Los jóvenes hospitalizados por COVID-19 también corren el riesgo de padecer daños en los órganos, según un estudio: "No es solo una enfermedad de los ancianos y los débiles"

Los científicos revelan más de 200 las posibles secuelas del ‘long covid’ o COVID-19 persistente.
Los científicos revelan más de 200 las posibles secuelas del ‘long covid’ o COVID-19 persistente.

Pascal Rossignol/Reuters

  • Una investigación ha analizado el caso de más de 73.000 adultos de todas las edades hospitalizados en el Reino Unido durante la primera ola del coronavirus, el año pasado.
  • La mitad de ellos sufrieron al menos una complicación. La más común ha sido una lesión renal, seguida de daño pulmonar y cardiaco.
  • Los mayores de 50 años son los que han presentado las tasas más altas (51%), pero los jóvenes también presentan complicaciones con una frecuencia "muy común": el 37%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus no ataca a todos por igual, pero sí puede atacar a cualquiera. A veces, incluso, provocando complicaciones graves como daños de órganos.

Una investigación ha analizado el caso de más de 73.000 adultos de todas las edades hospitalizados en el Reino Unido durante la primera ola del coronavirus, el año pasado. Los resultados muestran que el COVID-19 atacó más a las personas de edades superiores, pero los jóvenes también sufrieron sus consecuencias en gran medida.

El estudio, realizado por investigadores de 7 universidades del Reino Unido, el Departamento de Sanidad y Asistencia Social y el Public Health England, ha analizado el número de "complicaciones" de aquellas personas que necesitaban tratamiento hospitalario por el COVID-19, definido como un diagnóstico médico específico de un órgano.

Lo que se han encontrado es que en torno a la mitad de ellos sufrieron al menos una complicación, y que la más común ha sido una lesión renal, seguida de daño pulmonar y cardiaco.

Los mayores de 50 años son los que han presentado las tasas más altas, con uno de cada 2 (51%) habiendo padecido al menos una complicación, mientras que el porcentaje se sitúa en el 44% para las personas con 40-49 años.

Los jóvenes, sin embargo, tampoco se salvan y presentan complicaciones con una frecuencia "muy común": el 37%.

Además, el estudio muestra que el 13% de los jóvenes de 19 a 29 años y el 17% de aquellos con 30-39 años que fueron hospitalizados con COVID-19 no podían cuidar de sí mismos al ser dados de alta y tenían que depender de amigos y familiares.

"El mensaje es que esta no es solo una enfermedad de los ancianos y los débiles", advierte el profesor Calum Semple, quien ha dirigido la investigación, informa BBC.

Esta muestra asimismo que la mayor probabilidad de sufrir complicaciones se ha dado en las personas con enfermedades preexistentes, pero que se ha observado un riesgo alto también en personas jóvenes y sanas anteriormente.

Si bien los médicos no están seguros de cómo una enfermedad grave por COVID-19 puede desencadenar daños en los órganos, sugieren que en algunos casos el propio sistema inmunitario puede causar una respuesta inflamatoria y dañar el tejido sano.

Este estudio, publicado en The Lancet, se ha elaborado entre enero y agosto de 2020, antes de la aparición de las variantes del coronavirus y de la distribución de las vacunas contra el COVID-19, lo que muestra la importancia que han tenido estas últimas.

Además, aunque su intención era analizar las complicaciones a corto plazo, también ha servido para observar cómo algunos daños en los órganos pueden persistir, y dar lugar a lo que se conoce como Covid persistente.

"Fue la peor experiencia de mi vida y todavía estoy lidiando con ella 18 meses después", declara a BBC Paul Godfrey, joven británico que desarrolló COVID en marzo de 2020. Le diagnosticaron una neumonía y le dijeron que la mitad de ambos pulmones había colapsado; 2 semanas después pudo volver a casa en silla de ruedas, y aún hoy sigue sufriendo fatiga extrema y falta de aliento causadas por su enfermedad.

En la actualidad, España ya se encuentra en la quinta ola del COVID-19 que, tras haberse vacunado a la población de mayor edad y más vulnerable, está impactando sobre todo a los más jóvenes, con altísimas tasas de incidencia acumulada.

Según los últimos datos de Sanidad, España ha superado los 500 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, con una incidencia acumulada disparada hasta los 1.312 entre los adolescentes (12-19 años) y de 1.581 en los veinteañeros

En cuanto al ritmo de vacunación, el 61% de la población española ha recibido al menos una dosis, mientras que casi la mitad (48,4%) ya cuenta con la pauta completa.

Otros artículos interesantes:

La 'batalla' del Reino Unido contra la variante Delta que podría servir de advertencia para Europa y España: aumentan los casos de coronavirus y las hospitalizaciones

La mitad de los fallecidos por la variante Delta del COVID-19 en Reino Unido eran personas vacunadas y la mayoría, mayores de 50 años

El coronavirus dispara la pobreza en España: 1 de cada 10 tienen muchas dificultades para llegar a fin de mes y ya hay 3,3 millones de personas con carencias severas

Te recomendamos