La industria frena máquinas: el aumento extraordinario del precio de la luz y el gas obliga a llevar acabo parones en la producción

Instalación de procesamiento de gas de Gazprom en el campo de gas de Bovanenkovo, Rusia.
Instalación de procesamiento de gas de Gazprom en el campo de gas de Bovanenkovo, Rusia.
Reuters
  • Varias plantas industriales de España han tenido que aplicar parones a la producción debido al encarecimiento del precio de la energía y el gas.
  • En algunas empresas como Sidenor la factura energética ha disparado los costes en un 25%, según ha publicado El País.
  • Para las empresas electrointensivas solo el precio de la energía puede suponer un 60% de los costes totales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El encarecimiento sostenido del precio de la energía a escala global ha comenzado a afectar directamente a la producción de las empresas. Esta semana han sido varias las empresas industriales españolas las que han anunciado que pararán su producción debido al sostenido encarecimiento del precio de la energía.

La última en comunicar parones extraordinarios en su producción ha sido Sidenor. La siderúrgica vasca ha anunciado un parón de 20 días debido a los "desorbitados precios" que está registrando la factura eléctrica, según ha publicado El País.

Sidenor no es la única empresa de producción industrial que se ha visto forzada a frenar en seco su producción debido a la subida de los costes. Ferroatlántica, Fertiberia o Asturiana de Zinc también han visto cómo en los últimos meses se han disparado sus costes de producción por los mismos motivos.

Las empresas electrointensivas consumen grandes cantidades de energía —en algunas puede suponer el 60% de los costes— para poder llevar a cabo su actividad, como es el caso de las siderúrgicas, las empresas de fertilizantes o las azulejeras. Estas compañías no suelen tener contratos a largo plazo con las comercializadoras eléctricas que aporten estabilidad a los costes.

La electricidad no recuperará su precio habitual al menos hasta 2024, según uno de los mayores operadores de gas de Europa

En España, según ha recordado la Asociación de Empresas Grandes Consumidoras de Energía (AEGE), este tipo contratos rozan el 30%. Mientras que en otros países del continente europeo, como Francia o Alemania, este tipo de contratos bilaterales de energía suponen entre el 70% y el 80% del total, según ha dicho el presidente de la patronal, José Antonio Jainaga, en declaraciones recogidas por El País.

No obstante, y al igual que ha ocurrido en otros países de Europa, las eléctricas españolas también han comunicado a sus grandes clientes la intención de revisar al alza, las condiciones fijas de los contratos por el encarecimiento del precio de la energía.

Una crisis energética global

Los parones industriales no están afectando únicamente a España. Otras empresas industriales de Europa, sobre todo las productoras de amoniaco o las que necesitan de amoniaco en su producción, también han tenido que para su actividad. En algunos casos como el de la ingeniera noruega Yara ha llegado a frenar su producción en un 40% debido al exorbitado precio el gas.

El precio de la factura de la luz se dispara ya este año un 25% con respecto a 2020, según la OCU

El amoniaco tiene diversas aplicaciones en la industria, entre las que destacan su utilización para fabricar fertilizantes, papel o plásticos.

Las causas detrás del esta crisis de precios de la energía son el cuello de botella en el mercado europeo y asiático con el compra del gas a corto plazo y el precio histórico de los derecho de emisión de CO2. La cotización de estos derechos también está registrando precios históricos con el precio por emisión de tonelada de carbono a unos 60 euros.

Estos motivos están elevando los costes de producción de las empresas por encima de los ingresos. En el caso de Sidenor, la factura eléctrica se ha triplicado desde el año pasado y ha resultado en un aumento del 25% de los costes de producción. La siderúrgica ha comunicado que ante esta situación resulta "imposible mantener el ritmo de producción".

En el caso de Fertiberia, el elevado precio del gas repercute en la producción de amoniaco y, por tanto, fertilizantes. Su planta de Palos de la Frontera (Huelva) es, de momento, la única que se ha visto obligada a parar durante todo el mes de octubre.

Ferroatlántica ha apagado uno de sus 4 hornos en la planta de Boo de Guarnizo, según ha comunicado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. El propio Revilla ha trasladado la inquietud de los sindicatos ante una posible "deslocalización" de la producción de la planta cántabra a otros destinos como Noruega o Francia, donde los costes energéticos son mucho menores.

Por último, Asturiana de Zinc ha comunicado al comité de la empresa la intención de elaborar un plan para reducir la producción en tramos diarios. Así, la compañía tendría intención de repartir el consumo que deriva de la producción en esas horas valle.

Otros artículos interesantes:

El precio del gas natural se dispara y complica la transición hacia energías renovables, mientras Rusia ejerce su poder

El encarecimiento energético eleva la inflación a máximos de la anterior crisis: electricidad, gas y carburantes disparan los precios un 4% en septiembre

La tormenta perfecta que está causando que el precio de la energía se dispare en toda Europa

Te recomendamos

Y además