Pasar al contenido principal

Sánchez pierde la investidura al no haber logrado entenderse con Iglesias

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. REUTERS
  • Hasta este mismo jueves, PSOE y Unidas Podemos han intentado alcanzar un acuerdo con propuestas que han sido rechazadas por ambas partes.
  • En su turno de palabra, Iglesias ha lanzado una última propuesta: renunciar al ministerio de Trabajo a cambio de que el PSOE le concediese competencias en políticas activas de empleo.
  • En la segunda votación, Sánchez únicamente necesitaba lograr la mayoría simple de la Cámara, es decir, más síes que noes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pedro Sánchez ha vuelto a ser rechazado por la Cámara al no conseguir el respaldo de los 42 diputados de Unidas Podemos, ni lograr que PP o Cs se abstuviesen.

Tal y como dicta el artículo 99 de la Constitución, el candidato a la Presidencia, que no consiguió el quórum en la primera sesión, ha regresado al Congreso este jueves para someterse a una segunda votación en la que únicamente necesitaba lograr la mayoría simple, es decir, más síes que noes.

Así, la votación ha quedado de la siguiente manera: 124 votos a favor (PSOE y Partido Regioanalista de Cantabria), 155 votos en contra (PP, Cs, Vox, JxCat, Navarra Suma y Coalición Canaria) y 67 abstenciones (Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y Compromís).

Leer más: Esto es lo que pasará ahora que Sánchez no ha logrado ser investido

Hasta este mismo jueves los equipos negociadores de PSOE y Unidas Podemos han intentado alcanzar un acuerdo de investidura, lanzándose propuestas que finalmente han sido rechazadas por ambas partes. La última la ha hecho el propio Pablo Iglesias desde la tribuna de oradores durante su turno de palabra, cuando ha ofrecido renunciar al ministerio de Trabajo a cambio de que el PSOE le concediese competencias en políticas activas de empleo.

O el 23 de septiembre o nuevas elecciones

Con la votación fallida del martes, y atendiendo a dicho artículo de la Carta Magna, se abrió un plazo de dos meses en los que "se tramitarán sucesivas propuestas" de candidatos que quieran intentar ser investidos. El trámite, también fallido, de este jueves confirma la nueva fecha del 23 de septiembre para elegir presidente.

A lo largo de ese tiempo, Sánchez podría volver a intentarlo siempre que el rey lo designe a petición de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y previa ronda de consultas con los grupos políticos.

También será el rey si, llegado el 23 de septiembre y ningún candidato ha logrado el apoyo del Congreso, quien disuelva las Cortes y convoque elecciones, que tendrán lugar 47 días después de esa disolución, es decir, el próximo 10 de noviembre.

Y además