Desarrollan el material con menor conductividad térmica, una innovación que podría revertir el 70% de energía desperdiciada en el mundo

calor presión termómetro

Reuters

  • La computación y la industria, en general, producen energía en forma de calor que se desperdicia, ya que no existen materiales aislantes muy eficientes.
  • Un equipo de la Universidad de Liverpool, en Inglaterra (Reino Unido), ha logrado crear un nuevo material con una conductividad térmica muy baja, es decir, el sólido inorgánico que mejor aisla el calor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Aunque la conductividad térmica pueda parecer un concepto físico difícil de comprender mediante ecuaciones, se podría definir simplemente como la capacidad de cualquier material para conducir el calor.

Es decir, que si el valor de esta es mayor, el material conducirá mejor el calor, mientras que si esta es menor, se dice que el material es capaz de aislar este de forma más eficiente.

Poniendo un ejemplo de diferentes materiales y tomando el acero con el valor de 1, el titanio sería igual a 0,1; el agua y un ladrillo, 0,01, y el aire, 0,0005. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Science ha dado con el material sólido inorgánico con la conductividad térmica más baja, de 0,001. Lo han bautizado con un nombre no muy original, Bi4O4SeCl2

“El material que hemos descubierto tiene la conductividad térmica más baja de cualquier sólido inorgánico y es un conductor de calor casi tan pobre como el aire mismo", ha explicado en un comunicado de prensa Matt Rosseinsky, del departamento de Química y Fábrica de Innovación de Materiales de la Universidad de Liverpool, en Inglaterra (Reino Unido)

Las implicaciones del nuevo material

En la actualidad, según ha detallado Jon Alaria, del departamento de Física de la misma universidad y coautor del estudio, alrededor del 70% del total de energía que se genera en el mundo se desperdicia en forma de calor, por lo que los materiales con una conductividad térmica baja ayudan a reducir dicho desperdicio.

"El desarrollo de materiales termoeléctricos nuevos y más eficientes, que pueden convertir el calor en electricidad, se considera una fuente clave de energía limpia", ha agregado Alaria.

Así, mediante la organización atómica del material han logrado este hecho, que podría ayudar al planeta a dirigirse hacia un tipo de energía mucho más limpia y eficiente, algo evidentemente impresionante para luchar contra el cambio climático. 

El plástico que sí se degrada: crean un polímero que se descompone en solo una semana gracias al sol y al aire

Por ejemplo, una de sus aplicaciones sería para dispositivos termoeléctricos encargados de recolectar el calor residual o como recubrimiento de barrera térmica para conseguir turbinas de gas mucho más eficientes.

"Más allá del transporte de calor, esta estrategia podría aplicarse a otras propiedades físicas fundamentales importantes como el magnetismo y la superconductividad, lo que lleva a una computación de menor energía y a un transporte de electricidad más eficiente", ha recalcado Rosseinsky.

En la actualidad, existen otras formas de lograr una computación eficiente y sostenible, aunque pasan por sumergir los componentes electrónicos en tanques para refrigerar dichos equipos. Por ello, este novedoso material podría suponer una revolución total.

Otros artículos interesantes:

Estos son algunos de los falsos mitos que rodean a la energía solar

3 expertos comparten sus consejos para aprender a invertir en energías renovables ante la revolución verde que viene

Autoconsumo de energía: todos los tipos de placas solares fotovoltaicas que debes conocer

Te recomendamos

Y además