Investigadores españoles diseñan un medicamento capaz de ralentizar el envejecimiento al destruir las células viejas del organismo

anciana, persona mayor, envejecimiento
  • Buenas parte del deterioro y las afecciones vinculadas a la edad parece estar en relación a un tipo de células conocidas como senescentes.
  • Estas células envejecidas detienen la proliferación celular, se acumulan en los tejidos y terminan por afectar al funcionamiento de los mismos.
  • Investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en colaboración con la Universidad de Leicester (Reino Unido) han desarrollado un fármacos capaz de eliminar las células viejas de los tejidos y frenar así el proceso de envejecimiento. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde hace tiempo una rama de la ciencia busca alargar la esperanza de vida del ser humano. Si bien su objetivo final no es la inmortalidad. Más bien, permitir vivir a los 80 años como si se tuviera 30.

De ahí que el foco de este tipo de investigaciones se coloquea nivel celular y metabólico para dar con aquello que ralentice el declive que experimenta el organismo a partir de su cuarta década, prolongando el tiempo de vida que se vive con salud.

En este sentido, investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en colaboración con la Universidad de Leicester (Reino Unido) han desarrollado un nuevo método para eliminar las células viejas de los tejidos y frenar así el proceso de envejecimiento. 

En concreto, han diseñado un anticuerpo que funciona como una "bomba inteligente", según la terminología de la UOC, capaz de reconocer proteínas específicas en la superficie de estas células envejecidas (o senescentes), engancharse a ellas y aplicarles un fármaco que las elimina, sin afectar al resto. Lo que minimiza, a su vez, los potenciales efectos secundarios.  

Los resultados de este trabajo, publicado recientemente enScientific Reports, no solo allanan el camino a mejorar la calidad de vida de las personas ancianas. Además abren la puerta al desarrollo de  tratamientos efectivos para retrasar la evolución de enfermedades vinculadas al envejecimiento

Enfermedades vinculadas a la edad, — como el cáncer o el Alzhéimer— pueden estar influenciadas por la acumulación de células viejas

El ser humano envejece porque envejecen sus células. 

A partir de los 40 años, el cuerpo experimenta una degradación progresiva derivada de ciertos mecanismos que activan con el paso del tiempo. La biología que estudia estos fenómenos ha  identificado una serie de factores que parecen ser los principales responsables de ello.

De todos ellos, uno acapara mayor atención por parte de la comunidad científica que busca alargar la esperanza de vida humana: la eliminación de las células viejas, también conocidas como senescentes.

La senescencia es un proceso que incapacita la proliferación celular. Debido a esto los tejidos se van acumulando de estas células senescentes. Lo que termina por impedir que el resto de células hagan su trabajo, por lo que a la larga los órganos dejan de funcionar correctamente.

Se ha demostrado que una amplia gama de enfermedades vinculadas a la edad, —desde la fibrosis hasta la diabetes, el cáncer o el Alzhéimer— pueden estar influenciadas por la acumulación de células senescentes.

Poder acabar con estas células parece una vía fiable hacia el logro de ralentizar el envejecimiento. Así lo confirma un ratón transgénico diseñado hace una década en el cual se podían destruir las células senescentes. Con ello el animal disparó su esperanza y calidad de vida.

Aquí es donde cobran relevancia los fármacos que se están diseñando en grupos como el de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Conocidos bajo el nombre de senolíticos, estos medicamentos  buscan reconocer las células envejecidas y destruirlas sin tocar a sus vecinas sana. Es lo que se llaman terapias dirigidas, tal y como explica en un artículo en The Conversation Salvador Macip profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) al frente del estudio.

Tras investigar las particularidades propias de las células senescentes, ahora el equipo de la Uol/UOC ha diseñado un fámarco senolítico de segunda generación capaz de identificarlas, unirse a ellas y descargar una sustancia que las elimine. Todo ello borrando los efectos secundarios que acompañan a la mayoría de estos medicamentos.

"Por primera vez tenemos un fármaco basado en un anticuerpo que puede aplicarse a los humanos para frenar la senescencia celular", apunta Macip en nota de prensa. 

De momento los buenos resultados han sido probado en células humanas en cultivo. Ahora debe analizarse qué efectos tiene en un organismo y si hay alguna consecuencia indeseable. Tras comprobar esto en animales, se podría pasar a ensayos en humanos.

De resultar efectivo, el tratamiento se podría administrar tras la aparición de los primeros síntomas de enfermedades como el Alzhéimer, la diabetes tipo 2, el párkinson, la artritis, las cataratas o algunos tumores, puntualiza la Universidad. A largo plazo, los investigadores consideran incluso que se podría dar en ciertas circunstancias para conseguir un envejecimiento más saludable. 

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Salud, Ciencia, Vida sana