Pasar al contenido principal

Inteligencia artificial: la 'tendencia submarina' que afecta a prácticamente todas las empresas

Imagen de un submarino de combate.
US Navy
  • La inteligencia artificial tomó el mundo por asalto en 2017, pero su verdadero impacto todavía es difícil de medir.
  • Dado que la tecnología está entrelazada con todo lo que hace una empresa de tecnología moderna, tampoco aparece en una cuenta de resultados, por ejemplo.

Una de las tendencias tecnológicas más importantes del año también es una de las más difíciles de cuantificar.

La inteligencia artificial (IA) ha comenzado a introducirse en prácticamente toda presentación, lanzamiento de producto y plan de negocios de Silicon Valley en los últimos 12 meses, y  además por una buena razón. La inteligencia artificial, cuando funciona, puede resolver muchos problemas que antes eran imposibles de solucionar.

"[La IA] es una de esas 'tendencias submarinas'", explica a Markets Insider el analista de RBC Mark Mahaney. "Afecta a las mareas, pero en realidad está debajo de la superficie; es muy difícil verla".

A pesar de que un número cada vez mayor de empresas trabaja en sus propios desarrollos de IA, su repercusión en la cuenta de resultados es casi imposible de ver.

Google es un buen ejemplo. Casi todos los teléfonos estrella de 2017 han utilizado dos lentes en sus cámaras para difuminar el fondo de las fotografías. Google no. La compañía usó una sola lente en sus teléfonos Pixel 2 y confió en su software de inteligencia artificial para difuminar el fondo de las imágenes. Sin embargo, y aunque la IA es responsable de una de las principales funciones del producto estrella de la compañía, resulta muy complicado atribuir el posible impacto directo de la IA sobre las ventas del dispositivo.

En otras compañías, el impacto de la inteligencia artificial es aún menos obvio. Netflix utiliza aIgoritmos de inteligencia artificial para interpretar las preferencias de sus usuarios y ofrecerles el contenido más interesante para ellos a partir de solo unos pocos indicadores clave. Parece funcionar: el número de suscriptores a sus servicios no deja de aumentar. No obstante, ni el coste de desarrollar el motor de recomendación se refleja en las cuentas de la empresa ni sería fácil estimar cómo de bueno podría ser la misma función sin IA.

"Es muy difícil ver ese impacto desde una perspectiva económica; es difícil encontrar IA en un informe de resultados, en un registro de contabilidad, pero está ahí, forma parte de los gastos", explica Mahaney. "Y debería estar ahí, en forma de servicios más relevantes y más efectivos".

Puede entonces que la mejor forma de cuantificar el impacto de la IA en la industria tecnológica sea ver cuánto dedica cada una de las grandes compañías a trabajos de investigación y desarrollo en el campo.

Las empresas tecnológicas han superado al respecto al resto de empresas e industrias em 2017. Según Mahaney, las grandes inversiones de las principales tecnoloógicas para el desarrollo de nuevas tecnologías es una de las principales razones detrás de sus beneficios constantes y el aumento del precio de las acciones.

"Estoy impresionado por la consistencia y la agresividad de las compañías para invertir. Todas estas compañías han invertido de forma muy intensa en nuevas áreas de crecimiento ", defiende el analista.

Es probable que ese nivel tan alto de inversión en IA y otras tecnologías continúe en 2018, lo cual, según Mahaney, es un buen indicador del futuro desempeño de las empresas. Lo único que realmente podría detener a las compañías tecnológicas el próximo año es una rotación generalizada fuera de la tecnología y en otras áreas, explica el analista. "Ya sabes, las últimas palabras famosas: pero han sido muy sólidas en los últimos tres años".

Te puede interesar