Pasar al contenido principal

La irrupción de los robots va a crear 133 millones puestos de trabajo, casi el doble de los que destruirá

Automatización a través de los robots
Getty Images

El avance de los las nuevas tecnologías y su irrupción en la fuerza de trabajo tradicional ha sido denominado como la Cuarta Revolución Industrial, un término que revela el temor a la pérdida masiva de empleo y a la sustitución de humanos por máquinas. 

Sin embargo, no parece que el futuro vaya a ser tan apocalíptico: la automatización de tareas en el espacio de trabajo va a crear 133 millones de puestos de trabajo en la próxima década, frente a los 75 millones que destruirá. Son datos de un informe del Foro Económico Mundial que sugiere que la irrupción de los robots en el mercado laboral no tiene por qué ser negativa si las empresas actúan a tiempo. 

Los resultados del informe, que se basan en una encuesta realizada a empresas de todos los sectores que aglutinan a 15 millones de trabajadores, estiman que las transformaciones motivadas por las nuevas tecnologías se van a acelerar entre 2018 y 2022. 

La automatización crea nuevos puestos de trabajo y aumenta la productividad 

Actualmente, el 71% de las horas de trabajo están realizadas por humanos, mientras que las máquinas se encargan del 29%. En 2022 la división del trabajo será casi equitativa, con un 58% de horas de trabajo ocupadas por humanos y un 42% automatizadas.

En España, por ejemplo, ya hay unos 35.000 robots industriales funcionando dentro de las fábricas, según los datos de la Asociación Española de Robótica y Automatización de las Tecnologías de la Producción.

Sin embargo, las empresas no son del todo pesimistas ante estas cifras, ya que el 38% afirma que la automatización les permitirá enfocar sus trabajadores actuales hacia puestos de trabajo más productivos y más de un cuarto espera que se creen nuevos puestos. 

Leer más: 6 cosas que cambiarán en el trabajo con la llegada de los robots

El 83% de las empresas que ya están utilizando IA confirman que ha supuesto la creación de nuevos puestos, sobre todo en categorías profesionales más altas, según un informe de la consultora Capgemini. Afirman que la IA ha sido un medio para reducir el tiempo que los empleados dedican a tareas rutinarias y administrativas y les ha permitido centrarse en las actividades de valor añadido. 

"La IA acaparará los trabajos más monótonos y repetitivos pero también se crearán muchos otros, para el mantenimiento, creación y desarrollo de las máquinas" aseguró a Business Insider España hace unos meses Cristina Sánchez, CEO de Acuilae

La mitad de los trabajos podría estar automatizado en 2025

Algunos de los nuevos perfiles que el informe del FEM afirma que se van a necesitar para los trabajos del futuro consisten en analistas y científicos de datos, desarrolladores de software y aplicaciones y expertos en comercio electrónico y social media. Así mismo, la demanda de perfiles especializados en las tecnologías más recientes no hace más que crecer: especialistas en Inteligencia Artificial y machine learning, analistas en ciberseguridad e ingenieros de robótica y blockchain. 

A pesar del optimismo de las empresas y de la estimación que prevé la creación de casi el doble de empleos que los que se destruyen, el informe también advierte de que la ventana para aprovechar la oportunidad cada vez es más pequeña. La inacción es un riesgo que las empresas no se pueden permitir asumir, ya que los propios jefes de las empresas estiman que para 2025 la mitad de las tareas que realiza su compañía podría estar automatizada. 

En España en concreto, los empleos en riesgo aumentarán del 3% al 21% entre 2020 y 20130, según un informe elaborado por PwC. Otro estudio eleva estas estimaciones y asegura  que el 43% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España tienen un riesgo elevado de ser automatizados a medio plazo.

Leer más: Los robots han llegado: estos son los trabajos que pueden ser sustituidos

Los empleos que están más en riesgo son los que menos posibilidades tienen de reconvertirse

Ante esto solo cabe la formación de los empleados para adecuar sus habilidades a los nuevos perfiles que se van a necesitar. "Hay muchos puestos de trabajo que cambiarán con la inteligencia artificial, cuyos profesionales no están actualmente adaptados a ese cambio", según explicó Patricia Pascual, responsable de la empresa española especializada en Big Data Piper Lab, en declaraciones anteriores a Business Insider España. Por ello las empresas deben empezar desde ya a apostar por la formación continua de sus empleados para que "puedan responder a las nuevas demandas." 

El informe revela que para 2022, el 42% de las competencias requeridas se habrá transformado. Sin embargo, aunque todas las empresas afirman que la formación de sus empleados forma parte de su estrategia para la transformación, el 54% va a priorizar los puestos claves. Esto quiere decir que los puestos de trabajo que están más en riesgo van a quedar relegados a un segundo plano, de hecho solo el 33% va a priorizar la formación de estos empleados: quién más necesita la adquisición de nuevas competencias, menos posibilidades tiene de desarrollarlas. 

Te puede interesar