Pasar al contenido principal

ING comienza a desarrollar su propia tecnología de custodia de activos digitales

El CEO de ING, Ralph Hamers
REUTERS/United Photos
  • Uno de sus objetivos principales es convertir los activos tradicionales, como bonos o acciones, en activos digitales que puedan transferirse mediante blockchain.
  • La ausencia de custodias es uno de los principales cortafuegos de los bancos para lograr inversiones institucionales.
  • Muchas de las grandes empresas financieras del mundo están apostando por el blockchain para reducir y racionalizar algunos procesos del mercado de capitales.
  • A medida que las criptomonedas ganan terreno como una clase de activos, los grandes bancos empiezan desarrollan cada vez más sus propias tecnologías y servicios de custodia.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El banco holandés ING está trabajando en el desarrollo de tecnología para ayudar a los clientes a almacenar activos digitales de forma segura, según han indicado Reuters fuentes internas de la compañía.

El proyecto de custodia, desarrollado en su sede de Amsterdam, todavía está en proceso de gestación y es una de las varias iniciativas del banco en torno al blockchain, la tecnología que subyace a las criptomonedas.

ING "ve crecientes oportunidades con respecto tanto en los tokens de seguridad respaldados como en los nativos", siempre según recoge Reuters. El banco, enfocado en desarrollar la tecnología detrás de los activos digitales, busca allanar el camino a sus clientes para que puedan acceder al mercado emergente de la criptomoneda y el bitcoin.

Leer más: Qué gobiernos están abrazando Blockchain y cuáles lo rechazan frontalmente

Muchas grandes empresas financieras esperan que los activos tradicionales, como bonos o acciones, puedan convertirse en activos digitales y transferirse utilizando la tecnología blockchain. Si logran implementar esta tecnología, el banco está seguro de que reducirán y racionalizarán los costos de algunos procesos del mercado de capitales.

Tradicionalmente, la ausencia de custodias y servicios administrativos ha sido uno de los principales obstáculos que las compañías financieras se han encontrado en su batalla por la innovación. Sin la garantía de estos procesos y su seguridad, las inversiones institucionales tienden a desconfiar de esta clase de activos.

Sin embargo, las inversiones no se han hecho esperar. A medida que las criptomonedas comienzan a ganar terreno como una clase de activos, las principales empresas financieras desarrollan cada vez más sus propias tecnologías y servicios de custodia, aunque es probable que tarden en llegar a la mayoría de particulares.

Y además