Pasar al contenido principal

Investigadores del MIT crean un nanorrobot capaz de viajar por tu cuerpo para diagnosticar enfermedades

Diagrama robots del tamaño de células
El diagrama ilustra el diseño de los dispositivos diminutos, que están diseñados para poder flotar libremente en líquido o aire. MIT

Cada vez la robótica viene en tamaños más pequeños. Los últimos en adentrarse en el campo de la nanorrobótica han sido los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que han desarrollado los que podrían ser los "robots más pequeños hasta la fecha".

Con el tamaño de una célula humana, estos robots pueden recabar información del entorno en el que se encuentran, según el propio MIT.  La clave de estos pequeños dispositivos es que sean plenamente funcionales y sus capacidades podrían generar avances en la medicina, especialmente en el sector del diagnóstico. 

Este robot es el resultado de una investigación liderada por el investigador del MIT, Volodymyr Koman, y se ha publicado en la revista Nature Nanotechnology

La revolución del diagnóstico en medicina y otros sectores

Diagrama sobre como microbots
Los robots podrían viajar por el cuerpo humanos o por tuberías, llevando a cabo labores de diagnóstico. MIT

La idea es simple: robots diminutos recorriendo tu cuerpo de principio a fin para recoger información de tus fluidos y tejido. El diagnóstico sería de lo más certero, rápido y eficaz. Este sería uno de los posibles usos de los microdispositivos desarrollados por el MIT. 

Los investigadores describen escenarios potenciales en el que los robots podrían por ejemplo pasar a través del tracto digestivo en busca de signos de inflamación u otros indicadores de enfermedad. 

Sin embargo, Strano afirma que también podrían transformar la industria del petróleo y del gas. El método actual para revisar tuberías y otra maquinaria pesada es muy caro e involucra a una gran cantidad de recursos humanos. Estos robots podrían insertarse en un lado de la tubería y ser recogido al final de la misma con toda la información recabada que pudiera alertar sobre fugas u otros problemas, explica el MIT. 

Lo que es cierto es que estos nuevos dispositivos abren muchas posibilidades de uso y Strano asegura que ve esta investigación como la introducción de un nuevo campo en robótica.

Leer más: Así ha sido la primera operación de un robot en una cirugía en la columna vertebral

El diseño: funcionalidad antes que movilidad

Los robots, según explica el MIT, están formados por diminutos circuitos electrónicos hechos de materiales bidimensionales, que llevan acopladas unas minúsculas partículas llamadas coloides. Los coloides son una parte fundamental del diseño ya que son tan pequeños que pueden permanecer suspendidos indefinidamente en un líquido o incluso en el aire para así obtener información del entorno. 

"Los coloides pueden acceder a entornos y viajar de maneras que otros materiales no pueden" explica Michael Strano, profesor de Ingeniería Química en el MIT y uno de los autores del estudio. El investigador también enfatiza que, para obtener crear dispositivos eficientes, es mejor primar la funcionalidad por encima de la movilidad, según recoge el MIT. 

Otra característica destacable de estos pequeños robots es que no necesitan batería ni externa ni interna, se cargan a sí mismos mediante la luz. Un simple fotodiodo proporciona el impulso de electricidad que los circuitos de los diminutos robots requieren para llevar a cabo sus funciones.

Fuente: MIT News

Te puede interesar