La inflación se dispara en la eurozona hasta el máximo histórico del 8,1% en mayo por la subida del precio de la energía

Una persona echa gasolina a su coche en una gasolinera

Getty

La inflación está llegando a cotas nunca vistas desde la creación de la eurozona. En mayo, los precios subieron un 8,1% interanual y alcanzaron un nuevo máximo histórico en los países del euro.

El encarecimiento de la energía y de los alimentos han contagiado al resto de productos de la cesta de la compra. En mayo, el precio de la energía subió un 39,2% y los alimentos un 7,5%.

Como resultado, cada mes la inflación aprieta un poco más. Si a finales de 2021 estaba en el 5%, y en marzo tocó el 7,5%, reflejando los primeros efectos de la guerra en Ucrania, en mayo ya supera el 8%, según el último avance publicado por Eurostat.

El impacto es generalizado en todos los países. Es más, si hasta hace unos meses España sufría una inflación comparativamente más alta, debido a su mayor dependencia energética; hoy son varios los países que sufren incrementos mucho más elevados.

En marzo, España era el quinto país de la eurozona con la inflación más alta. Un 9,8%, sólo después de Lituania, Estonia, Países Bajos y Letonia. En mayo, ha caído a la duodécima posición, superada por economías como Alemania, Bélgica o Grecia.

,

En el caso de Alemania, por ejemplo, se trata de la mayor subida de la inflación desde la crisis del petróleo a principios de la década de 1970. 

La locomotora europea se ha convertido en una de las economías más golpeadas, primero por la crisis de suministros, debido a su dependencia comercial de China, y ahora por la guerra en Ucrania, como consecuencia de su dependencia energética de Rusia.

"La inflación es un riesgo económico enorme y debemos combatirla para que no surja una crisis económica, para que no se desarrolle una espiral a través de la cual la inflación se retroalimente", dijo ayer el ministro de Finanzas, Christian Lindner, después de conocerse los datos de inflación de la economía germana.

La inflación se extiende por la cesta de la compra: de 12 productos hace un año a disparar el precio de la mitad de lo que consumimos

El problema de la alta inflación sufrida en los últimos meses es cómo esta pesa en el bolsillo del consumidor. Son los alimentos y la energía, bienes de primera necesidad, donde más suben los precios, lo que merma el poder adquisitivo de los hogares en un momento crítico para la recuperación, en el que las economías europeas necesitan el empuje del consumo para levantar cabeza.

Otros artículos interesantes:

Víctimas del mordisco de la inflación: por qué los jóvenes tienen más problemas para llegar a fin de mes

La inflación y la subida de tipos ponen en jaque a inversores y emprendedores tras años de liquidez récord: "Ideas que no se deberían haber financiado en el pasado, ahora se quedarán fuera"

La presión de la inflación eleva el reto para Netflix, HBO, Disney+ y el mundo del 'streaming': las plataformas, vitales en tiempos de confinamiento, parecen ahora un gasto prescindible

Te recomendamos