Pasar al contenido principal

El rey acordará hoy la fecha para la ronda de consultas después del último distanciamiento entre Sánchez e Iglesias en el Congreso

Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Perez
  • Sánchez e Iglesias han escenificado este miércoles en el Congreso que las negociaciones entre PSOE y Podemos están rotas.
  • Sin embargo, este jueves la presidenta de la Cámara se reunirá con el rey Felipe VI para determinar cuándo y cómo será la ronda de consultas.
  • Tras la ronda de consultas, el rey tendrá que encargar a algún candidato que se presente a la investidura, a lo que Sánchez podría desistir.
  • El próximo 23 de septiembre termina el plazo legal antes de que se disuelvan las Cortes y se convoquen las elecciones generales de noviembre de 2019.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias escenificaron este miércoles su desencuentro total en la tribuna del Congreso de los Diputados. Aunque mostraron un tono apacible y tendente al diálogo, todo apunta a que los puentes entre ambas organizaciones ya se han quemado.

En otras palabras: vamos a nuevas elecciones generales en noviembre, salvo milagro.

Sánchez e Iglesias se volvieron a acusar en el Congreso de los Diputados. Tiraron del argumentario ya habitual: acusaciones mutuas sobre la desconfianza que el PSOE y Podemos se tienen el uno a otro y la incapacidad para formar un Gobierno de coalición.

El martes a mediodía los dos equipos negociadores se levantaron de la mesa en el Congreso de los Diputados. Los socialistas entonces invitaron a no celebrar más encuentros, y acusaron a Podemos de su inflexibilidad.

Los primeros descartan el Gobierno de coalición. Para los segundos, es una condición expresa para retomar las conversaciones.

No habrá más reuniones por el momento

Fruto de este desencuentro, la sesión plenaria del Congreso de este miércoles sirvió para que Sánchez además "desdeñara", como afirma El País, la invitación de Iglesias a seguir conversando.

El líder de Podemos planteó al presidente del Gobierno en funciones retomar una negociación. En su turno de réplica, el portavoz de los morados apuntó también a Sánchez, aunque sin abandonar un tono sosegado y cordial.

Leer más: Iglesias cree que si el PSOE les hace la misma oferta que en julio se alcanzaría un acuerdo de coalición "en horas"

"Creo que le descolocó mi paso atrás", manifestó, recordando cuando Sánchez defendía en julio que el "principal escollo" para formar una coalición era la presencia del secretario general de Podemos en el Consejo de Ministros. "Sentémonos a negociar. Le vuelvo a tender la mano".

Aunque el todavía presidente del Gobierno en funciones insistió en que rechaza de plano su deseo de una repetición electoral, también adujo que no se reuniría de nuevo con Podemos a no ser que estos saliesen de su planteamiento de Gobierno de coalición como condición única y expresa.

Iglesias acusa a Sánchez de no llamar

En la tribuna del Congreso, Pablo Iglesias también reprochó que Sánchez no le llamó en ningún momento durante todo el mes de agosto. Se trata de un argumento que se ha empleado en reiteradas ocasiones en las últimas semanas.

Sin embargo, esta vez contó con una ligero giro de guion. Iglesias admitió en el hemiciclo que quizá sería él quien debería tomar la iniciativa, aunque ello conllevase "romper un protocolo": el de que es "el candidato" quien debe tomar la iniciativa a la hora de recabar apoyos parlamentarios.

Para la periodista Esther Palomera, esto no cambia nada. En una crónica publicada en eldiario.es, advierte que "no habrá más movimientos", "si acaso una llamada durante el fin de semana que acabe con tanta ficción".

Según Palomera, Iglesias no plantea hacer ninguna cesión porque "prefiere una muerte en las urnas" a "una nueva humillación" de Sánchez.

Se despeja así un escenario ya imposible: que Iglesias finalmente acepte investir a Sánchez a cambio de nada, lo que provocaría una legislatura con un Gobierno de 123 escaños sin ningún acuerdo marco ni programático. Un Gobierno sin apoyos y en definitiva inestable.

El rey apura los plazos para la ronda de consultas

Mientras el tono de Sánchez e Iglesias se recrudece, el calendario se sigue estrechando. Se esperaba que esta misma semana tuviese lugar primero un acuerdo y después que el monarca Felipe VI convocara una ronda de consultas con los portavoces de los distintos grupos parlamentarios.

Finalmente este miércoles por la tarde se ha sabido que será el jueves cuando el rey se reúna con la presidenta del Congreso de los Diputados, la socialista Meritxell Batet, para dibujar las fechas claves para la misma.

La ronda de consultas se celebrará previsiblemente entonces la semana que viene, aun cuando no es seguro que se celebre la sesión de investidura: Sánchez podría volver a presentarse como candidato o, directamente, podría ocurrir que desistiera.

Esto deja en un brete al Palacio de la Zarzuela: el jefe de la Casa Real es el responsable de encargar formar Gobierno a uno de los candidatos. Si lo hace y Sánchez rechaza esta opción, será inevitable una repetición electoral.

Todo se despejará el próximo 23 de septiembre, cuando vence el plazo legal para que se disuelvan las Cortes y se haga automáticamente la convocatoria de nuevos comicios, estos programados para el próximo 10 de noviembre.

Y además