Pasar al contenido principal

Estas islas del Pacífico tienen niveles de radiación superiores a los de Chernóbil y Fukushima

Zona de peligro
Getty Images
  • Las islas Marshall, situadas en el Pacífico tienen ahora mismo niveles de contaminación nuclear que hacen que algunas zonas sean inhabitables. 
  • Nuevos estudios recuerdan que el daño que hizo Estados Unidos con sus pruebas nucleares persiste aún en las islas e impide que los residentes puedan volver a sus islas de origen. 
  • En algunas partes la radiactividad es mayor que la de Chernóbil o Fukushima. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

A mediados de los años 40, las islas Marshall estaban bajo administración estadounidense y el país inició una serie de pruebas nucleares sobre este conjunto de atolones situado en el Pacífico que duraron hasta 1958. 

Islas Marshall
World Future Council

En total, Estados Unidos explotó 67 bombas atómicas en las islas Marshall y ahora, 60 años después, tres estudios publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences y realizados por varios investigadores del Centro de Estudios Nucleares de la Universidad de Columbia recuerdan que el daño persiste y hace que algunas zonas sigan siendo inhabitables con un nivel de radiación mayor que el de Chernóbil o Fukushima. 

Leer más: ¿Es peligroso visitar Chernóbil? Responde una experta en radiactividad involucrada en las labores de limpieza

Según la investigación, la mayoría de los residentes vive en dos islas abarrotadas y no pueden regresar a sus islas de origen debido a la contaminación nuclear. 

Una de las zonas más afectadas es el atolón Bikini, que sufrió la explosión más fuerte en 1954: unas 1.000 veces más potente que las bombas de Hiroshima o Nagasaki. El fondo del mar, el suelo y las frutas del atolón Bikini, analizados durante la investigación, tienen niveles de radiación mayores a los de Chernóbil. 

Este mismo equipo científico ya descubrió hace tres años que las islas Marshall se veían afectadas por niveles de radiación gamma alarmantes que superaban lo que los científicos habían estimado inicialmente. 

Y además