Pasar al contenido principal

Los inesperados orígenes de Samsung, Nokia y otras 19 grandes empresas

La historia de los orígenes Samsung
Getty Images

Que las empresas diversifican su negocio no es ninguna sorpresa, pero que el mayor fabricante de móviles del mundo, la segunda marca de coches más antigua que continúa en activo o la mayor cadena hotelera a nivel internacional empezaran vendiendo productos de sectores completamente diferentes sí puede serlo.

Samsung comenzó exportando pescado, Peugeot fabricaba artículos de acero y Marriott International antes de montar su imperio en la industria hotelera empezó como una cervecería. 

Pero estos son sólo tres muestras de otras muchas compañías conocidas hoy mundialmente que no se dedican a los servicios y productos con los que arrancaron como empresas, ejemplos en todos los casos de una rápida transformación a los cambios de la sociedad y una visión empresarial especialmente dinámica.

¿Cómo llega una empresa a internacionalizarse y a convertirse un referente en su sector ─en muchos casos el tecnológico─ partiendo de un negocio tan básico como las cartas, las velas o el papel?

Según una investigación de Forbes la innovación no tiene grandes secretos: consiste en identificar bien las necesidades del cliente y las posibilidades de la tecnología, conectar con el público y producir eficientemente, y hacerlo tantas veces como sea necesario, independientemente de si eso implica dar un giro al negocio inicial.

Leer más: 25 icónicas frases de grandes CEO que no supieron ver a tiempo la revolución tecnológica

En el caso de las empresas que se presentan a continuación, no todas comenzaron a operar con el mismo nombre con el que son conocidas hoy día. En algunos casos es así, en otros han cambiado de nombre y en otros el fundador comenzó a fabricar un producto en el siglo XVIII y la constitución de la empresa no llegaría hasta muchos años después. 

Aquí tienes varios ejemplos de esos inesperados orígenes de algunas de las mayores multinacionales de todo el mundo.

Samsung

Primer edificio de Samsung Sanghoe en Daegu, en 1938.
Primer edificio de Samsung Sanghoe en Daegu, en 1938. Wikimedia Commons

Samsung fue fundada por Lee Byung-Chul en 1938 en Taegu, Corea. La compañía comenzó con unos 40 trabajadores que se dedicaban a la venta y exportación comercial de pescado seco, productos de alimentación y fideos cultivados en la región.

Los buenos resultados del negocio permitieron trasladar la empresa a Seúl, aunque poco después tuvo que retirarse debido al estallido de la Guerra de Corea. Byung-Chul fundó en Busan una refinería de azúcar llamada Cheil Jedang y, siete años después, fundó Cheil Mojilk con la que construyó la mayor fábrica de lana de todo el país.

Durante las dos décadas siguientes la compañía se introdujo también en otros mercados, como el asegurador o el minorista.

La división de Samsung Electronics nació en 1969 y en sus orígenes estaba enfocada fundamentalmente a la televisión: Samsung sacó a la venta en 1970 su primer televisor, aún en blanco y negro.

Samsung se expandió a más campos en la década de 1970, incluyendo el de los petroquímicos. También comenzó a fabricar lavadoras, frigoríficos y microondas.

A lo largo de la década de los noventa comenzó a centrarse (todavía más) en el mundo de la electrónica. La compañía empezó a fabricar televisores en color, ordenadores personales, cámaras de vídeo o grabadoras de audio. En esta época también arrancó a exportar sus productos a Estados Unidos.

Otro de los movimientos estratégicos de la compañía fue el inicio de la producción de chips de memoria y discos duros para ordenadores personales. Hoy sigue siendo una parte fundamental de su negocio.

A lo largo de las últimas décadas Samsung ha acentuado su posicionamiento dentro del mercado de los productos de electrónica de consumo, convirtiéndose en número uno mundial de ventas de teléfonos móviles y siendo también una de las principales referentes en el mercado de los televisores, tanto a nivel de ventas como de innovación. 

Te puede interesar

Lo más popular