos para ella, y eso no puede ser", señala Rodríguez.

Leer mesa: Paulo Rodríguez, el español al frente de la innovación de Dropbox en Europa, hizo 100 entrevistas antes de elegir al primer miembro de su equipo: esta es la pregunta que determinó la decisión

Lo importante, señala, es que las compañías de software hagan que sus herramientas trabajen para los usuarios y puedan así facilitarle la labor a la gente que está intentando impulsar proyectos.

"¿Cómo les apoyamos? ¿Cómo les quitamos ruido para que ellos se puedan centrar en pensar y en hacer el trabajo creativo? Yo quiero que un diseñador diseñe y busco si puedo darle 10 minutos más quitándole notificaciones y facilitarle ser más productivo".

Según subraya el joven español, a diferencia de sus competidores (a los que califica de frenemies, en inglés la unión de las palabras amigos y enemigos), Dropbox no restringe al usuario a trabajar con un tipo de herramientas en concreto, porque la realidad es que va a necesitar utilizar múltiples y de distintas empresas, como Microsoft, Google, Slack, Zoom o Trello. Por tanto, lo que hace es permitirle hacer uso de la que necesite en cada momento sin tener que depender de una sola empresa. 

"Nuestro trabajo es ayudar al usuario a que saque su trabajo adelante y, si para eso tenemos que hacer alianzas con nuestros competidores, es porque el foco tiene que estar en el usuario, que es a quien servimos y quien decide".

Dropbox hizo públicos el mes pasado sus resultados financieros del primer trimestre, en el que logró unos ingresos de 455 millones de dólares (alrededor de 405 millones de euros al cambio actual), lo que supone un crecimiento del 18% respecto al año anterior.

En España, la compañía estadounidense trabaja con clientes como Mazars, Mediapro, IESE o Ausolan.

Y además