El jefe de inmunología del hospital de León: "Si algo nos puede sacar de esto, es la vacunación masiva"

Un sanitario muestra un vial de la vacuna de Pfizer y BioNTech.
Un sanitario muestra un vial de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

REUTERS/Shannon Stapleton/Pool

  • José María García Ruiz de Morales, jefe de Inmunología del Hospital de León, habla con Business Insider España sobre cómo ha vivido la pandemia y lo que espera de las vacunas. 
  • "Si algo nos puede sacar de esto, es la vacunación masiva", asegura el experto, que está viendo como su hospital vuelve a estar ocupado en su mayor parte por casos de COVID-19. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis sanitaria no está dando tregua a los trabajadores sanitarios, que un año después de que comenzara la pandemia vuelven a encontrarse con una alta ocupación de las unidades de cuidados intensivos y sin una terapia eficaz para tratar a los pacientes. 

La tercera ola se está haciendo notar en España y los profesionales médicos intentan contener el repunte de casos mientras están ahora también encargados de gestionar la campaña de vacunación. 

José María García Ruiz de Morales, jefe de Inmunología del Hospital de León reflexiona en una entrevista con Business Insider España sobre cómo ha vivido la pandemia, qué ha echado en falta, como ha evolucionado la situación y qué espera de las vacunas. 

Recursos, liderazgo y conocimiento: las claves para luchar contra la pandemia 

"Faltan recursos humanos y materiales, claramente. Creo que esto ha puesto de manifiesto que en la sanidad pública española hay unas carencias y ha hecho saltar todas las costuras", explica. 

"Se ha defendido que tenemos una sanidad fantástica. Tenemos una sanidad excelente para lo que se invierte en ella", señala. 

"España dedica un porcentaje del PIB a sanidad muy inferior al resto de países", sostiene. "Hace unos años se decidió que la sanidad pública no era rentable, esto data de 2008. Las costuras han saltado ahora, pero porque los recortes llevan años siendo monstruosos", lamenta. 

Europa aprueba la vacuna de AstraZeneca sin restricciones de edad, pero la polémica por los retrasos en su producción amenaza con lastrar el calendario de inmunización

"En el 2008 se empieza a meter la tijera de forma indiscriminada, se anula por completo la base de la sanidad pública, que es la primaria", explica. "Si la primaria no funciona bien, los hospitales se colapsan", añade. 

"Y entonces de repente ha llegado esto y ha hecho estallar todo", concluye. 

Además de los recursos, el inmunólogo señala que ha echado en falta otro tipo de liderazgo al frente de la crisis: "Hay que basar las decisiones en ciencia y no en política". 

Aun así, García también destaca lo positivo y señala que ahora están algo más preparados para hacer frente a una enfermedad que a principios de 2020 nadie conocía. 

La vacuna monodosis de Johnson & Johnson tiene una eficacia global del 66%, pero la disparidad geográfica de los resultados alimenta la preocupación sobre las variantes

"Hemos aprendido más de lo que no debemos de hacer", reconoce, señalando que no hay alternativa terapéutica eficaz contra el virus, "Aunque también algunas cosas que sí debemos hacer. Por ejemplo, tenemos una dotación de las UVI mucho mejor", señala. 

En ese sentido, subraya también el impacto que la crisis sanitaria ha tenido en los sanitarios. "La gente de la UVI ha pasado situaciones traumáticas", reflexiona. 

La tercera ola golpea los hospitales, que cada vez ven pacientes más jóvenes 

En cuanto a la situación actual, García es claro con el repunte de casos: "Está creciendo a pasos agigantados". 

Entre el 60 y el 75% de la ocupación del hospital de León son casos de COVID-19, una cifra que recuerda a marzo, aunque ahora incluye a pacientes más jóvenes, según asegura el inmunólogo. 

El repunte de casos que se está viviendo en todo el mundo está provocando un endurecimiento de las medidas —con algunas comunidades pidiendo el confinamiento domiciliario— y ralentizando la campaña de vacunación. 

Ahora mismo en España un 42,84 % de las camas disponibles para cuidados intensivos (UCI) están ocupadas por pacientes de COVID-19, según el último documento remitido por el ministerio de Sanidad. 

"Si algo nos puede sacar de esto, es la vacunación masiva" 

Para el inmunólogo, el verdadero problema "es que no hay absolutamente nada que sea eficaz, salvo las vacunas". 

Por ello, García es claro: "Si algo nos puede sacar de esto, es la vacunación masiva. No vislumbramos otra opción a corto o medio plazo". 

Las vacunas aprobadas hasta ahora (y las que se aprobarán en los próximos meses) han demostrado su capacidad para proteger contra enfermedad, con una reducción significativa de casos sintomáticos. Sin embargo, no está clara —ni parece probable— su capacidad para proteger contra infección. 

"No creo que ninguna vacuna vaya a conferir inmunidad esterilizante", reflexiona también García. Sin embargo, asegura que sí que van a reducir la transmisión. 

Reactivar la vacunación, combatir la tercera ola y conseguir una gestión más transparente: 9 desafíos a los que se enfrenta Carolina Darias, nueva ministra de Sanidad

"Si la respuesta inmune es potente como parece ser, tú te vas a infectar y e inmediatamente tú vas a bloquear que ese virus se replique dentro de ti", explica el experto.  "Si estás bloqueando que el número de virus que tienes dentro se multiplique, vas a ser menos contagioso", concluye. 

Los primeros datos sobre la campaña de vacunación en Israel, que va camino de ser el primer país en inmunizar a su población, avalan las palabras del inmunólogo. Una investigación de Clalit Health Services, una de las compañías que cubre el sistema israelí de salud, señala que la vacunación ya había reducido la transmisión en un 33%. 

En cuanto a la preocupación de que una variante emergente pudiera dejar sin efecto a una vacuna, el inmunólogo no minimiza el riesgo, pero prefiere no detenerse mucho en las conjeturas. 

"¿Es posible que alguna de esas mutaciones pueda escaparse a la inmunidad generada por una respuesta inmune natural y que una persona que ya ha pasado el COVID se pueda reinfectar con una cepa de esa? Es posible. ¿Es posible que esa cepa sea resistente a las vacunas? También es posible. No lo sabemos", señala. 

García asegura que las vacunas son seguras, pero alaba que la inmunización no sea obligatoria 

Las vacunas de ARN mensajeros de Pfizer y Moderna han demostrado una eficacia superior a la de sus rivales y son las que están siendo administradas ahora mismo tras haber sido las primeras en obtener la aprobación de los organismos regulatorios. 

Sin embargo, su distribución no está exenta de escepticismo, ya que son las primeras vacunas de este tipo en ser aprobadas para uso humano y algunas personas señalan que se desconocen los efectos a largo plazo. 

"Pues tampoco lo sabemos, pero conceptualmente, desde un punto de vista inmunológico yo no le veo demasiados problemas", sostiene García. 

El ritmo de vacunación contra el coronavirus ahora podría ser decisivo para evitar la necesidad de reajustar las vacunas periódicamente ante las nuevas variantes

"El ARN mensajero entra dentro de la célula, pero no entra dentro del núcleo, que es donde está nuestro material genético. Con lo cual no hay posibilidad de que se produzca interacción con nuestro genoma", explica el experto. 

Además, el ARN es tan frágil  "que de forma natural se destruye al poco tiempo". 

Por tanto, García aboga firmemente por estas vacunas, cuya eficacia considera un logro sin igual dentro del campo científico, aunque ofrece un pequeño matiz. "Hay determinados individuos que pueden tener ciertas enfermedades autoinmunes con alteraciones genéticas", señala. 

"Es lo que nosotros llamamos polimorfismos genéticos que puedan hacer que determinados sensores que hay en el citoplasma de nuestras células respondan de una forma inadecuada", añade. "Estaríamos hablando de ciertos individuos con una susceptibilidad genética a padecer determinadas enfermedades autoinmunes. Yo sería cauto en ese grupo de población y antes de administrar estas vacunas de forma masiva a gente con enfermedades autoinmunes me gustaría tener un ensayo de fase con estos pacientes", reflexiona. 

Por lo demás, y esto aplica a todos los tipos de vacunas, el inmunólogo asegura que si una vacuna ha llegado al mercado, es porque se ha garantizado su perfil de seguridad. Por otro lado, reconoce, "no hay ningún medicamento ni ninguna vacuna que esté desprovisto al 100 por 100 de efectos adversos". 

Por eso, el inmunólogo señala que la vacunación debe ser una opinión personal, pero recomienda pensar en términos de riesgo y beneficio. Para él, la conclusión es clara: "Hay que hacerle caso a la ciencia". 

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

LEER TAMBIÉN: Ana Fernández-Sesma, la viróloga española que dirige un laboratorio en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York: "No vamos a encontrar algo que funcione para todos"

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica