Pasar al contenido principal

JP Morgan ahonda en sus catastróficas previsiones sobre la próxima crisis

La sede central de JP Morgan en Nueva York
La sede central de JP Morgan en Nueva York Reuters
  • JP Morgan reitera sus predicciones sobre una nueva crisis económica en el horizonte, a la que ya ha puesto fecha: 2020.
  • La entidad considera que la falta de liquidez en el mercado podría generar un resultado impredecible en caso de nuevos desequilibrios financieros.
  • Sus expectativas incluyen una caída del 20% en la Bolsa estadounidense y de un 48% en las de los países emergentes.

Cuando se aproxima el décimo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers y, por ende, del inicio de la última recesión financiera, cada vez son más las advertencias de los expertos sobre la posible inminencia de una nueva crisis económica. Concretamente, los analistas de JP Morgan han lanzando dos alertas al respecto en los últimos diez días, con detalles específicos acerca de cómo y cuándo volveremos a ver un colapso financiero.

La pasada semana, Marko Kolanovic, subdirector general de JP Morgan, advirtió de que las herramientas de gestión automatizada de activos no están preparadas para una nueva recesión económica y podrían provocar tan pronto como a finales de 2019 un aumento de la volatilidad que amplifique una crisis de liquidez y genere tensiones sociales como las vividas en EE.UU. en 1968.

Leer más: Un inversor millonario que predijo la crisis señala 7 indicios de una nueva recesión en 2020

Ahora, dos estrategas de JP Morgan, John Normand y Federico Manicardi, han presentado una nueva previsión, en la que estiman que la próxima gran recesión se producirá en 2020.

A pesar de la inminencia de este augurio, los expertos apuntan que esta crisis tendrá un impacto más limitado que la anterior, aunque puntualizando que la reducción de liquidez en los mercados hace más difícil prever su impacto real.

Los analistas de JP Morgan han señalado que sus estimaciones incluyen una caída del 20% en la Bolsa estadounidense, un aumento de la prima de riesgo de la deuda del país de 115 puntos básicos, un recorte del 35% en los precios energéticos y del 29% en los metales no preciosos, un desplome del 48% en los mercados emergentes, un repunte de sus primas de riesgo de 279 puntos y una caída del 14,4% en el valor de sus divisas, según publica Bloomberg.

Normand y Manicardi han resaltado que la gran incógnita reside en la duración de la recesión, dado que es "un lastre poderoso para los retornos, lo que debería encajar con las preocupaciones de algunos lectores acerca de la carencia de suficiente espacio monetario y fiscal por parte de los legisladores para poder salvar a las economías de la próxima recesión".

Te puede interesar