Los ingenieros de Google reconocen que la política de privacidad de la compañía "es confusa" tras su último proceso judicial

Google's data-collection practices are coming under increasing scrutiny from lawmakers and regulators.
Yves Herman/Reuters
  • El estado de Arizona (EEUU) demandó a Google en mayo, acusando a la compañía de engañar en sus términos de uso y en su política de privacidad, alegando que ciertos permisos permanecían activos, incluso después de haber sido rechazados por los usuarios.
  • En la queja interpuesta, a la que ha tenido acceso el medio local Arizona Mirror, los ingenieros de la tecnológica han reconocido ese extremo, afirmando que no solo se trata de unas condiciones confusas para la gente, sino también para los propios empleados de la compañía. 
  • Uno de los técnicos de Google ha dicho que "parece que está diseñada para configurar todas sus posibilidades, aunque, en realidad, es tan sumamente compleja que jamás podrás apañártelas para elegir los ajustes que quieres".
  • La acción legal emprendida por Arizona se debe, en parte, a una investigación previa de Associated Press, que comprobó que la tecnológica seguía obteniendo la ubicación de sus usuarios, incluso cuando estos la habían desactivado.
  • La firma con sede en Santa Clara (California, EEUU) está envuelta en varios procesos judiciales por esa misma razón, el tratamiento de los datos. De hecho, ya ha tenido que pagar varias multas multimillonarias.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una demanda contra Google ha puesto sobre la mesa nuevas informaciones en lo que concierne a su política de tratamiento de datos y al rastreo de la ubicación: y sus propios ingenieros han reconocido que la configuración es confusa, tanto para los usuarios de la compañía, como para los empleados de la misma. 

Por esa razón, en mayo, el fiscal general del estado de Arizona, Mark Brnovich's, puso una queja a la tecnológica por ser opaca en cuanto a sus términos de privacidad y porque, pese a que la gente rechazara algunas de las opciones, estas permanecían activas. Por ejemplo, la localización.

En un extracto de la demanda, que se hizo pública la semana pasada en el medio local Arizona Mirror, varios técnicos de Google reconocieron que la configuración de la compañía está hecha de tal forma que es muy complicado para los usuarios desactivar ciertas preferencias.

Leer más: Fortnite desata una batalla real: por qué Epic Games busca cambiar las reglas de juego y acabar con el monopolio de Google y Apple en sus tiendas de aplicaciones

"Parece que está diseñada para configurar todas las posibilidades, aunque, en realidad, es tan sumamente compleja que jamás podrás apañártelas para elegir los ajustes que quieres", dice un trabajador de la compañía, como ha dado a conocer la misma fuente.

"Es evidente que es equívoca [la política de privacidad] si necesitamos que otros compañeros nos la expliquen a nosotros", comenta otro empleado.

"Llevamos mucho tiempo construyendo el control de los datos y nuestro equipo trabaja constantemente para mejorarlos", declaraba un portavoz de Google a Arizona Mirror. "En cuanto a la información sobre la ubicación, hemos escuchado los comentarios y el feedback que se nos ha dado y hemos trabajado para mejorar. De hecho, a las informaciones publicadas se les ha olvidado mencionar que el objetivo del equipo responsable era reducir la confusión sobre los ajustes y su historial", añadía.

En parte, la queja interpuesta procede de una investigación previa de Associated Press, que comprobó que la tecnológica seguía obteniendo la ubicación de sus usuarios, incluso cuando estos la habían desactivado.

Leer más: La antítesis del buscador de Google ya existe y ha sido creada por un exdirectivo de la compañía: pagarás para preservar tu privacidad

Entonces, Google se defendió de las acusaciones en un comunicado oficial. Ahora, vuelven a aparecer las sospechas, debido a las versiones de sus propios ingenieros alegando que los términos sí son engañosos.

"Estoy de acuerdo. Desactivar la ubicación debe significar desactivar la ubicación, y no excepto en tal caso o el otro", aclaraba otro empleado.

"Desde el punto de vista del usuario, no tiene sentido. Es más, yo mismo pensé que tenía los datos de localización apagados en mi móvil", admitía otro técnico del gigante, como recoge el medio local. "Es lo suficientemente complicado como para que nosotros, los especialistas, no podamos entenderlo bien. Eso no es bueno", añadía.

El departamento fiscal ha escrito en la demanda que "incluso cargos altos de Google no comprenden las condiciones de uso de la ubicación".

Leer más: Apple lanza un órdago a la millonaria industria de la publicidad online con un pequeño retoque en los ajustes de privacidad de iOS 14

Nuevos documentos, que se han dado a conocer junto al extracto judicial, muestran que Google evitó responder a la investigación de Associated Press, calificando la reunión interna que tuvieron por ese motivo como "una reunión de mierda" para discutir ese aspecto y decidir cuál sería su posición pública.

"Los términos de uso y la política de privacidad buscan una actualización en la que habrá que ajustar el historial de ubicación, de modo que, en lugar de tener que desactivarlos 3 veces, se apaguen en un único ajuste", apuntó como resumen de la reunión uno de los empleados de Google, se recoge en el mismo documento.

Según otros papeles, la firma tecnológica siguió la cobertura mediática de la polémica en la prensa y llegó a contabilizar 60.000 menciones sobre ese tema en las redes sociales. La compañía calificó como "negativa" cerca del 100% de esas noticias y referencias.

Pero no es la primera vez que Google se enfrenta al escrutinio legal en lo que al tratamiento de datos se refiere.

Leer más: Varios países europeos están recopilando datos sanitarios para las investigaciones contra el coronavirus: qué riesgos implican para los ciudadanos

El pasado diciembre, después de recibir su tercera multa multimillonaria en 3 años, la Unión Europea le abrió una investigación por prácticas monopolísticas, precisamente, por la forma en que recaba la información personal y de navegación de los usuarios.

Los reguladores estadounidenses también estudian si la publicidad online de Google le beneficia en sus ingresos por anuncios y en su negocio de búsquedas. De hecho, un grupo de fiscales —incluido el de Arizona, Brnovich— y el departamento de justicia de EEUU están investigando al respecto y se espera que en los próximos meses lleguen nuevas acciones legales.

Recientemente, Sundar Pichai, el responsable de la matriz de Google, Alphabet, se ha sometido a un interrogatorio como parte de una comisión de investigación en la que se dilucida sobre las prácticas monopolísticas de esta compañía y otras (Amazon, Apple y Facebook).

LEER TAMBIÉN: España reserva sus primeras vacunas contra el COVID-19 tras adquirir 30 millones de dosis a AstraZeneca

LEER TAMBIÉN: 12 de los productos más saludables de Mercadona, según un nutricionista español que triunfa en Instagram

LEER TAMBIÉN: Los médicos están encontrando sorprendentes similitudes entre el síndrome de fatiga crónica y los síntomas del coronavirus a largo plazo

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”

    Más:

  1. Privacidad
  2. Google
  3. Tecnología
  4. Trending