"Estamos al borde del precipicio": la industria tecnológica de EEUU se prepara para una caída histórica por la retirada de inversores, los inminentes despidos y el desplome de las acciones

La industria de la tecnología se está preparando para una ola de reducción de costes y pérdida de empleos.
La industria de la tecnología se está preparando para una ola de reducción de costes y pérdida de empleos.

Halfdark/Getty Images; Hollis Johnson/Insider

Muchas cosas pueden cambiar en unos pocos meses.

En enero, la prometedora startup de servicios financieros B2B MainStreet llevó a toda su plantilla a Maui (Hawái, Estados Unidos) para pasar una semana de vacaciones en un lujoso resort. Había captado 60 millones de dólares en una ronda de financiación de serie A en 2021, y se preparaba para una serie B de cuantía similar en los próximos meses, según explicaron los ejecutivos de la empresa a sus empleados.

Sin embargo, un mes más tarde, Rusia invadió Ucrania, aumentando la agitación económica en todo el mundo y alimentando un creciente pesimismo sobre la estabilidad del sector tecnológico. Cuando la ronda serie B de MainStreet se llevó a cabo, el resultado fue significativamente peor de lo esperado, por lo que la empresa despidió a 50 empleados, es decir, más o menos un tercio de su plantilla, según publicó Business Insider.

La industria tecnológica vivió auge extraordinario durante la pandemia, prolongando una carrera alcista que comenzó unas décadas atrás. Gigantes como Amazon y Apple alcanzaron máximos históricos en el mercado, mientras que las startups y empresas no cotizadas recibían financiación a espuertas tanto del mundo del capital riesgo como de hedge funds

Pero ahora, tras la subida de los tipos de interés, los problemas de la cadena de suministro y la inflación, los actores más importantes de la industria tecnológica tienen la sensación de que los buenos tiempos están llegando a su fin, y que estamos ante un ciclo descendente que solo se produce una vez en una generación. 

Algunos inversores y expertos del sector advierten de que pueden producirse despidos en todos los ámbitos, desde los gigantes tecnológicos que ya cotizan en bolsa hasta las startups.

"Esta será una de las 3 correcciones más importantes de los últimos 20 años, junto con la Gran Recesión de 2008/2009 y la crisis de las puntocom del año 2000", afirma David Sacks, cofundador y socio de Craft Ventures. 

Los mercados bursátiles se tambalean

Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Algunos de los principales actores ya están reduciendo sus costes y contrataciones.

Hace unos días, Facebook informó a los empleados de un parón en la contratación de ingenieros, como ya publicó Business Insider. Su director financiero, Dave Wehner, advirtió entonces que la reducción de los objetivos de contratación "afectará a casi todos los equipos de la empresa". Y a finales de abril, el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, habló con la prensa y afirmó lo siguiente: "Pasamos rápidamente de tener poco personal a tener demasiado".

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, también ha realizado varias advertencias sobre los cambios en el mercado. "La mayoría de la gente subestima lo notable de esta carrera alcista. Estas cosas son imparables... hasta que no lo son.  Los mercados enseñan. Las lecciones pueden ser dolorosas", tuiteó el 30 de abril.

Estamos en un momento en el que se está produciendo un giro brusco para el sector. Empresas tecnológicas destacadas como Zoom, Okta, Block y Twilio duplicaron sus plantillas de 2019 a 2021, y el precio de sus acciones se duplicó igualmente desde principios de 2020 hasta noviembre de 2021. Pero desde entonces, los precios de sus acciones han perdido cada una alrededor de la mitad de su valor.

Netflix también duplicó el precio de sus acciones de 2019 a 2021, pero ha experimentado una caída del 70% desde noviembre, por lo que también ha empezado a recortar personal, así como proyectos. La aplicación Robinhood, que salió a bolsa en julio de 2021, ha sufrido un descenso aún más agresivo, despidiendo al 9% de su plantilla (alrededor de 300 empleados) a finales de abril.

Evolución del empleo y de la cotización de las empresas tecnológicas

En esta tabla se refleja el nombre de la compañía, la variación del precio de las acciones entre 2021 y 2022 y la variación del empleo entre 2019 y 2021.

,,,

Algunos expertos consideran que este periodo llevará a una vuelta a valoraciones más racionales tras el frenesí provocado por la pandemia. "Se trata de una corrección del rumbo, ya que la exageración y el pico de uso eran insostenibles", afirma Nitish Mittal, socio del departamento de tecnología de la empresa de investigación Everest Group. "Mucho de esto depende de la premisa central de que la gente está en casa y utiliza estos servicios gran parte del tiempo; eso es simplemente insostenible ahora que nos recuperamos de la pandemia", aclara.

Incluso antes de la pandemia, las elevadas valoraciones y las empresas con mucha caja crearon un entorno de gran demanda de ingenieros y talentos técnicos, lo que provocó una importante inflación salarial en el sector. Keith Hwang, director gerente del fondo de inversión en tecnología Selcouth Capital Management, se pregunta si estos ingenieros tan bien pagados pueden correr ahora el riesgo de sufrir recortes o de perder su empleo.

"Estamos llegando a un punto en el que creo que hemos llegado a un exceso de personal en la parte de programación. En los años 80, todo el mundo quería entrar en la banca, porque en la banca puedes empezar a ganar 100.000 dólares recién salido de la universidad. Y ya vimos lo que pasó: la banca se hundió. Y ahora estamos viendo la misma situación en el software. Todo el mundo y su madre quieren ser programadores", explica Hwang.

Es un mal momento para ser una startup de alto rendimiento en busca de financiación

En los mercados privados, MainStreet no es la única startup que está en peligro.

Esta semana, la aplicación de vídeos de famosos Cameo ha despedido a 87 empleados, aproximadamente una cuarta parte de su plantilla. Thrasio, una startup que enlaza marcas de moda en Amazon y que ha recaudado más de 3.000 millones de dólares, despidió recientemente a aproximadamente una quinta parte de su plantilla.  Y la empresa de apoyo a las startups On Deck ha despedido al 25% de su plantilla, unas 72 personas.

La razón de gran parte de esta situación, según los expertos del sector, es la reducción del capital disponible para las rondas de financiación privadas. La inversión no ha cesado del todo (múltiples inversores de capital riesgo, que desean permanecer en el anonimato, afirman estar trabajando activamente en el cierre de acuerdos), pero hay un nivel de precaución que no existía a principios de año.

El capital riesgo en las startups ascendió a 47.000 millones de dólares en abril de 2022, la cantidad más baja invertida en empresas privadas en los últimos 12 meses, según un informe reciente de Crunchbase.

Las startups ya no pueden depender de las rondas de financiación para mantenerse a flote, y necesitan reconsiderar su gasto y encontrar formas de hacer que sus reservas de caja duren más tiempo. Para algunas, la solución serán despidos masivos. Otras tendrán que cerrar.

En abril, la empresa de pago con un solo clic Fast, que recaudó 120 millones de dólares en capital riesgo, reveló a los inversores que planeaba despedir a más de la mitad de su personal y buscar un comprador. Pocos días después, esta compañía valorada en 11.000 millones de dólares echó el cierre. Aunque su director general, Dom Holland, admitió que había contratado demasiado rápido, algunas personas con acceso a información privilegiada indican que había gastado demasiado en marketing y en lujosos retiros para los ejecutivos

Los rumores sobre nuevos despidos entre las empresas privadas ya se están filtrando. "Las próximas 6-8 semanas van a ser un baño de sangre. Estoy oyendo rumores de muchas empresas que se preparan para despedir al 20-40% de su equipo", tuiteaba JD Ross, cofundador de la plataforma de inversión musical Royal

"Cuanto más cerca están los inversores del mercado público, más desanimados están porque la corrección de dicho mercado en los valores de crecimiento ha sido grave", opina Sacks, director de operaciones fundador de PayPal, que también cofundó la startup Yammer y la vendió a Microsoft en 2012.

David Sacks, CEO y fundador de Yammer.

"Los que están más deprimidos son los hedge funds y demás, porque están en los mercados públicos y cada día se ven más perjudicados", añade Sacks.

Sus predicciones ya se están cumpliendo en el entorno de financiación de las startups. Las startups en la fase semilla recaudaron 3.000 millones de dólares en abril de 2022, según Crunchbase, lo que supone un aumento del 14% interanual. Sin embargo, la cantidad de dinero invertido en las que se encuentran en fase avanzada se ha reducido en un 19% año tras año.

Varios inversores y emprendedores veteranos como Sacks han recurrido a Twitter en los últimos días para impartir sabiduría. "Toda una generación de emprendedores e inversores en tecnología construyó toda su perspectiva sobre la valoración durante la segunda mitad de un increíble mercado alcista de 13 años. El proceso de 'desaprendizaje' podría ser doloroso, sorprendente e inquietante para muchos", tuiteaba el inversor de Benchmark Bill Gurley.

Estamos al borde del precipicio

Algunos inversores ya están estableciendo paralelismos con las crisis de 2000 y 2007. En medio de la crisis financiera de 2008, el titán de la inversión Sequoia Capital advirtió a los fundadores que debían recortar gastos y "gastar cada dólar como si fuera el último". La firma lanzó un mensaje similar a las startups cuando estalló la burbuja de las puntocom en 2000. Muchos comparan ya aquellos momentos con el actual.

"Esto es exactamente lo que ocurrió en el momento de la explosión de las puntocom, en el que todas estas empresas emergentes básicamente no pudieron conseguir financiación porque no había fondos. Todo se agotó", advierte Hwang. 

"Vimos una gran implosión. Empezó con los despidos, y luego se extendió a la economía... y eso es lo que parece ahora, que estamos en el precipicio de eso", añade.

Otros advierten contra el exceso de alarmismo. 

Dan Morgan, gestor de carteras de Synovus Trust Company, afirma que tomarse un respiro después de un aumento masivo de personal en los últimos 2 años es saludable. "Me preocuparía si las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley empezaran a anunciar despidos masivos como en 2001-2002. Pero no estamos ni cerca de eso", indica.

Algunos esperan que esta desaceleración provoque nuevas innovaciones en el futuro. Mark Peter Davis, socio director de la empresa de capital riesgo Interplay, afirma que, a medida que los empleados de las empresas ya consolidadas vean cómo sus opciones de compra de acciones se hunden por la caída de las valoraciones (o sean despedidos directamente), espera que se produzca un "gran repunte" de emprendedores.

"Es probable que en los próximos 12 meses se creen muchas empresas estupendas", opina, y añade que, aunque los despidos son realmente difíciles para los individuos, crearán oportunidades para que los trabajadores cualificados se conviertan en empresarios.

"Este será uno de esos potenciales resquicios de esperanza dentro de toda esta contracción. Hay un verdadero optimismo a medio y largo plazo que sale de esta situación", puntualiza.

Otros artículos interesantes:

6 empresas de tecnología publicitaria que Netflix podría comprar para crear su propio negocio publicitario

La digitalización pospandemia empuja a las empresas hacia tres tecnologías clave

La compañía de alquiler de tecnología Grover se convierte en unicornio: supera los 1.000 millones de dólares de valoración

Te recomendamos