Pasar al contenido principal

Italia prohíbe a ING captar nuevos clientes tras detectar deficiencias en su sistema contra el blanqueo

Sede de ING en las Rozas
ING Direct
  • El Banco de Italia ha prohibido llevar a cabo transacciones con nuevos clientes a la filial italiana de ING como consecuencia de las deficiencias detectadas en los sistemas de lucha contra el blanqueo de capitales. 
  • En su página web ING Italia advierte de que "la actividad dedicada a la adquisición de nuevos clientes ha sido suspendida temporalmente".
  • Las acciones de la entidad han caído un 1,35% en la bolsa de Ámsterdam. 

El Banco de Italia ha prohibido llevar a cabo transacciones con nuevos clientes a la filial italiana de ING como consecuencia de las deficiencias detectadas en los sistemas de lucha contra el blanqueo de capitales de la entidad, que ha asegurado que tomará las medidas necesarias para mejorar estos procesos en línea con las exigencias del banco central del país transalpino.

De hecho, en su página web ING Italia advierte de que "la actividad dedicada a la adquisición de nuevos clientes ha sido suspendida temporalmente", mientras que señala que "todos los servicios para los clientes actuales continúan operativos a través de los canales habituales".

La decisión del Banco de Italia se ha producido a raíz de las inspecciones sobre el terreno realizadas por la institución entre el 1 de octubre de 2018 y el 18 de enero de 2019, que detectaron deficiencias en los sistemas contra el lavado de dinero.

No obstante, el banco central e ING Italia subrayaron que esta prohibición no afecta a las operaciones con actuales clientes de la entidad naranja.

"En estrecha consulta y de acuerdo con Banca de Italia, ING Italia se abstendrá de aceptar nuevos clientes durante las conversaciones con el banco central", informó la filial del banco holandés.

El pasado mes de septiembre, el grupo ING llegó a un acuerdo con la Fiscalía de Países Bajos para zanjar las investigaciones relacionadas con las deficiencias en la prevención de lavado de dinero y prácticas corruptas en su filial holandesa, ING Netherlands, entre 2010 y 2016, mediante el pago de una multa de 675 millones de euros y la devolución de otros 100 millones de euros cobrados de forma indebida.

Las acciones de ING llegaban a caer hasta un 3,5% en la Bolsa de Amsterdam, aunque en el último tramo de la sesión lograban enjugar estas pérdidas al 1,39%.

Te puede interesar