Pasar al contenido principal

6 claves que explican por qué Pedro Sánchez tendrá más difícil conseguir la investidura en septiembre

Pedro Sánchez entra en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez entra en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Perez
  • Este jueves perdió la investidura en segunda votación, y aunque ha confirmado que lo volverá a intentar, ahora entran en juego nuevos factores.
  • La sentencia de la causa del procés o la Diada de Cataluña podrían hacer que pierda el apoyo del PSOE.
  • PP y Ciudadanos por el momento no dan su brazo a torcer y se preparan para aguantar una campaña de presión para que se abstengan.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El candidato socialista a la investidura, Pedro Sánchez, ha perdido las dos oportunidades que ha tenido para ser investido en julio como presidente del Gobierno. En la primera votación no logró ni la mayoría absoluta ni el voto favorable de Unidas Podemos. En la segunda, tanto de lo mismo: no ha estado ni siquiera cerca de alcanzar la mayoría simple que necesitaba —más síes que noes—.

Sánchez ya advirtió hace semanas que no se presentaría como candidato a una segunda sesión de investidura en la misma legislatura. Sin embargo, ayer por la noche ya señaló que lo volvería a intentar.

Eso sí, ya corre el reloj de la repetición electoral. La votación del nuevo intento de investidura tendría que comenzar antes del 23 de septiembre —dos meses después de que se votase por primera vez, el pasado 23 de julio, tal y como estipula el artículo 99 de la Constitución—.

De haber una segunda sesión de investidura dependerá del Jefe de Estado, que en los próximos días volverá a llamar a consultas a los portavoces de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados a fin de proponer a un nuevo candidato —o al mismo—.

Ahora hay contador.

Estas son algunas claves que indican que Sánchez lo podría tener más difícil cuando se presente a una nueva investidura.

PP y Cs siguen en sus trece: no facilitarán gobierno con una abstención

Pablo Casado en un mitin de la campaña de las elecciones generales de 2019.
Reuters

"El camino que ha emprenddio Sánchez es irreversible". Son palabras del secretario general del PP, Teodoro García-Egea, en el escritorio del Congreso de los Diputados, donde los parlamentarios comparecen ante los periodistas que han asistido este jueves a la segunda votación de la sesión de investidura.

Para García-Egea, este "camino irreversible" implica que los populares votarán de nuevo en el sentido negativo a una posible candidatura de Sánchez, probablemente en septiembre.

Lo mismo ocurre en las filas naranjas. Desde Ciudadanos, la nueva número dos de la organización, Inés Arrimadas, ha dicho ante la prensa que "Sánchez es parte del problema" y aunque ha abierto la puerta a que España "saldrá de esta", también han descartado un escenario que pase por una abstención a su investidura las próximas semanas.

Los propios socialistas deslizan que es el turno de PP y Ciudadanos, aunque Sánchez quiera seguir dando el paso

Pedro Sánchez llega al Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez llega al Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Perez

Motivada por estas declaraciones políticas, la ministra de Hacienda en funcions, María Jesús Montero, deslizó durante la tarde de este jueves en Más Vale Tarde, en La Sexta, que "ahora es el turno del Partido Popular y de Ciudadanos".

"No tiene sentido presentarse a una nueva investidura si no ha habido ningún tipo de cambio por parte de Ciudadanos o PP para permitir su abstención". "No quieren permtir la gobernabilidad de quien legítimamente ha ganado las elecciones en este país", es lo que ha considerado al ser preguntada por si Sánchez volverá a ser candidato a la Presidencia del Gobeierno.

"Le corresponde al rey pensar si somete de nuevo al candidato a una investidura", ha zanjado, sin embargo.

Aun con ello, el propio Sánchez confirmó anoche en Telecinco que quiere seguir intentándolo.

Las diferencias entre el PSOE y Podemos han aumentado tras esta investidura fallida

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.
REUTERS/Sergio Perez

El rostro de Iglesias durante el mediodía de este jueves en el Congreso de los Diputados lo decía todo. El candidato socialista, Sánchez, propinó un durísimo discurso contra los que hasta hace unas semanas eran sus "socios preferentes" de cara a las políticas de la presente legislatura.

Ha sido Iglesias quien además lanzó un órdago desde la tribuna de oradores: renunciaba al Ministerio de Trabajo a cambio de contar con las competencias en políticas activas de empleo. Lo que recibió fue la sorna de diputados socialistas y de la propia vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, que en el último discurso del hemiciclo le recordó que estas políticas están transferidas a las comunidades autónomas.

Mucho trabajo queda por hacer si se plantea una reconciliación entre ambas organizaciones, ya que la tensión era patente en la Cámara Baja y hubo duros reproches durante y después de la sesión en la que Sánchez no logró la investidura.

ERC no se compromete a nada: en septiembre será la Diada y sentencia del procés

Gabriel Rufián, de ERC, en el Congreso
Gabriel Rufián, de ERC, en el Congreso. Europa Press

Por si quedaban melones por abrir, se espera que la sentencia de la Sala del Tribunal Supremo que ha dirimido la causa del procés llegue en septiembre, que es cuando los políticos presos llevarán ya dos años de prisión preventiva.

"Septiembre nos complica la vida a todos", adujo el propio Gabriel Rufián, portavoz de los independentistas catalanes de ERC. Y es que además de la inminente sentencia, que no se espera favorable u óptima para los encausados, en septiembre también será la Diada, el Día Nacional de Cataluña —11 de septiembre—.

Felipe VI se tiene que dar prisa: se quiere plantear que la investidura sea a principios de mes

Pedro sanchez y Felipe VI
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, a principios de junio.

Por este motivo se confía en que Felipe VI, el jefe de Estado, sea determinante a la hora de marcar los plazos. Hoy mismo será la propia presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, quien departirá con el monarca en Zarzuela, a fin de notificarle oficialmente los resultados de la segunda votación de investidura.

No sería la primera vez que para abrir una legislatura, Felipe VI se viera obligado a realizar varias consultas con los portavoces de los grupos parlamentarios. España ya tiene experiencia en ello, como recuerda El País en este artículo: en 2016 el monarca llegó a hacer hasta tres consultas.

La primera consulta tuvo lugar después de que el monarca propusiese a Mariano Rajoy como candidato a la presidencia del Gobierno. Sin embargo, el exlíder del PP se inhibió al considerar que no contaba con los suficientes apoyos parlamentarios.

En este momento, Felipe VI descargó sus responsabilidades en la candidatura del socialista Pedro Sánchez, tras una segunda ronda de consultas. Sánchez no logró la investidura en ninguna de las dos votaciones, tal y como ha ocurrido en esta ocasión.

Finalmente, el rey planteó una tercera ronda de consultas para ver si existía la posibilidad de plantear un tercer candidato o recuperar la candidatura de Rajoy o Sánchez. Pero para lo único que sirvió fue para evidenciar el fiasco, lo que llevó a cerrar las Cortes y convocar nuevas elecciones generales, en este caso en junio de 2016.

En virtud del artículo 99 de la Constitución, de no superarse una investidura en septiembre, las nuevas generales serían el 10 de noviembre de 2019.

El descrédito internacional de España ante un escenario de cuatro elecciones en cuatro años

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Reuters

La prensa internacional se ha hecho eco de lo que ha ocurrido este jueves en la Cámara Baja española. Y lo ha hecho toda en términos muy similares: el británico The Guardian o el alemán Build han llamado la atención en que de no conseguirse una investidura antes del 23 de septiembre, se va a una repetición electoral.

En ese caso, serían las cuartas elecciones generales en cuatro años —diciembre de 2015, junio de 2016, abril de 2019 y noviembre de 2019—. España intenta trasladar una importa de estabilidad política que, a pesar de todo, no existe.

El francés Le Monde por ejemplo atina que Sánchez esperaba una investidura "gratuita" y que los socialistas continúan contrarios a una coalición con Unidas Podemos.

Y además