Pasar al contenido principal

La guerra por el megacontrato militar de 10.000 millones de dólares para almacenar los datos del Pentágono en la nube se acaba de reducir a una batalla entre Amazon y Microsoft

Ejércitos
Patrulla del ejército brasileño en la favela de Mangueira de Río de Janeiro. REUTERS/Ricardo Moraes
  • Microsoft, Amazon Web Services, IBM y Oracle competían por hacerse con el megacontrato cloud del ejército norteamericano, valorado en 10.000 millones de dólares.
  • El Pentágono ya ha confirmado que IBM y Oracle se quedan fuera de la pugna al no cumplir "con los requisitos mínimos descritos" en la oferta.
  • Las autoridades estadounidenses también le dan un toque de atención a AWS por infracciones éticas al haber recontratado a un antiguo empleado suyo que participó en el diseño del programa militar.

Que la siempre reticente Administración Pública decida dar el salto a la nube, de manera decidida y moviendo cargas críticas a este nuevo entorno, es ya noticia en sí misma. Que además no se trate de una AAPP cualquiera, sino del mismísimo ejército de Estados Unidos la hace aún más interesante. Máxime si el contrato es uno de los mayores de la historia de la industria informática, valorado en alrededor de 10.000 millones de dólares.

Este contrato de defensa, por el que el Pentágono quiere trasladar muchas de sus operaciones y aplicaciones a entornos de cloud pública, es una de las gominolas del año en el sector digital. Tanto que prácticamente todos los players de este mercado (exceptuando a la china Alibaba por motivos estratégicos) se han postulado para ser el elegido final y llevarse este delicioso pastel económico.

Entre los candidatos figuraban compañías como Amazon Web Services, Microsoft, IBM u Oracle. Pero, según ha confirmado el Departamento de Defensa norteamericano, tan sólo las dos primeras "cumplieron con los requisitos mínimos descritos" en la oferta para la infraestructura JEDI, como así se llama la iniciativa.

Leer más: El principal negocio de Amazon no está en el comercio electrónico, sino en sus servicios cloud

De este modo, los últimos metros de la carrera por el jugoso premio los correrán solo Jeff Bezos y Satya Nadella con sus plataformas de más amplio espectro, dejando atrás a IBM y Oracle, cuya experiencia en el segmento profesional no les ha bastado para convencer a las autoridades militares estadounidenses. 

Una disputa que, además, no ha estado exenta de polémicas (como es normal cuando en juego están 10.000 millones de dólares). Al respecto, Oracle denunció que un extrabajador de Amazon Web Services formó parte del diseño del proyecto JEDI antes de regresar a AWS. El Pentágono estudió el caso y determinó que podría considerarse como una infracción ética por parte de Amazon, pero que no había "conflictos de interés que afectaran a la integridad del proceso de adquisición".

Según la información proporcionada por el Pentágono, el contrato debería estar adjudicado a mediados de julio de este año, con lo que apenas queda nada para conocer cómo se dirime esta particular competición.

Y además