Un extraño estudio descubre que la toxoplasmosis podría hacer más atractivas y simétricas a las personas infectadas

Toxoplasmosis

PeerJ

Las personas infectadas por el parásito intracelular Toxoplasma gondii, causante de la toxoplasmosis, podrían recibir un misterioso efecto de esta enfermedad, asociada con un amplio abanico de trastornos neurológicos como la esquizofrenia y los brotes psicóticos, y que al ser zoonótica puede saltar de animales a personas

Se estima que este invasor microscópico infecta hasta el 50% de las personas, y hay mucha evidencia de que el parásito puede alterar el comportamiento de animales y humanos afectados. Entre sus consecuencias, el T.gondii podría provocar que las personas se vuelvan más atractivas y que luzcan un aspecto más saludable.

Por supuesto, el hallazgo choca y resulta curioso, aunque los autores del estudio publicado en PeerJ afirman que tiene sentido desde un punto de vista evolutivo. 

Imágenes compuestas de 10 mujeres y hombres infectados con Toxoplasma (a), junto a 10 imágenes compuestas de 10 mujeres y hombres no infectados (b).

Los científicos plantearon la hipótesis que entre los cambios propiciados por la toxoplasmosis se incluyan beneficios ocasionales para los animales infectados. Estos también beneficiarían al parásito, contribuyendo a mejorar su transmisión. 

"En un estudio, las ratas macho infectadas de toxoplasmosis se percibieron como más atractivas sexualmente y las hembras no infectadas las preferían como parejas sexuales", explican los investigadores el artículo, dirigido por el biólogo Javier Borráz-León de la Universidad de Turku (Finlandia).

Aunque la evidencia todavía no es clara, el fenómeno podría tener su paralelismo en humanos. Por ejemplo, los varones infectados han mostrado en otros estudios niveles más altos de testosterona.

Hay varias teorías al respecto: una de ellas es que quienes tienen más testosterona son más propensos a la infección a través de mayores niveles de comportamiento de riesgo asociado con la hormona. 

Otra, por la que se apuesta en este estudio, sugiere que el parásito podría alterar de forma sutil el fenotipo del huésped, manipulando sustancias químicas, como neurotransmisores y hormonas, para sus propios fines posteriores.

Lo que te hace realmente sexy son tus glóbulos blancos: un estudio descubre que el atractivo físico está relacionado con un buen sistema inmune

Los investigadores creen que algunos parásitos de transmisión sexual, como T. gondii, pueden producir cambios en la apariencia y el comportamiento del huésped humano. "Ya sea como subproducto de la infección o como resultado de la manipulación del parásito para aumentar su propagación a nuevos anfitriones", apuntan los autores en el artículo.

Para confirmar su teoría, se comparó en un experimento a 35 personas (22 hombres y 13 mujeres) infectadas con T. gondii con 178 personas (86 hombres y 92 mujeres) que no eran portadores del parásito. Todos los participantes eran estudiantes universitarios sanos. 

Tras diferentes pruebas, evaluaciones visuales y mediciones físicas, los responsables pudieron determinar que los sujetos infectados con toxoplasmosis tenían una asimetría facial fluctuante significativamente menor que las personas no infectadas.

Los rostros más simétricos están relacionados con un mayor atractivo, mejores genes y salud física más óptima. 

Además, en otro experimento realizado a mayores, más de 200 voluntarios evaluaron las fotos de los rostros: los participantes infectados fueron percibidos significativamente más atractivos y saludables que los participantes no infectados.

Conclusión: es probable que la infección por T. gondii produzca cambios en la simetría facial de los huéspedes

La principal hipótesis de los investigadores es que el parásito generaría cambios en variables endocrinológicas, como por ejemplo los niveles de testosterona, que a su vez desencadenarían una modificación en la simetría facial. Otro punto es que el microscópico T. gondii podría influir en la tasa metabólica de los huéspedes.

Nada está claro del todo, y los propios autores consideran válidas y viables otras interpretaciones del fenómeno, como que personas atractivas, saludables y con una elevada simetría facial podrían lidiar mejor con las consecuencias de la infección por el parásito.

Estas 4 enfermedades de transmisión sexual son poco conocidas y están mutando para resistir a antibióticos: la comunidad médica está preocupada

Además, los responsables recalcan que hacen falta estudios futuros con una cantidad mayor de participantes, ya que la pequeña muestra limita el análisis estadístico. 

"Es posible que las interacciones aparentemente no patológicas y potencialmente beneficiosas entre T. gondii y algunos de sus huéspedes intermedios, como ratas y humanos, sean el resultado de estrategias coevolutivas que benefician, o al menos no dañan, a la aptitud tanto del parásito como del huésped", concluyen por el momento los autores.

Otros artículos interesantes:

Un parásito presente en la carne poco cocinada podría estar relacionado con tipos de cánceres cerebrales raros

El parásito más caro del mundo, el hongo de la oruga, puede llegar a tener un valor de 140.000 dólares el kilogramo

7 trucos de belleza caseros que hacía tu madre y que aún siguen funcionando

Te recomendamos