Pasar al contenido principal

Por qué la economía irlandesa y sus datos se parecen tan poco al resto de las europeas

Temple Bar en Dublín. Irlanda.
Getty Images
  • En tan solo un año (2015), Irlanda llegó a ver crecer su PIB un 25%.
  • El crecimiento de Irlanda ha variado de extremo a extremo, desde la recesión (-5%) en 2009 hasta las cifras muy superiores a la media europea en los últimos años.
  • El propio primer ministro reconoció en 2016 que las cuentas "no reflejaban exactamente lo que estaba pasando en la economía".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La competencia desleal no solo se da entre empresas. También los países juegan sus propias cartas a la hora de potenciar las ventajas de sus economías. Uno de los casos paradigmáticos de estas políticas es Irlanda, que mantiene uno de los impuestos de sociedades más bajos del mundo.

En concreto, dicho impuesto se sitúa en el 12,5% en la isla, frente al 25% establecido en España, al 33,33% de Francia, al 19% de Reino Unido o al 15% en Alemania. Es por ello que Javier Doz no duda en calificar esta estrategia como "competencia desleal" por parte de Irlanda.

"Hay una especie de silencio en esto, ¿cómo puede ser que Irlanda mejore su PIB un 25% en un año?", se pregunta el consejero del CESE, Javier Doz. Eso sucedió en 2015, cuando la economía irlandesa mejoró una cuarta parte. Mientras, su balanza comercial ese año ascendió al 28%, según los datos del Banco Mundial.

Según Doz, la razón de ser de esos datos está en las "masivas entradas de dinero" que se producen en Irlanda y tras las que "no hay una actividad económica", asegura.

Operaciones de maquillaje

Su análisis no dista de los que han realizado otras autoridades económicas y políticas. El propio primer ministro irlandés, Enda Kenny, explicó en 2016 que las cuentas de crecimiento "no reflejaban exactamente lo que estaba pasando en la economía", mientras que Paul Krugman, Nobel de Economía, decía que dichos datos no tenían "ningún sentido".

Por su parte, Michael Martin, de la oposición irlandesa, acusaba a las autoridades de "maquillar las cuentas". En opinión del consejero del CESE, esas cifras reflejan "operaciones contables de maquillaje" por la entrada de capitales. Para Doz, revertir esas políticas debe resultar uno de los objetivos prioritarios: "Mal porvenir tiene Europa si no se pone a frenar eso".

Mientras, en la isla argumentaban que durante ese año se habían producido grandes fusiones corporativas que hicieron aumentar el tamaño de la economía irlandesa. Lo cierto es que hasta las previsiones de la Comisión Europea dejan en entredicho el PIB de Irlanda. El último pronóstico para 2015 previó un crecimiento del 6% que, como se ha dicho, finalmente fue del 25,1%.

Queda por ver si las cifras de este 2019 sufren un vuelco tan destacado como las de aquel año. Se prevé que Irlanda crezca un 4% este año, frente al 6,7% del año pasado.

Y además