Pasar al contenido principal

Frenar el cambio climático transformando el CO2 en metano con un 'ventilador gigante', la propuesta de un grupo de investigadores de Stanford

Un número alarmante de estudios demuestra que tenemos el tiempo muy limitado para frenar el cambio climático.
  • 196 países han firmado el Acuerdo de París y están intentando evitar que las temperaturas globales suban más de 1,5 grados a largo plazo.
  • En este punto, sin embargo, el promedio con el que se están reduciendo las emisiones de CO2 no es prometedor.
  • El equipo de investigación de Rob Jackson, de Stanford, está a punto de encontrar una nueva forma de reducir el efecto invernadero, convirtiendo el metano en CO2.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Actualmente 196 países están intentando evitar que la temperatura media global siga subiendo a largo plazo. El objetivo es evitar que crezca por encima de 1,5 grados, tal y como se establece en el Acuerdo de París.

Un alarmante número de estudios sugiere que, de suceder esto, las consecuencias para los ecosistemas de todo el planeta serían devastadoras. También advierten de que tenemos un tiempo muy limitado para frenar el impacto del cambio climático.

Si bien la presión a los gobiernos ha crecido en los últimos años, muchos políticos —como el presidente estadounidense Donald Trump— parecen incapaces de entender que el cambio climático está sucediendo. Otros, además, están siendo demasiado lentos en sus reacciones.

Leer más: Cómo será la Tierra dentro de 80 años si tenemos suerte... y cómo será si no la tenemos

Ahora mismo, la ratio con la que se está consiguiendo reducir las emisiones de dióxido de carbono tampoco es muy prometedora.

El Instituto Mercator de Investigación en Bienes Comunes y Cambio Climático ha estimado que solo tenemos ocho años y medio antes de que el ascenso de 1,5 grados en la media de temperatura global sea inevitable.

El CO2 suele estar fuera de nuestras mentes cuando pensamos en combatir el cambio climático, y a menudo es considerado como uno de los principales culpables en la aceleración de la subida de las temperaturas.

Leer más: Científicos de Harvard proponen reducir la luz solar que llega a la superficie de la Tierra para frenar el calentamiento global

En lugar de continuar centrándonos en la reducción de emisiones de dióxido de carbono, el equipo de investigación de Rob Jackson, de la universidad de Stanford, está trabajando en una nueva fórmula para reducir el efecto invernadero; que implicaría producir más CO2.

MIentras que la presión a los gobiernos ha crecido, algunos políticos todavía reaccionan lento o apenas toman decisiones para atajar el cambio climático
MIentras que la presión a los gobiernos ha crecido, algunos políticos todavía reaccionan lento o apenas toman decisiones para atajar el cambio climático Getty Images

El metano es el segundo gas más prominente en la atmósfera, y más culpable del cambio climático —después del CO2.

El gas proviene principalmente de la industria agrícola, y muchas veces de la extracción y transporte de combustibles fósiles.

Aunque los niveles de metano en la atmósfera son significativamente más bajos que el del CO2, el metano es 82 veces más dañino para el clima que el dióxido de carbono a los 20 años de su emisión.

Por tanto, la conversión de metano en CO2 podría, al menos temporalmente, combatir la crisis climática.

"Estoy emocionado con este proyecto porque tenemos una oportunidad para restaurar la atmósfera a la manera en la que debía ser, y darle a la gente una razón para tener esperanza por el futuro", ha dicho el investigador Jackson en un video de YouTube.

En Nature Sustainability, Jackson explicó que, en teoría, podría utilizarse una suerte de gran ventilador que filtraría el metano del aire en la atmósfera.

Este metano después podría ser convertido en CO2 mediante procesos químicos —con calor y con zeolitas microporosas.

La idea de Jackson, por ahora, es poco más que una teoría, pero el método podría aportar enormes mejoras en términos de cambio climático.

El metano proviene principalmente de la industra agrícola.
El metano proviene principalmente de la industra agrícola. Sandra Mu/Getty Images

Es potencialmente posible que se reduzca el metano en suspensión aérea a niveles preindustriales, y solo se liberarían a la atmóstera 8.000 millones de toneladas de CO2. Aunque parezcan mucho, los humanos pueden producir esta cantidad en unos pocos meses, y este dióxido de carbono emitido sería, de lejos, mucho menos pernicioso para el clima.

Leer más: Los científicos avisan: sus modelos de predicción sobre el cambio climático subestiman los eventos extremos

"La conversión del metano quizá será más cara por tonelada que las emisiones negativas de dióxido de carbono, y su coste potencial y rentabilidad todavía son inciertos, pero podría generar mejores valores climáticos y económicos debido a la excesiva capacidad del metano de ser un gas invernadero", han dicho los investigadores.

Y además