Pasar al contenido principal

La inusual investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos a las grandes tecnológicas como Google, Facebook o Amazon podría terminar favoreciendo al sector

El fiscal general de EE.UU., William Barr
El fiscal general de EE.UU., William Barr Associated Press
  • El sorprendente anuncio del Departamento de Justicia de EE.UU. de que está lanzando una investigación antimonopolio sobre las grandes compañías tecnológicas es una decisión muy poco habitual.
  • Las agencias federales rara vez anuncian, o incluso confirman, las investigaciones que están realizando sobre personas o empresas.
  • Es probable que esta medida responda a la creciente presión política, según expertos en defensa de la competencia.
  • Irónicamente, puede acabar siendo una buena noticia para los gigantes tecnológicos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sorprendente comunicado del Departamento de Justicia de EE.UU. sobre su investigación a las grandes tecnológicas ha sido diseñado para enviar una señal a muchos grupos, pero las empresas tecnológicas no son realmente los destinatarios.

El anuncio supone una maniobra inusual por parte de un regulador federal, que generalmente valora la confidencialidad en tales asuntos. Esto se debe a que fue básicamente un aviso, dirigido especialmente a una figura clave en el Congreso, de que el Departamento de Justicia ahora encabezará las investigaciones antimonopolio sobre las grandes compañías tecnológicas, según David Balto, un abogado antimonopolio de Washington con décadas de experiencia trabajando con los reguladores de la competencia de EE.UU..

Leer más: Amazon podría enfrentarse a una sanción multimillonaria en Europa por monopolio, al igual que pasó con Google y Apple

Para las compañías tecnológicas, el anuncio del Departamento de Justicia ha sido, en todo caso, una indicación sutil de que el Gobierno puede no ser tan duro con ellos como parece, afirma Balto. "Esta es una buena noticia para las compañías", asegura.

Puede parecer un poco irónico, dada la naturaleza del aviso. En su declaración, el Departamento de Justicia asegura que revisaría el poder de mercado de las "principales plataformas online" para ver si han dañado la competencia o han perjudicado a los consumidores. La agencia prometió "buscar una compensación" si encontraba violaciones de la libre competencia, amenazando esencialmente con demandar a las compañías.

El anuncio ha llegado por sorpresa. Varias noticias habían indicado que el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio estaban comenzando a analizar las prácticas competitivas de las grandes empresas de tecnología. Pero las agencias se negaron a responder públicamente sobre estas informaciones. De hecho, las agencias federales rara vez confirman las investigaciones que están realizando sobre personas o compañías concretas.

Lo reguladores están probablemente respondiendo a la presión política

Por inusual que sea, la iniciativa del Departamento de Justicia no surge de la nada. Figuras políticas de izquierda y derecha, incluidos los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders y el presidente Donald Trump, han estado pidiendo un mayor control del poder de mercado de las grandes compañías tecnológicas e incluso, en muchos casos, han pedido que se las obligue a dividirse en varias compañías.

Leer más: La demanda de Apple por abuso de monopolio no es ninguna sorpresa: solo hay que mirar su historial de demandas

"Hay una enorme presión política sobre las agencias gubernamentales en Washington para que se vea que actúan respecto a las grandes tecnológicas", asegura Daniel Crane, profesor de la facultad de derecho de la Universidad de Michigan especializado en temas de competencia. "Esta es su forma de responder a la presión política", añade.

Pero Balto cree que está sucediendo algo más. El mes pasado, The Wall Street Journal informó que la Comisión de Comercio y el Departamento de Justicia se habían repartido la supervisión de los gigantes tecnológicos. Según el acuerdo, Comercio tendría autoridad sobre Facebook y Amazon, mientras que Justicia supervisaría a Apple y a la matriz de Google, Alphabet.

El problema de ese acuerdo ha sido la oposición de Mike Lee, presidente del subcomité del Comité Judicial del Senado en materia de defensa de la competencia, política de competencia y derechos de los consumidores, según Balto. En un artículo de opinión publicado por el Washington Examiner el mes pasado, Lee criticó la idea de que las agencias se dividiesen las tareas de supervisión sobre las grandes compañías de tecnología. Las 2 agencias se arriesgan a duplicar esfuerzos y a provocar divergencias en la aplicación de la ley, aseguró.

Mike Lee, presidente de la comisión de competencia del Senado de EE.UU.
Mike Lee, presidente de la comisión de competencia del Senado de EE.UU. Andrew Harnik, Pool/Getty Images

"Estas investigaciones cubrirán claramente gran parte del mismo terreno", escribió Lee en su artículo de opinión. "La división de las investigaciones antimonopolio de estas compañías entre dos agencias", agregó, "es analíticamente ineficiente".

El Departamento de Justicia asegura estar al cargo

El subcomité que preside Lee tenía programada una audiencia este martes con los principales reguladores antimonopolio de la administración Trump, en la que se esperaba que los interrogara sobre la decisión de repartir la supervisión de las compañías tecnológicas. Esa audiencia terminó siendo pospuesta, pero, en opinión de Balto, el anuncio del Departamento de Justicia ha sido su forma de responder a las preocupaciones de Lee al defender su territorio.

"Es como si el (Departamento de Justicia) estuviese diciendo: 'gracias, es mi pelota y con ella juego yo'", afirmó Lee.

The Wall Street Journal publicó este martes que la investigación del Departamento de Justicia no se anticiparía a las que ya está llevando a cabo Comercio en las empresas bajo su supervisión.

Leer más: Las 7 mayores multas impuestas por la Unión Europea para luchar contra monopolios

Balto afirma que, aunque el Departamento de Justicia puede dejar que Comercio se encargue de algunas cuestiones, el aviso de este martes indica que Justicia está reclamando todas las investigaciones relacionadas con plataformas online y problemas en los marketplaces, que es la parte más importante de las acusaciones de prácticas monopolísticas a las grandes compañías tecnológicas. La senadora Elizabeth Warren, entre otros, ha expresado su preocupación sobre cómo esas compañías usan su control sobre sus plataformas y marketplaces para dar ventaja a sus propios productos y servicios sobre sus rivales.

"Estos temas son increíblemente complejos, consumen mucho tiempo y son realmente difíciles, y que 2 agencias supervisen las mismas conductas realmente no tiene sentido", señala Balto.

La oficina de Lee no ha respondido a las llamadas ni a un correo electrónico de Business Insider para recoger sus comentarios. Asimismo, el Departamento de Justicia tampoco respondió a la misma petición.

Esta decisión puede suponer buenas noticias para las tecnológicas

La noticia de que el Departamento de Justicia estaba iniciando su investigación ha sido interpretada por Wall Street como una señal negativa este martes. Los precios de las acciones de las 4 grandes compañías cayeron después de que se produjese el anuncio.

Pero que el Departamento de Justicia se haga cargo de la revisión antimonopolio es realmente algo bueno para las empresas tecnológicas, según Balto. Justicia no ha presentado ninguna demanda importante en virtud de la Ley Sherman contra el monopolio desde el caso de Microsoft hace 2 décadas. Y esta agencia tiene menos opciones legales cuando se trata de controlar la competencia que la Comisión de Comercio, asegura.

"No creo que nadie vaya a perder más tiempo porque todo esto está en el Departamento de Justicia", destaca Balto. "En todo caso, se sentirán más cómodos en su posición legal".

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook
Drew Angerer/Getty Images

Por su parte, Crane alberga dudas de que en el futuro cercano las investigaciones den resultados, independientemente de la agencia que esté a cargo. En lo que respecta a la aplicación de la ley antimonopolio, el historial de Comercio no es mucho mejor que el Departamento de Justicia en las últimas décadas, a pesar de que, en teoría, ha mejorado los poderes de aplicación, añade Crane.

Los tribunales han dificultado que los reguladores ganen casos sobre competencia, e incluso cuando esos casos se fallan a su favor, tienden a demorarse muchos años. Debido a eso, hay pocas posibilidades de que las grandes empresas de tecnología se terminen dividiendo a corto plazo, a pesar de la presión política sobre ellas, asegura Crane.

"La solución de dividir a las tecnológicas que se está pregonando desde la esfera política simplemente no creo que esté en el horizonte", afirma Crane.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además