Pasar al contenido principal

La inversión en la Unión Europea continúa por debajo de los niveles precrisis

Banderas Europa
Getty Images
  • La inversión, pública y privada, en los estados miembros alcanzó 3,1 billones de euros, una cifra que supone el 20,1% del PIB de la Unión Europea y se sitúa 2,3 puntos porcentuales por debajo de la tasa de 2007.
  • España se encuentra en décimocuarto lugar, con una tasa del 20,6%, 10,4 puntos porcentuales por debajo respecto a los niveles precrisis.
  • El sector de la construcción atrajo la mitad de las inversiones, seguido del armamentístico y, en tercer lugar, el de propiedad intelectual, que es el que más crece. 

El volumen de inversión en la Unión Europea cae a un ritmo constante y se sitúa por debajo de niveles precrisis.  Durante el 2017, la inversión, tanto pública como privada, en los Estados Miembros alcanzó los 3,1 billones de euros. Esta cifra representa un 20,1% del PIB (Producto Interior Bruto) de la Unión Europea e implica una caída de 2,3 puntos porcentuales respecto al 2007, cuando la inversión suponía el 22,4% del PIB, según reflejan los datos de Eurostat.

Además, este descenso es todavía más pronunciado en los países de la Zona del Euro. Con una bajada de 2,7 puntos porcentuales, supone el 20,5% del PIB en 2017 frente a al 23,2% de antes de la crisis. Mientras la República Checa y Suecia son los países que presentan ratios de inversión más elevados en relación a su PIB, Grecia encarna justo la postura contraria y es el país en el que la relación entre la inversión y el PIB no sólo ha descendido más sino que, además, es más bajo.

Es necesario descender hasta la décimo cuarta posición del ránking para encontrar a España, que apuntó una ratio del 20,6% en 2017, según los datos provisionales de Eurostat. La cifra dista, y mucho, de los niveles de 2007, cuando la relación entre la inversión y el PIB en España alcanzó el 31%.

El máximo, sin embargo, lo anotó un año antes, en 2006, cuando la tasa se situó en un 31,1%. Si hasta el 2006 la inversión ascendía a un ritmo constante, a partir de este año comenzó su declive en el territorio español y, de hecho, registró el mayor salto entre el 2008 y el 2009, cuando pasó de un 29,2% a un 24,3%, respectivamente. 

La tasa española correspondiente al 2017 implica un repunte frente a los años anteriores. En 2013 España alcanzó el mínimo en su caída, y la relación entre la inversión y el PIB descendió hasta el 18,8%. Desde entonces la tasa ha ido aumentando tímidamente.

Así, en 2017, la República Checa presentó el volumen de inversión más alto en relación a su PIB entre los países de la Unión Europea. Las inversiones, de hecho, representan la cuarta parte de su PIB, un 25,2%. Le pisa los talones Suecia, que se quedó a las puertas de esta cuarta parte del PIB con un ratio del 24,9% y por detrás Estonia, en donde la relación se situó en el 23,7%.

Austria ocupa la cuarta posición, con un 23,5%, seguida de Irlanda que alcanzó el 23,4%. Tras ella, Bélgica, Rumania, Finlandia y Francia registraron tasas de inversión superiores al 20% del PIB. 

Al otro lado de la balanza se encuentra Grecia, que registra la proporción más baja de inversión respecto al PIB, un 12,6%.  Le siguen, en la parte de abajo de la clasificación, Portugal con un 16,2%, Reino Unido con un 16,9%, Luxemburgo con un 17% e Italia con un 17,5%. 

Por otra parte, los datos de Eurostat ponen de manifiesto cómo Suecia, Austria, Alemania y Bélgica son los únicos países en donde ha crecido la relación entre la inversión y el PIB desde 2007. De hecho, en esta década, la tasa disminuyó en 24 de los 28 Estados Miembros. 

La caída más pronunciada fueron la registrada por Letonia, que pasó de un 36,4% en 2007 a un 19,9% en 2017. También Grecia ha vivido una de las mayores caídas entre los países europeos, de 13,4 puntos porcentuales. Le sigue Estonia con un descenso del 12,9%, tras ella Rumania con una bajada del 12,5% y, por detrás España, donde el ratio entre la inversión y el PIB se desplomó 10,4 puntos porcentuales. 

Sin embargo, otros países incrementaron este ratio de forma más ligera frente a las cifras que presentan las caídas. Encabeza la lista Suecia, que pasó del 23,9% en 2007 al 24,9% en 2017. En segunda posición se encuentra Austria con un alza de 0,6 puntos porcentuales y Alemania donde el ascenso ha sido del 0,2%.

El mayor volumen de inversión en los países de la Unión Europea recayó en el sector de la construcción, que representó aproximadamente la mitad de las inversiones. El sector de maquinaria, equipos y sistemas de armas ocupó la segunda posición y captó el 31% de la inversión y, a continuación, los productos de propiedad intelectual coparon el 19%. Es más, esta categoría es la que ha experimentado un mayor crecimiento de la inversión en relación al capital total. 

Te puede interesar