Declaración de la renta en 2022: estos son los ingresos mínimos que te obligan a presentarla

Una oficina de la Agencia Tributaria

La campaña de la renta 2021 arranca el próximo 6 de abril de 2022, y todo el calendario ya está disponible y en manos de los contribuyentes.

Tienes hasta el 27 de junio (si el resultado de la declaración sale a ingresar por domiciliación bancaria)o hasta el 30 de junio (todas las declaraciones restantes), para superar este trámite, ya sea de forma presencial o a través de internet.

Todo lo que debes hacer si Hacienda no te ha devuelto el dinero de la declaración de la renta del año pasado

Es también posible que no te veas obligado a presentar la declaración de la renta. Para ello debes cumplir una serie de supuestos en cuanto a ingresos e importes que se explican a continuación. 

A continuación, se detallan qué ingresos e importes mínimos te hacen presentar la declaración de la renta en 2022, según cada caso.

Rendimientos íntegros del trabajo

Tendrás que entregar la declaración cuando estos ingresos superen los 22.000 euros al año, siempre y cuando tengas un solo pagador.

En este apartado se tienen en cuenta las pensiones, pensiones compensatorias, haberes pasivos y anulidades por alimentos.

Si se da la circunstancia de que tienes 2 o más pagadores,el límite es también de 22.000 euros anuales.

¿Eres propietario de un piso vacío? Este es el castigo al que te enfrentas con la nueva ley de vivienda

Eso sí, en este casolas sumas del segundo pagador y de los restantes, en orden de cuantía, no deben superar en conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales.

Hay otro límite, en este caso de 14.000 euros anuales, si se reciben ingresos por parte de 2 o más pagadores, y si las sumas del segundo y de los posteriores pagadores superan la cuantía de 1.500 euros al año en su conjunto.

Rendimientos íntegros del capital mobiliario

En este apartado el límite se fija en 1.600 euros anuales. Si superas dicha cantidad estarás obligado a declararlo.

Aquí se enmarcan los dividendos de acciones, los intereses en cuenta y las ganancias patrimoniales.

Por ejemplo, se tienen en cuenta aquellas ganancias derivadas de las participaciones en fondos de inversión, además de premios, concursos y juegos.

Rentas inmobiliarias imputadas

Aquí se cuentan los rendimientos de capital mobiliario no sujetos a retención, además de letras del tesoro y subvenciones dirigidas a la compra de vivienda de protección oficial.

En todos estos casos el límite se fija en 1.000 euros anuales. De no llegar a esta cifra, el contribuyente no está obligado a presentarlo en su declaración.

Además, aquellos que reciben ganancias del trabajo, de capitalo de otras actividades que en su conjunto no superen los 1.000 euros anuales, tampoco están obligados a presentar la declaración de la renta en ningún caso.

Al no presentar la declaración pierdes tu derecho a obtener deducciones y reducciones. Por tanto, aunque no estés obligado, hacerlo te puede suponer una pequeña ayuda económica.

Otros artículos interesantes:

Modelo 145 de Hacienda: la clave de tus retenciones de IRPF

La mayor deducción en la declaración de renta que no te puedes perder

Esta es la nueva fórmula que están utilizando las empresas para pagar menos impuestos

Te recomendamos