Pasar al contenido principal

Este joven astrofísico español que fue asesor del Banco Mundial se presenta a las elecciones europeas por este desconocido partido

  Bruno Sánchez-Andrade, candidato de Volt a eurodiputado.
Bruno Sánchez-Andrade, candidato de Volt a eurodiputado. Volt
Superdomingo Electoral
  • Bruno Sánchez-Andrade es el cabeza de lista al Parlamento Europeo por Volt, un pequeño y desconocido partido político paneuropeo progresista fundado en 2017. 
  • Este astrofísico ha desarrollado una carrera que va desde la investigación hasta pasar por una startup en Silicon Valley o el Banco Mundial. 
  • Volt es un partido paneuropeo progresista fundado en 2017 que presenta candidaturas a las elecciones europeas en 8 países con el mismo programa. 

De investigar el sol a ser candidato a eurodiputado. Bruno Sánchez-Andrade es el cabeza de lista al Parlamento Europeo por Volt, un pequeño y desconocido partido político paneuropeo progresista fundado en 2017 y que presentan candidaturas a las elecciones europeas en 8 países con el mismo programa. 

"Es una decisión que me ha llevado mucho tiempo tomarla", cuenta a Business Insider, este astrofísico asturiano que estudió primero física en la Universidad de Oviedo para posteriormente especializarse en Astrofísica en Canarias para explicar cómo ha llegado a la política. Un perfil científico que, poco a poco, se fue abriendo hacia otros campos para acabar, por ejemplo, trabajando como asesor del Banco Mundial. 

Su carrera como astrofísico le llevó a Alemania con una beca de doctorado para posteriormente recalar en Estados Unidos, donde acabó trabajando para la NASA

"Ahí es cuando me di cuenta que me apasionaba la ciencia, pero creía que había mucho más que hacer que investigar", apunta Sánchez-Andrade que recuerda que siente "pasión por la ciencia desde muy pequeñito" cuando le decía a su madre que quería estudiar las estrellas. Pero que también asegura que se ha dado cuenta que el papel del científico puede ir más allá de enseñar o publicar artículos. 

Leer más: 29 españolas menores de 35 años llamadas a revolucionar la tecnología, las finanzas y la política

En esta evolución hacía la política, tras trabajar con cohetes de la NASA, le concedieron una beca de Ciencia Política en la Academia de Ciencias de Estados Unidos, tras lo cual siguió su carrera en una ONG de cambio climático y acabó desembarcando en Silicon Valley para una aventura estereotípica en una startup nacida en un garaje. 

"Entré en una startup llamada Maps Box. Éramos como 10 personas en un garaje literalmente y cuando salí dos años después de ser científico jefe éramos más de 200 personas", cuenta. 

De ahí pasó a ser asesor del Banco Mundial, tras lo que comenzó a trabajar en una empresa de satélites argentina que estaba abriendo oficina en Barcelona, volviendo a España nueve años después, en pleno 1 de octubre. 

Un desconocido partido paneuropeo 

Paralelamente a la última parte de la historia de Sánchez Andrade, Europa vivía momentos convulsos marcada por el auge de los movimientos antieuropeístas y por la histórica decisión de la votación a favor de la salida de Reino Unido de la UE en junio de 2016.

Esta fue la chispa que hizo que Andrea Venzon y Colombe Cahen-Salvador decidieran empezar a actuar mientras discutían cómo les iba a afectar la decisión del Brexit a sus vidas. 

Ahí, surgió la idea de Volt a la que se unió Damian Boeselager en enero de 2017. El 29 de marzo de 2017, cuando se puso en marcha el artículo 50, el equipo creó una primera página en Facebook. Tras montar el partido, organizaron unas primarias abiertas en cada país y ahí se presentó Sánchez-Andrade. 

Un acto de Volt en Madrid.
Un mitin de Volt en la Plaza Margaret Thatcher (Madrid) el 11 de mayo. Volt

Ahora presentan listas electorales en 8 países europeos entre los que se encuentra España, Dinamarca o Bélgica para tratar de obtener representación en el Parlamento Europeo, algo bastante complicado teniendo en cuenta la juventud de la organización y la escasas estructuras con las que cuentan.

A pesar de lo cual el cabeza de lista por España se muestra totalmente optimista ante la posibilidad. "Si no creyera que los vamos a conseguir y en concreto si no creyera que en España lo fuéramos a conseguir no lo hubiera hecho", dice a Business Insider. 

Sin embargo, los números son complicados. España sigue teniendo 54 eurodiputados, dado que todavía no se ha hecho efectiva la salida de Reino Unido de la UE tras lo que le corresponderían 59.  

Para las elecciones europeas en España se aplica la circunscripción única con un sistema proporcional puro. En los últimos comicios de 2014, cada eurodiputado español necesitó una media de apoyo de 294.828 votos. 

"Tienes razón que aunque estamos estemos creciendo, esa curva de crecimiento que va a tener que ser muy acelerada para llegar a entrar, pero yo creo que no hay nada más potente que una idea a la que ha llegado su momento", contesta Sánchez-Andrade y apunta que la idea es la "identidad europea". 

El objetivo de Volt es convertir esta idea de identidad europea en un "instrumento europeo democrático". El cabeza de lista por España considera que es el momento de hacerlo "ante el Brexit, ante los mercadeos del miedo, ante Salvini, ante Vox, ante Le Pen, ante Orban..." 

El programa y qué proponen para Europa 

Las elecciones europeas tienen tradicionalmente una participación más baja que el resto, en las últimas en España votaron un 43% de los ciudadanos.

Sánchez-Andrade que una posible explicación es que aunque puede existir un sentimiento de pertenencia a la UE el problema reside muchas veces existe una falta de concrección de cómo afecta Europa a la vida diaria. 

"Existe una identidad europea pero es más pasiva. Reconocemos que somos parte de él, pero no nos damos cuenta de lo importante que es y que muchas directivas vienen ya de Europa", apunta.  En este sentido, uno de los puntos de sus ideas se basa en el concepto de crear una UE que escuche basada en la transparencia y los ciudadanos. 

En líneas generales, según apuntan en su web, buscan una Europa progresista basada en una unión política fuerte y un poder económico equilibrado. "Queremos una Europa en la que se comparten riesgos, beneficios, oportunidades y responsabilidades", concluyen. 

Y además