Pasar al contenido principal

Un avión F-35 japonés desaparece en el Pacífico y Estados Unidos podría tener problemas si Rusia o China lo encuentran primero

Un avión F-35A
Un avión F-35A. Courtesy of the F-35 Joint Program Office
  • El ejército japonés informaba el martes que ha perdido el contacto con un caza de combate F-35 a 135 kilómetros de la costa de la prefectura de Aomori, en el Pacífico.
  • Los expertos señalan que Rusia y China harán lo que sea posible por echar un vistazo a los restos del avión; y, si lo encuentran, podrían poner en jaque el predominio aéreo de EEUU en las próximas décadas.
  • Rusia y China probablemente no puedan reconstruir el F-35, pero si su tecnología acaba en esos países podría ser un duro golpe al poderío militar de EEUU.

El ejército de Japón informaba el martes de que ha perdido el contacto con un caza de combate F-35 a 135 kilómetros de la costa este de la prefectura de Aomori, en el Pacífico, y que ha emprendido la búsqueda del piloto y del avión.

Pero si Rusia o China —los cuales mantienen una gran presencia naval en la región— encuentran primero el avión, el prometedor futuro de la aviación de EEUU podría acabar antes incluso de haber empezado.

"En el mejor de los casos, no sería bueno" para el futuro de la aviación de EEUU si Japón o el país norteamericano no recuperan el caza, según explica el general en la reserva de EEUU David Deptula a Business Insider EEUU.

"No hay precio lo suficientemente alto para China o Rusia si quieren recuperar el F-35 japonés extraviado. Sería un gran negocio [para esos países]", tuiteaba Tom Moore, experto en Rusia y proliferación de armas.

La búsqueda de la tecnología del F-35 está en marcha

Fábrica de aviones F-35

Básicamente, si Rusia o China, quizás utilizando su avanzada red de submarinos, encuentran antes el caza, obtendrían un tesoro lleno de secretos sobre el mayor sistema armamentístico de la historia.

El accidente del F-35 en el Pacífico representa la primera oportunidad para Rusia y China de hacerse con uno de estos aviones, ya que el F-35 solo se había estrellado una vez antes, y en aquella ocasión fue en suelo estadounidense.

La tecnología de ingeniería inversa podría permitir a Rusia o China construir sus propias versiones del jet, hasta cierto punto.

Leer más: Donald Tusk pide a la Unión Europea aprobar una prórroga del Brexit de hasta un año, aunque exige condiciones a Londres

"El grado de utilidad para Rusia o China de recuperar algún resto o el avión al completo dependerá de cuánto daño haya sufrido la aeronave antes de colisionar con el agua", comenta Justin Bronk, experto en aviación de combate en el Royal United Services Institute, a Business Insider EEUU.

"La morfología general del jet es bien conocida, así como sus características de rendimiento, pero partes del radar y otros sensores serían objetivos prioritarios para recuperar y probarlos", añade.

Específicamente, Rusia dispone de una flota de submarinos indetectables creada para inmersiones y búsquedas a gran profundidad bajo el agua. EEUU y Japón tienen tecnología marítima avanzada para buscar el jet extraviado, pero la mayor parte de esta tecnología se encuentra en dos barcos de salvamento y en submarinos de gran tamaño, que podrían no ser ideales para la misión de rescate.

Leer más: La comisaria europea de Competencia respalda a España y Francia en la implantación de la tasa Google

Todo el mundo sabe dónde fue visto por última vez el vuelo del F-35. Podría haber continuado unos kilómetros más, y las corrientes podrían haber arrastrado a la aeronave aún más lejos. En resumen, toda la región tiene la oportunidad de pescar alguna pieza.

Lo que Rusia y China podrían ganar

Vladimir Putin, junto a un caza de combate
Vladimir Putin, junto a un caza de combate. Associated Press

Rusia y China saben cómo es un F-35. Hay incluso alguna evidencia de que China ha robado los planos del F-35. Pero incluso con un F-35 en sus manos, ambos países seguirían sin tener el conocimiento avanzado de manufacturación de EEUU.

Solo disponiendo de materiales usados en los motores supersónicos del F-35 no permitiría necesariamente a China crear materiales a su voluntad. Y solo echando un vistazo al fuselaje del jet no permitiría necesariamente a Rusia crear estructuras como la del F-35 por su cuenta.

Leer más: El Brexit ya le ha costado al Reino Unido 7.600 millones de euros más una inminente recesión y ni siquiera ha empezado

El camuflaje y el rendimiento del F-35 representan una pequeña parte de su valor para el ejército de EEUU. El resto reside en la red de comunicaciones y el sistema de sensores.

En esos aspectos, según Bronk, el F-35 puede protegerse de las miradas indiscretas.

"Se buscarán las muestras o el recubrimiento de camuflaje de 'estera de fibra'", explica Bronk. "Pero el software y la programación más importantes del avión probablemente serán difíciles de reconstruir, dado no solo el daño probable del choque y el agua salada en el Pacífico, sino también la forma en que los sistemas de sensores del avión están diseñados para ser muy difíciles de descifrar y de reconstruir mediante ingeniería inversa", sostiene.

A pesar de los grandes esfuerzos de EEUU, si Rusia o China recuperan alguna de las partes del F-35, pondría en jaque a la seguridad de EEUU.

"Tanto China como Rusia tienen excelentes equipos de reconstrucción, ingeniería inversa y copia, particularmente los chinos, ya que son maestros en eso", asegura Deptula.

Bronk y Deptula se muestran de acuerdo en que entre Moscú, Washington, Pekín y Tokio se dará la carrera por encontrar al F-35 extraviado.

Y además