Pasar al contenido principal

Por primera vez en 150 años el índice de referencia del mercado de bonos entra en negativo

Nerviosismo en los traders de Wall Street ante el coronavirus.
Reuters
  • Si las bolsas están retrocediendo fuertemente como no se había visto en los últimos 7 años, el mercado de bonos ha trazado un hito absolutamente histórico en medio de las preocupaciones que está generando el coronavirus en todo el mundo.
  • Después de la bajada de tipos de interés urgentemente por parte de la Reserva Federal, la rentabilidad de los bonos a 10 años, que se toma siempre como la referencia histórica de la renta fija en las transacciones financieras de todo el mundo, cayó por debajo del 1%. 
  • Según el trabajo histórico de Robert Shiller, economista ganador del Premio Nobel de Economía en la Universidad de Yale que ha reconstruido la evolución de los tipos de interés a 10 años en el país norteamericano desde 1871, nunca antes se había visto un porcentaje tan bajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si las bolsas están retrocediendo fuertemente como no se había visto en los últimos 7 años, el mercado de bonos ha trazado un hito absolutamente histórico en medio de las preocupaciones que está generando el coronavirus en todo el mundo.

Después de la bajada de tipos de interés urgentemente por parte de la Reserva Federal, la rentabilidad de los bonos a 10 años, que se toma siempre como la referencia histórica de la renta fija en las transacciones financieras de todo el mundo, cayó por debajo del 1%. 

Según el trabajo histórico de Robert Shiller, economista ganador del Premio Nobel de Economía en la Universidad de Yale que ha reconstruido la evolución de los tipos de interés a 10 años en el país norteamericano desde 1871, nunca antes se había visto un porcentaje tan bajo. Ni siquiera ante eventos trascendentales que sacudieron al país desde la presidencia de Ulysses S. Grant. Nunca antes se había visto el precio del dinero tan barato. 

La decisión de hacer un recorte de tipos de emergencia no fue bien recibida y parece haber sido interpretada por los mercados como una medida de desesperación. En este sentido, aunque hay pocas referencias de medidas similares, las reducciones de tipos por sorpresa han conllevado condiciones extremas para los mercados. 

Cuando la Reserva Federal presidida por Alan Greenspan hizo una reducción de tipos inesperada en octubre de 1998, en un intento por revivir los mercados de renta fija, el S&P 500 ganó un 50% en los próximos 18 meses. Desde entonces, su decisión se empezó a calificar como un grave error al desatarse el estallido de la crisis de las puntocom

Mientras tanto, el recorte de emergencia en enero de 2008, a medida que la crisis financiera mundial comenzó a ser más palpable, hizo poco o nada para ayudar aliviar la situación de por aquel entonces. La recesión llegó y las acciones caerían un 50% antes de volver a recuperarse. 

Charlene Malik, Gestora de Carteras, TwentyFour AM señala que en el espacio crediticio, el índice iTraxx Crossover (una cesta de 75 CDS de las empresas europeas con mayor liquidez) se ha ampliado en casi 40 puntos porcentuales desde el cierre en 219 puntos porcentuales el viernes hasta 256 el pasado día 26. 

Esto es una señal de que los participantes en el mercado “están comprando protección”, comenta. Otros mercados de bonos han reaccionado de manera similar, con la ampliación de 46 puntos básicos del US High Yield Index asset swaps hasta 375 pb, el European HY Index, que ha aumentado 33 pb a 303 pb, y el Coco Index que actualmente se sitúa en 364 puntos básicos tras alcanzar hace dos semanas los 313 puntos básicos. 

Leer más: 5 activos donde se han refugiado los inversores para protegerse ante la tormenta de los mercados por el coronavirus

No hay indicios positivos

Los signos iniciales tras la última reducción de tipos imprevista no son saludables, tal y como informaba recientemente la agencia Bloomberg. La política monetaria no puede ayudar directamente con un problema de salud pública. La intención era mitigar las presiones financieras que podrían surgir ante que el efecto económico del coronavirus fuera más severo. La caída posterior en los mercados bolsas sugiere que estas presiones aún no se han mitigado.

Aun así, está medida tomada por la institución monetaria estadounidense alivió mucha presión alcista sobre el dólar, estrechando la brecha entre los rendimientos de los bonos estadounidenses y los alemanes hasta niveles que no se veían desde el verano de 2016. 

Esto ayudó a impulsar un fuerte debilitamiento continuo del dólar. También intensificó la sensación de que las condiciones financieras de Estados Unidos están convergiendo con las de Japón y la zona euro, donde los rendimientos bajos o negativos han sido la norma por un tiempo.

Ante este esquema desde UBS exponen que en Renta Fija, han reducido “el riesgo crediticio y posicionado las estrategias para beneficiarnos del aumento de la demanda de bonos gubernamentales y corporativos de alta calidad”. De ahí a que se centren en los mercados desarrollados y emergentes, donde “los bancos centrales todavía tienen la posibilidad de gestionar el riesgo a la baja mediante el uso de nuevas políticas acomodaticias”, como ya se está observando.
 

Y además