Instan a los fabricantes a eliminar las aplicaciones preinstaladas de sus móviles, y la UE podría legislar más profundamente sobre el tema

Un móvil con la aplicación de WhatsApp

Christian Wiediger / Unsplash

  • Los fabricantes siguen introduciendo aplicaciones preinstaladas en sus móviles.
  • La Unión Europea está legislando una ley que obligaría a las marcas a limitar esta instalación, aunque no la prohibe expresamente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde hace muchos años Android ha sido fuertemente criticada por la presencia de abundante bloatware en su sistema operativo. Aunque, la realidad es que no es Google quien introduce esta serie de aplicaciones en el sistema operativo, sino que son los fabricantes los que lo hacen, haciendo que su capa de personalización acabe siendo más pesada.

Esta es una práctica que de manera habitual todos los fabricantes han llevado a cabo, desde realme hasta Xiaomi pasando por Samsung y HTC. Y, por lo general, es una cuestión de dinero y de contratos con los desarrolladores. Sin embargo, se trata de una costumbre que está siendo bastante criticada por ir en contra de la libertad de los usuarios, así como por aprovecharse de la posición de poder con la que cuentan los fabricantes de móviles.

"El 95% de las personas nunca cambia su configuración predeterminada, lo que significa que incluso si los usuarios tienen la capacidad de desinstalar, es muy probable que una aplicación predeterminada siga siendo una aplicación predeterminada", afirma a Euractiv Andy Yen, fundador de la empresa de mensajería web Proton. 

Y es que, tras abrir y configurar un móvil nuevo, poca gente opta por cambiar algunas aplicaciones preinstaladas, y menos si vienen por parte de Google, como Gmail o Google Drive. Aunque los fabricantes también introducen otras aplicaciones como Facebook o TikTok en muchas ocasiones. Y, pese a que se puedan desinstalar, los fabricantes son conscientes de que poca gente lo hará, y se aprovechan de ello.

Sin embargo, la nueva Ley de Mercados Digitales "permite a los usuarios finales desinstalar cualquier aplicación de software preinstalada" en su artículo 6, pero no prohíbe explícitamente la existencia de las mismas, lo cual deja la puerta abierta a que los fabricantes continúen con las mismas prácticas.

En estos momentos, es la propia Comisión Europea la que investiga a gigantes tecnológicos como Facebook para acabar con sus conductas que, presuntamente, van en contra de la libre competencia. Y, si se rigen por el mismo rasero.

"Las aplicaciones predeterminadas como Gmail, Chrome, Google Search, etc. son pilares clave del modelo de negocio de recopilación de datos de Google y, por defecto, se oponen fundamentalmente a proteger la privacidad de los usuarios", señala Yen.

Por el momento, habrá que esperar hasta la publicación de la Ley de Mercados Digitales para ver como la Unión Europea comienza a regular algunos aspectos del software de las gigantes tecnológicas, pero desde Proton, tienen la sensación de que aún queda camino por recorrer.

Otros artículos interesantes:

Empresas como Cabify o Blablacar quieren que la Unión Europea establezca un fondo soberano de 100.000 millones de euros para impulsar el sector tecnológico

Facebook pierde la batalla judicial contra el Tribunal Supremo de Irlanda por la transferencia de datos de sus usuarios entre la Unión Europea y Estados Unidos

Las aplicaciones que más rápido agotan la batería de tu móvil sin que te enteres (y cómo evitar que ocurra)

Te recomendamos