Jubilación flexible: quién puede conseguirla y cómo influye en la pensión

Hombre mayor trabajando

Getty Images

Foto del redactor Carlos Galán Feced
  • La jubilación flexible es una de las excepciones que permiten cobrar una pensión y trabajar al mismo tiempo, aunque con matices.
  • Aquí puedes conocer qué es la jubilación flexible, cuáles son sus requisitos, cuándo se puede pedir y cuánto se cobra.

¿Puedes trabajar y cobrar una pensión de jubilación al mismo tiempo? Sí, es posible.

Percibir una pensión de jubilación suele ser incompatible con realizar un trabajo por cuenta ajena o propia; sin embargo, existen algunas excepciones, como la jubilación parcial, la activa y la flexible.

¿Qué es la jubilación flexible?

"Se considera como jubilación flexible la derivada de la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada a que se refiere el artículo 12.6 del ET [Estatuto de los Trabajadores]", define el portal de la Seguridad Social.

Por tanto, la jubilación flexible es una modalidad de jubilación que hace posible cobrar una pensión y trabajar al mismo tiempo, siempre que esto último sea a tiempo parcial y no con jornada completa.

Quién puede pedir la jubilación flexible en 2023, y cuándo

No todas las personas trabajadoras y jubiladas pueden acceder a la jubilación flexible. La Seguridad Social establece que esta opción "será de aplicación a todos los regímenes de la Seguridad Social, salvo a los regímenes especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas y del personal al servicio de la Administración de Justicia".

De esta forma, los requisitos para poder solicitar y conseguir la jubilación flexible suponen no formar parte de estos 3 regímenes especiales, además de haber accedido ya a la jubilación y trabajar con contrato parcial.

En cuanto a este último punto, la normativa sitúa el límite de reducción de jornada entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%, por lo que la persona que quiera acceder a la jubilación flexible tendrá que realizar una jornada de entre el 50% y el 75% de la jornada de trabajo a tiempo completo.

También es imprescindible que el solicitante de jubilación flexible comunique su inicio de la actividad laboral a tiempo parcial a la entidad gestora respectiva —suele ser el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)—, para que esta proceda a rebajar el importe de su pensión. Si no lo hace, se expone a tener que devolver el dinero y a posibles sanciones.

3 opciones que ofrece la Seguridad Social para tener una pensión más alta

Asimismo, percibir la jubilación flexible es compatible con las prestaciones de incapacidad temporal o de maternidad, derivadas de la actividad efectuada a tiempo parcial, pero resulta incompatible con "las pensiones de incapacidad permanente que pudieran corresponder por la actividad desarrollada, con posterioridad al reconocimiento de la pensión de jubilación, cualquiera que sea el régimen en que se causen aquellas".

Los trabajadores autónomos tampoco pueden acogerse a la jubilación flexible: "No es posible compatibilizar la jubilación flexible con una actividad por cuenta propia que requiere el encuadramiento en el Régimen Especial de Trabajadores por cuenta propia o autónomos [RETA]", explican desde el portal de información jurídica Iberley.

Respecto a cuándo se puede pedir la jubilación flexible, la normativa señala que el solicitante debe comunicarlo antes de iniciar las actividades realizadas mediante contrato a tiempo parcial y que la situación comienza "una vez causada" la pensión de jubilación, es decir, cuando ya haya accedido a esta y se encuentre percibiendo su prestación, aclara BBVA.

¿Cuánto se cobra en la jubilación flexible?

Una vez que la Seguridad Social comprueba que la persona que solicita la jubilación flexible cumple con todos los requisitos ya mencionados y la concede, el importe de la pensión de jubilación se reduce "en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada de trabajo del pensionista, en relación a la de un trabajador a tiempo completo comparable", es decir, "de la misma empresa y centro de trabajo, con el mismo tipo de contrato de trabajo y que realice un trabajo idéntico o similar".

Esto significa que si, por ejemplo, una persona beneficiaria de la jubilación flexible trabaja media jornada, verá reducida su pensión de jubilación en un 50%.

Finalmente, cuando el beneficiario deje de trabajar y comunique el cese de la actividad laboral, se restablecerá el percibo íntegro de la pensión de jubilación. Pero, además, la jubilación flexible supone que esta persona ha seguido cotizando a la Seguridad Social durante ese tiempo, por lo que se procederá a recalcular la pensión de acuerdo con el nuevo periodo de cotización.

"Durante el percibo de la pensión de jubilación flexible, los titulares de la misma mantendrán la condición de pensionista a efectos de reconocimiento y percibo de las prestaciones sanitarias", concluye la Seguridad Social.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.