Pasar al contenido principal

La gran revolución sobre los impuestos a las tecnológicas que podría costar millones de euros a Amazon, Facebook o Google comienza a hacerse realidad en Europa

El presidente francés Emmanuel Macron y Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.
El presidente francés Emmanuel Macron y Mark Zuckerberg, CEO de Facebook. Reuters
  • La posibilidad de que las grandes empresas tecnológicas como Amazon, Apple, Facebook o Google tengan que pagar miles de millones de euros en impuestos en Europa ha aumentado este jueves.
  • Francia ha impulsado sus planes para gravar los ingresos de las grandes tecnológicas con la aprobación parlamentaria de una ley que prevé generar 563 millones de euros más en ingresos para el Gobierno galo.
  • Reino Unido está sopesando propuestas similares y Boris Johnson, el probable próximo primer ministro, ha dado a entender que apoya esta idea.
  • El Gobierno español ha anunciado que sigue adelante con sus planes de poner en marcha la llamada tasa Google tras ser aprobada y decaer ante la convocatoria de las últimas elecciones, después de que la OCDE haya respaldado medidas similares.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los planes para hacer que las grandes empresas tecnológicas paguen miles de millones de euros más en impuestos en Europa han dado un paso importante este jueves.

En Francia, la Cámara Baja aprobó un pionero proyecto de ley destinado a gravar los ingresos, en lugar de los beneficios, de empresas como Amazon, Apple, Facebook y Google, según AP.

Mientras, el favorito para convertirse en el próximo primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha dado a entender su apoyo a aprobar  propuestas similares en su país, donde hay un creciente descontento por la cantidad de impuestos que pagan las gigantescas empresas estadounidenses.

Leer más: Así es la 'tasa Google' que propone Francia, que recaudaría menos de la mitad que la española

La idea de un impuesto sobre los ingresos está diseñada para combatir los complejos esquemas que la mayoría de las empresas tecnológicas de EE.UU. utilizan para evitar pagar más impuestos.

Las empresas de tecnología evitan parte de la carga fiscal al canalizar sus ventas a través de una filial en un país con impuestos más bajos, como Irlanda. Sus filiales reportan ingresos basados ​​en servicios que prestan a la matriz, lo que resulta en ingresos y beneficios drásticamente más bajos y, por lo tanto, en un impuesto de Sociedades más bajo.

Para cerrar ese vacío legal, Francia prevé gravar las ventas en su país de empresas digitales que superen los 750 millones de euros de ingresos globales y los 25 millones en Francia. París prevé que podría recaudar con esta medida unos 563 millones de euros para las arcas públicas cada año.

El proyecto de ley que incluye este impuesto fue aprobado por la Cámara Baja del Parlamento de Francia este jueves. Se presentará ante el Senado la próxima semana, donde se espera que reciba luz verde, según AP.

Bruno le Maire, el ministro de Finanzas del gobierno de Emmanuel Macron, aseguró en marzo que el impuesto era una cuestión de "justicia".

"Estos gigantes digitales usan nuestros datos personales, obtienen enormes ganancias de estos datos" y "luego transfieren el dinero a otro lugar sin pagar la cantidad justa de impuestos".

 

Boris Johnson, the man most likely to be Britain's next prime minister.
Boris Johnson Getty

Lejos de allí este mismo jueves, el hombre que probablemente sea el nuevo primer ministro de Reino Unido dio a entender que apoyará propuestas similares, que actualmente ya se están considerando en su país.

En octubre, el ministro de Finanzas Philip Hammond afirmó que Reino Unido gravaría el 2% de los ingresos generados a partir de los usuarios británicos en un nuevo "impuesto a los servicios digitales", que podría generar hasta 400 millones de libras (unos 445 millones de euros) al año para el Tesoro del país.

A Johnson parece gustarle la idea.

"Es muy injusto que los negocios tradicionales estén hasta arriba de pagar impuestos mientras que los gigantes de internet, los FAANGs - Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google - están pagando casi nada", afirmó en un mitin durante las primarias conservadoras, según Reuters.

Leer más: La tasa Google tendrá un impacto de hasta 665 millones en los consumidores según las compañías, pero su cálculo esconde una pequeña trampa

"Tenemos que encontrar una manera de que los gigantes de internet paguen impuestos sobre sus ingresos, porque en este momento es simplemente injusto".

Las palabras de Johnson fueron bien recibidas por Damian Collins, el legislador británico que ha sido implacable en su intento de que Facebook responda por la violación de datos de Cambridge Analytica. "Las grandes empresas de tecnología deberían pagar un nivel de impuestos que se relacione directamente con el enorme valor de los negocios que hacen en Reino Unido", tuiteó este viernes.

El apoyo a un impuesto a las tecnológicas trasciende las divisiones entre partidos.

El líder laborista Jeremy Corbyn tuiteó un sarcástico mensaje de 25 cumpleaños para Amazon este viernes. Aparecía firmando una tarjeta que contenía el mensaje: "Le debes al pueblo británico millones en impuestos para pagar los servicios públicos de los que depende. Por favor, paga la parte que te corresponde".

 

 

Tanto Francia como Reino Unido han anunciado que prevén que sus planes convenzan a otros países. Hay negociaciones en marcha entre el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para reformar el sistema que define cómo pagan impuestos las empresas.

Las grandes empresas tecnológicas no se han sorprendido ante la idea de pagar miles de millones más en impuestos. Cuando el ministro Philip Hammond anunció su propuesta, TechUK, el lobby británico que cuenta con Facebook, Amazon y Google entre sus miembros, afirmó: "El tipo de impuesto propuesto será malo para la inversión y malo para la economía de Reino Unido".

En España, las empresas tecnológicas han hecho uso de la misma retórica para intentar frenar la aprobación de una medida similar, que en este país ha recibido el nombre de tasa Google. Esta medida, cuyo estudio se inició con Cristóbal Montoro como ministro de Hacienda, ya fue aprobada en enero, pero no llegó a entrar en vigor debido a la convocatoria de elecciones anticipadas.

Recientemente, el Gobierno en funciones redobló sus esfuerzos para que la medida se haga realidad en 2020, incluso antes de recibir el respaldo de la OCDE. Sin embargo, esas intenciones han provocado que España reciba amenazas directas del presidente de EE.UU. Donald Trump, que aseguró que respondería con dureza ante nuevos impuestos a las compañías estadounidenses.

Y además