Por qué los grandes inversores presionan a las empresas para que les faciliten datos como la ubicación de sus almacenes y fábricas

Ilustración mundo manchado

Samantha Lee / Business Insider

Los inversores y las autoridades regulatorias están escrutando cada vez más los aspectos que definen el complejo y creciente universo de las inversiones ASG (inversiones que atienden a criterios de medioambiente, de cuidado de la sociedad y del buen gobierno corporativo de las empresas).

Como muestra, la SEC, el equivalente en EEUU a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ha empezado a tomar enérgicas medidas contra las formas en que las empresas de inversión etiquetan sus fondos como ecológicamente sostenibles.

De igual manera, los líderes empresariales y responsables políticos están expresando de una u otra manera su preocupación por la inversión verde. Las políticas de las empresas, una parte clave de la red de sostenibilidad corporativa, están bajo la lupa en este fin de trimestre en el que proliferan las reuniones de accionistas. 

Los accionistas han presentado un récord de 328 propuestas relacionadas con el medio ambiente y la sociedad en las votaciones que se han venido dando en algunas de las empresas más importantes, según datos de RBC Capital Markets. 

Muchas de ellas están relacionadas con las auditorías de igualdad racial y de residuos plásticos, por ejemplo, y han recibido un apoyo notablemente alto de los accionistas, según explicaban hace apenas una semana las analistas de RBC Sara Mahaffy y Lori Calvasina.

Los inversores, además, están empezando a presionar a las empresas para que actúen de forma más agresiva en otra crisis frontal: la biodiversidad

6 'fintech' que permiten invertir en proyectos y acciones sostenibles

"Medir la biodiversidad es un verdadero reto, y creo que es una de esas cosas interesantes: ¿cómo la abordamos?", explica Lisa Beauvilain, responsable de sostenibilidad y ASG de Impax Asset Management, la gestora de fondos con sede en Londres que supervisa unos 46.500 millones de dólares en activos y se centra en inversiones sostenibles. 

En términos generales, la biodiversidad engloba las numerosas especies y ecosistemas del mundo que nos rodea: fauna, personas, animales y bacterias. 

El ritmo de pérdida de biodiversidad ha alcanzado niveles "sin precedentes", sentenció el mes pasado un equipo de Jefferies dirigido por el jefe global de ESG, Aniket Shah, en un informe remitido a sus clientes, señalando que más de un millón de especies están en peligro de extinción.

"Hoy en día, más de la mitad del PIB mundial anual, es decir, 44 billones de dólares, está vinculado a la naturaleza", escribió el equipo de Shah en el informe del 18 de abril. "Estamos destruyendo la biodiversidad y, si este daño continúa, ecosistemas enteros se colapsarán". 

Sombrío siglo XXI: un estudio confirma que la sexta extinción masiva ya ha comenzado

Un movimiento de gran importancia

Beauvilain contaba recientemente a Business Insider que utiliza los criterios establecidos por el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con la Naturaleza(TNFD, por sus siglas en inglés), la influyente iniciativa que se puso en marcha el año pasado y que está financiada por la ONU y por organismos que buscan hallar normas sobre cómo evaluar el daño que las empresas hacen o dejan de hacer sobre la naturaleza. 

"Entienden que la biodiversidad está completamente vinculada al clima", explica Beauvilain sobre la TNFD. "Está completamente ligada a nuestra salud. Hemos visto, por ejemplo, que el COVID, aunque también otros virus zoonóticos en los últimos 25 años, ha ido aumentando porque nos acercamos mucho a la vida silvestre con nuestra vulneración del mundo natural".

Los inversores, dice, están cada vez más concienciados de la gravedad de las acciones de las empresas que contribuyen a la pérdida de biodiversidad.

En lo que respecta a los principales temas en los que se centran este año las interacciones de los grandes gestores de activos con las empresas en cartera, la evaluación de los riesgos para la biodiversidad y la deforestación fue el tercer tema más relevante después de la acción climática y la diversidad, la equidad y la inclusión, según el informe de RBC publicado la semana pasada. 

Qué hace falta para que haya más mujeres en la alta dirección, según ejecutivos del sector de la inversión y las criptomonedas

A este respecto, Mahaffy y Calvasina dicen que consideraban que el gran aumento de las propuestas relacionadas con el medio ambiente y la sociedad estaba impulsado en gran parte por las orientaciones actualizadas que la SEC proporcionó el año pasado y que pueden facilitar a los accionistas la inclusión de dichas propuestas en las votaciones de las empresas. 

"Un tema común fue el de comprometerse con las empresas en aumentar la información sobre estos temas, incluyendo información sobre cómo estos riesgos podrían afectar a sus operaciones y políticas y objetivos para mitigar estos riesgos", escribieron los analistas de RBC.

Beauvilain dice que su equipo ha estado involucrando a las empresas en este tema y en otro aspecto de la medición del riesgo: los datos de geolocalización, que están entrelazados con la biodiversidad.

El uso de datos sobre la ubicación física de las empresas puede ser importante para evaluar su huella. En 2020, Impax escribió a la SEC solicitando poder exigir este tipo de información a las empresas. 

"Creo que estas cosas tradicionalmente se han visto como algo que, ya sabes, es muy respetuoso con los árboles, pero que no era de verdad importante para los inversores", explica Beauvilain, refiriéndose a la supervisión de cómo las empresas actúan sobre la biodiversidad. "Pero resulta que sí que es muy importante". 

Otros artículos interesantes:

Descubren una forma insólita de teñir los vaqueros sin perjudicar al medioambiente

Descubren que los terremotos ayudan a crecer a los árboles

África está construyendo un enorme muro para luchar contra el cambio climático y reforestar todo el Sahel

Te recomendamos