ING vende su servicio de retirada de efectivo en tiendas a la 'fintech' Topii para tratar de convertir el 'cashback 'en una solución de toda la banca entre las críticas de reducción de cajeros

Banco ING
Reuters

ING vende su solución de retirada de efectivo en las tiendas que gestionaba dentro de su app de pagos Twyp a la fintech Topii. La directora general de banca de particulares de ING España, Almudena Román, ha explicado en la presentación de este cambio que el objetivo es llegar a un mayor público y buscar una "solución de industria". 

La entidad lanzó en 2016 el servicio de cashback, el anglicismo con el que se conoce la retirada de efectivo a la vez que se hace una compra en una tienda, mediante su aplicación Twyp Cash. Desde marzo este servicio está incluido dentro de la propia app de ING. 

En aquel momento comenzó con un acuerdo con Dia y las gasolineras Shell y Galp. Actualmente, cuentan con 30.000 puntos de retiradas tras sus acuerdos con El Corte Inglés, Logista (red de estancos) o la ONCE. 

Ahora, el cambio de gestión de esta parte del negocio de pagos de ING España supone una salida de la entidad de su primera apuesta con Twyp. El banco naranja ya llegó a un acuerdo con Bizum, la solución de la mayoría de los bancos españoles, para entrar en esta solución de pagos entre particulares y comercios. 

Buscar una solución para toda la banca

Román ha explicado que Twyp fue una solución "rápida" que supuso un lanzamiento de pago entre personas antes de que existiera algo así en España. "Llegamos al cashback cuando se estaba fragmentando las redes de cajeros y lanzamos una solución innovadora" ha apuntado. 

En este sentido, la directiva ha añadido que ahora es el momento de que crezca otra vez, una vez que ya se hubo integrado primero en el banco y se ampliaron los puntos de retirada, y ha apuntado que "la mejor manera es que esto se haga universal". 

"Las soluciones de retirada de efectivo funcionan así en el resto del mundo, las soluciones de cashback son de industria", ha dicho.  Javier Celeya, presidente ejecutivo de Topii, ha explicado que están en conversaciones con otros bancos para incluir este servicio dentro de sus funcionalidades. 

"Hemos empezado a hablar con otros bancos, con confidencialidad. Recepción muy positiva, ninguno ha dicho no, son decisiones siempre complicadas para los bancos", ha explicado. "Va a llevar su tiempo, la vocación es hablar con todos. De las pocas conversaciones, hemos presentado a algunos la solución y estoy convencido de que este año habrá varios bancos incorporados", ha añadido. 

Cómo funciona este servicio 

La forma de funcionamiento de este servicio de retirada de dinero en tiendas es relativamente sencilla y está bastante extendida en mercados anglosajones como el británico. En el caso de este servicio, que a partir de ahora gestionará Topii, el cliente hace la compra en uno de los establecimientos adheridos y en el momento del pago recibe, además, dinero en efectivo que se le retira de su cuenta. 

Para ello, el usuario (por el momento, solamente clientes de ING, a la espera de que más bancos se sumen) se mete en su app y en el apartado de transferencias entra en el apartado donde pone retirar dinero con Topii. En ese momento se genera un código de barras que deberá enseñar al cajero y que este leerá con el lector de códigos con el que lee los códigos de barras de los productos que se compran. 

Entonces, además de pagar la compra, podrá recibir el dinero solicitado. No hay mínimo de compra, puede ser cualquier cosa que esté a la venta en el establecimiento, pero por motivos legales tiene que haber una compra. El mínimo que se puede retirar son 20 euros. 

Otros artículos interesantes:

Las 'fintech' disparan las rondas millonarias para seguir creciendo, ampliar servicios y atacar nuevos mercados en su guerra con los bancos

Pagos cada vez más digitales, 'superapps' con multitud de servicios y una banca abierta en auge: así ven los directivos de las 'fintech' el futuro del sector

Los ingresos por comisiones de los bancos se disparan con la recuperación económica y les permiten dejar atrás la crisis de la pandemia, en medio de nuevas críticas por su atención a los mayores

Te recomendamos